Voluntad, un registro que rompe con el efecto de la gravedad

Voluntad. Matías Piñero en Punto Galeria desde el viernes 21 de agosto de 2015 hasta el sábado 12 de septiembre de 2015.

Entre flyers con tintes políticos y palabras inmiscuidas como “Levantamiento”, el viernes 21 de agosto en la Galería Punto el artista Matías Piñero realizó el primer happening conocido dentro del partido de San Martín, este se llamó Voluntad. Una muestra constituida ni más ni menos que por una sola obra de site-specific creada con las mesas de madera del espacio y una acción que reúne la necesidad y el placer.



El happening surge en Argentina en la década del ’60, época de utopía, donde se estaba a disposición del entusiasmo, la experimentación y el internacionalismo como el compromiso social y político, marco en el cual resonarían nombres tales como Alberto Greco, Antonio Berni y Marta Minujin. De hecho ya en el ’62 la revista Primera Plana (1962 – 1973. Semanario argentino fundado por Jacobo Timerman) intenta conceptualizar poéticamente a esta nueva forma del arte la cual “trata de breves anécdotas sin palabras, que reflejan un humor sombrío y una punzante crítica social”.

Este como otros medios de comunicación formarían parte del circuito de expresión artística, introduciendo estos soportes periodísticos como material de sus obras, un ejemplo claro sería Happening de la participación total articulado por Roberto Jacoby y Eduardo Costa.

En paralelo, aparecería la idea de site-specific, estableciéndose finalmente en los ’70. Mientras que por otro lado, teniendo como antecedente los primeros vestigios con los ready made y la involucración museográficas de Duchamp en la exposición First Papers of Surrealism (1942), en el ’60 las instalaciones artísticas comenzarían a tomar fuerza.

Después de 55 años, estas vertientes (happening, site-specific e instalación) se llevan a cabo en el barrio de Villa Ballester, que al igual que en la obra Introducción a la esperanza de Felipe Noé, Voluntad rompe la unidad tradicional dada por la atmósfera, esto “significa prácticamente buscar una unidad por oposición o tensión en los ojos del espectador al recibir este estímulo contrapuesto, al mismo tiempo, están conviviendo entre sí” como explica Andrea Giunta en Historia Argentina: Arte, Sociedad y Política, de José Emilio Burucúa (1999). Dicho happening irrumpe en el canon establecido de una zona alternativa al circuito habitúe del arte.

Como se explica en el texto de sala “Matías Piñero dirige al espectador hacia los límites de la gravedad, mediante el movimiento circular y la elevación, una acción que sucede gracias a la voluntad. A su vez la elección en cuestiones técnicas, parte de la impronta de los materiales orgánicos que interviene para devolver la forma en términos aristotélicos a su estado natural.

Una mesa, la madera, lo sublime de la naturaleza. Una vocación que se construye a costa de sacrificio y amor.

El artista introduce el retorno al origen, atravesando reflexiones que devienen de las necesidades y los placeres del ser humano inmiscuidos en las obligaciones y las responsabilidades de la cotidianeidad.

En Voluntad se hace presente un estado de fortaleza comunitaria, una acción suspendida en un tiempo efímero y contemporáneo.”

Al igual que la determinación de ir en contra de la gravedad, la sensación de peso desaparece, a partir de la acción el artista encuentra una base impredecible que hasta último momento no se sabe su grado de sustentabilidad, un modo de expresión que habla y reflexiona por sí solo el gesto de Piñero:

"¿Qué me impulsa a hacer lo que quiero?
¿Qué pasa cuando el deseo y el placer, se unen
con el esfuerzo y la obligación?
Transitar el camino que elegí en la vida,
idear, planear, concretar, compartir,
convicción, convicción, convicción,
amar."



La muestra se podrá visitar hasta el 12 de Septiembre del 2015.

Galería Punto
Pacífico Rodríguez 5.131,
Villa Ballester – Provincia de Buenos Aires
puntogaleriataller@gmail.com

compartir