La ventana indiscreta

Hogares encendidos. Maria Lujan Candria en Ángel Guido | Art Project desde el jueves 1 de marzo de 2012 hasta el viernes 30 de marzo de 2012.
Cómo en una película de Hitchcock, Lujan Candria espía a sus vecinos como lo hacía James Stewart desde su silla de ruedas. La acción de ver al otro convierte a la artista en una espectadora...

Cómo en una película de Hitchcock, Lujan Candria espía a sus vecinos como lo hacía James Stewart desde su silla de ruedas. La acción de ver al otro convierte a la artista en una espectadora de la vida ajena como en un cine o en un teatro. De alguna manera, todos los seres humanos practicamos este mismo proceso cuando desde el asiento del colectivo y ante la ausencia de distracciones visuales, miramos fijamente a los pasajeros intentando adivinar cómo son sus vidas, cómo se llaman, quienes son, de que trabajan y hacia donde viajan.
Cada disparo de la cámara de Lujan Candria inmortaliza un momento certificando que en cada segundo ocurre la muerte del tiempo. Toda fotografía tiene un espíritu efímero, inaccesible e inalcanzable por la capacidad de reproducir la realidad y congelarla mientras la realidad muta, cambia, desaparece y se transforma en otra cosa.
La intimidad se congela en imágenes fijas y se multiplican las ventanas en una pared negra que enciende sus luces develándonos un relato que solo se completa con la imaginación y la curiosidad del espectador. La tranquilidad de esos hogares se refleja como un interrogante en la mente de quien los observa con ánimo de penetrar por un minuto en sus desconocidas vidas, casi como una presencia fantasmal.
La ventaja de ser un espectador es que uno se convierte en un ser pasivo, pendiente de lo que piensa, siente o hace ese ser activo de su vida real, tal como sucede con la mujer que espera ilusionada su telenovela, deseando visceralmente que ocurra ese beso, que finalmente le declare su amor porque a través de esa historia de ficción, ella puede sentir lo que viven los protagonistas sin correr riesgos de sufrir. La seguridad de esconderse tras la ventana y mirar es un acto de sensibilidad que nos hace sentir menos solos a pesar de que cada hogar registrado propague una soledad punzante.
La obra de Lujan Candria, sus fotografías y videos, nunca contienen certezas, por lo contrario desbordan de dudas y preguntas que jamás podremos responder ni resolver al igual que la vida y la muerte.

Maia Debowicz

compartir
Libros lentos sobre arte argentino. Editores: Santiago Villanueva y Nicolás Cuello.
Con el apoyo de