Hilo invisible de Marina Sábato en El Mirador

Hilo Invisible . Marina Sábato en El Mirador Espacio desde el jueves 12 de septiembre de 2013 hasta el sábado 12 de octubre de 2013.
Hilo invisible de Marina Sábato
Inauguró el jueves 12 de septiembre en El Mirador

Hay una mujer que mira al río, imaginando. En él están –pero ella no los ve– la boca del primer cañón que acometió contra las murallas de Constantinopla, las riquezas de Bizancio, la sombra de rostros pasados. Ahora la mujer comienza a trazar líneas en el aire y esboza dibujos, en principio, disímiles. Esa mujer, es Marina Sábato; ese río, el
Cuerno de Oro; esos dibujos, esta muestra.

Como en el cuadro La res de Rembrandt, en el que la figura central solo sirve de excusa para introducir al verdadero protagonista, desplazado a la periferia en lo que pareciera ser un movimiento burlón del pintor, del mismo modo, podemos hablar de desplazamiento en la obra de Marina Sábato, en la que, por ejemplo, la escena de una jinete femenina que
enfrenta a un monstruo amorfo sirve para introducir a un ciervo que divide el dibujo y lo eleva a categoría de símbolo; o como esa cosecha de arroz, rodeada de nocturnidad, en la que asistimos a la eclosión silenciosa de los granos…

Un elemento más deberíamos introducir en la caracterización de la obra de Sábato, además del desplazamiento: la mitología. Hacedora de un cosmos hecho de papel, pintura, tinta y trazos de grafito, Sábato constituye e inaugura un universo poblado de seres que trascienden lo tradicional para instituirse como seres únicos en un espacio personal, no
siempre ajeno a la fragilidad, reflejada, por ejemplo, en ese unicornio que, con destino incierto, viaja en una jaula de transparencia lumínica que pende del pico de un pájaro grande y azul; o la mujer que prepara un té ritual. En ambos casos, las figuras centrales también son pretextos, en verdad, importa ese unicornio sometido al esplendor del pájaro o los invitados que esa mujer espera. El poder de la obra está en lo solapado, en lo no evidente, en lo non-dit.

Los viajes, el desplazamiento, las figuras mitológicas, la fragilidad, todos esos elementos configuran el blanco del papel y lo dotan de dimensiones que tienen la capacidad de contar historias mostrando solo una arista de estas. En la Poética,
Aristóteles sostenía que los objetos se reconfiguran en el plano del arte y se nos hacen deleitables a la vista. Así, Marina Sábato, reconfigura el plano del papel e invita al espectador a una lectura minuciosa y detenida que permita descifrar los hilos secretos que hacen de todas sus obras, la obra.

El Mirador Espacio
Brasil 301
info@elmiradorespacio.com

compartir
Con el apoyo de