"Lo obvio y lo obtuso" de Humberto Rivas, en Rolf Art

Lo obvio y lo obtuso. Humberto Rivas en Rolf Art desde el viernes 31 de julio de 2015 hasta el viernes 16 de octubre de 2015.
A un año de la exposición retrospectiva del fotógrafo argentino Humberto Rivas en el marco del Festival De La Luz, sus obras vuelven a tocar el suelo porteño gracias a la iniciativa de la galería Rolf Art.

El 31 de julio inauguró en Rolf Art la muestra Lo obvio y lo obtuso, del difunto artista argentino Humberto Rivas (1937-2009, Buenos Aires). Advenidas desde España y bajo un delgado criterio de selección, la muestra abarca ocho retratos y doce espacios de la serie Paisajes – interiores & urbano – de la década del setenta y ochenta.

La exposición versa sobre un lineamiento conceptual que roza con la semiótica y los niveles de sentido de la imagen fotográfica, en cuya impronta se encuentra el ensayo titulado Lo obvio y lo obtuso del filósofo francés Roland Barthes. Dicha relación deja en evidencia las tensiones que pueden surgir a raíz de las diversas lecturas en un doble discurso, en el que converge el carácter literal u obvio y un factor implícito e inteligible, dentro de un espacio público o íntimo como los recovecos de una habitación en Londres.

“La idea es mostrar que en la imagen de Humberto Rivas hay una lectura en la aproximación de parte del espectador que es obvia. Pero también hay un nivel en el campo del sentido – lo obtuso – es algo que está ahí pero no puede ser traducido en palabras, aquello intangible, esa magia a lo que probablemente muchos llamemos sensibilidad o talento” comenta Federico Curutchet, manager de la galería y estudiante de Crítica de Artes en la UNA.



Las obras de Rivas, producto de aquellas notas que hacía durante sus paseos a lo flâneur, son el registro de un “ente” que parece extinguirse en el tiempo mundano. En ellas se presenta el misterio de un relato casi perdido, pero que gracias al artista cobra vida dando pie a recrear posibles historias. Por lo cual, invita a que la particularidad de su aspecto natural sea eterno. En otras palabras, pone en manifiesto una variable, donde se descontextualiza la situación, para que emerjan otras realidades, como un acto desconocido detrás de una esquina.

Asimismo, estos factores que conforman lo no-dicho, es decir, lo implícito en el cuerpo de la obra, construyen una existencia-fantasma que es sostenida por la imaginación del espectador. La Intensidad en las miradas o un ceño fruncido en los protagonistas de los retratos, el vacío que se intuye en los escenarios seleccionados por el fotógrafo o los espacios abandonados de apariencia abismal, son uno de los ejemplo de estos diálogos silenciosos.

Por otro lado, las fotografías en su totalidad forman un diagrama de estética vintage, que si bien hay una gran simpleza en su realización - luz y enfoque -, vislumbran un momento en el que es “posible la transformación” (Miguel Fernández-Cid. Extracto de texto del catálogo Iluminar, 2008).

En conclusión, Lo obvio y lo obtuso, parece plasmar efectos colaterales, como diría Ansel Adams “No tomas una fotografía, la haces”, y en este caso, Rivas es quien mediante la imagen fotográfica construye realidades en el que habita el fenómeno previo y posterior al impacto del des-uso, mediante el vínculo entre la percepción del sujeto y el espacio-tiempo.

La muestra se podrá visitar hasta el 16 de Octubre del 2015

Rolf Art
Posadas 1583 PB A - CABA
info@rolfart.com.ar
http://www.rolfart.com.ar/

compartir
Con el apoyo de