Una alternativa a la reconstitución de experiencias

Play the Game: 40 años de videojuegos. Artistas varios en EFT - Espacio Fundación Telefónica desde el jueves 22 de enero de 2015 hasta el sábado 30 de mayo de 2015.

En mayor o menor medida los hombres que se encuentran en estas coordenadas espacios temporales están familiarizados con un tipo de percepción que involucra multiplicidad de estímulos y acciones sobre los objetos, y más aun sobre la corporeidad misma. Pero como mencionó en su momento Jhonathan Crary, y mucho antes que él innumerables filósofos, la percepción de cualquier fenómeno o situación se encuentra atada a un proceso histórico ineludiblemente continuo que supone cambios, permanencias y en ocasiones revoluciones.

Pretendiendo establecer fechas, más o menos desde hace 68 años el procedimiento de la interacción electrónica por medio de controladores empezó a ser una marca en el devenir de los tiempos que conocemos; los proyectos de programación electrónica se establecieron como su condición de posibilidad pero junto con ellos, y de manera indiscutible, aquello que hemos llamados la creatividad humana fue la circunstancia determinante de su inscripción en la historia.
Si se trata entonces de creatividad, de sensibilidad y sobre todo de percepción, pensar el caso de esta muestra ubicada en el espacio de la Fundación Telefónica se vuelve una tarea de interrogación productiva para las discusiones sobre arte. Esta muestra pone en escena, de nuevo, una de las tantas veces mas, la «tesis general de la anulación de las distancias entre lo estético y lo real» aquella que no solo se manifestó de manera indiscutible con el dadaísmo sino que Kaprow conjugó de la forma más concreta en su preocupación por el espectáculo. Es evidente que la naturaleza de estos hitos en la Historia del arte ha cambiado, pero no está de más rememorar los núcleos fundacionales de ciertas prácticas, sobre todo, para poder dilucidar el problema de una muestra en donde se exhiben consolas y juegos como si fueran objetos de contemplación a la manera más dieciochesca.

No basta aun así la sola idea de contemplación, pues si algo es lo que encarna Play de Game, es la idea de participación, de aquella que busca cualificar la experiencia del dispositivo electrónico e incluso que inquiere responder a las necesidades del espacio de exhibición.
Es así como la muestra permite recomponer una memoria, que responde a las generaciones presentes; dialogando con la idea del desarrollo técnico, aquella idea sobre la que se ha cimentado uno de los pilares del panorama de la modernidad y sobre la cual vale recomponer aquellos instrumentos que dan cuenta del ser y el hacer de una época, de aquellas actividades cotidianas que en definitiva muestran los aspectos más vívidos de los hombres de su tiempo. Da lugar a entrar, una vez más, en la experiencia de las formas de interacción y reconstitución de los lazos relacionales, en definitiva, permite, aun cuando aparecen las consolas enaltecidas en las vitrinas, reconstituir la dinámica de un juego, ello que Hans-Georg Gadamer denominó como una función elemental de la vida humana.

Para aquellos que disfrutan de experiencias divertidas y para aquellos que disfrutan de asuntos que permiten rememorar nociones fundamentales, esta, no tanto una muestra de «arte» sino una muestra de objetos en el pleno sentido de la palabra, es ideal para reconstruir cierta historia; la cual termina hablando un poco de nuestro tiempo y por lo tanto, algo de nosotros mismos.


Espacio Fundación Telefónica
Arenales 1540 - CABA
Twitter: @fundacionTef_ar

compartir
Con el apoyo de