El bricoleur criollo y el arte político

Acción directa. Mariana Cerviño en CC Borges desde el martes 7 de abril de 2009 hasta el martes 5 de mayo de 2009.

Las obras de Cerviño se construye en base a esculturas “espontáneas” que pueden verse en las obras en construcción, en las calles en arreglo y que en la vida cotidiana tienen una funcionalidad: advierten sobre la grieta en la vereda, impiden el paso a la zona de trabajo de los obreros, arman un pasillo con cintas de plástico atadas a la punta doblada de la varilla de hierro, etc. Los elementos con los que se arman estas esculturas espontáneas responden al espíritu del bricolage que Levi Strauss había percibido en algunos grupos humanos.: la fórmula es arreglárselas con lo que uno tenga, con los elementos que está formando parte de esa práctica cotidiana y que podrían ser descartables. Entonces los tachos de cal o pintura rellenos de cemento con una varilla de hierro que se levanta como una línea en punta agresiva en el espacio u otras con el balde, pero con palos de madera. A veces el cemento como una columna circular moldeada por un balde, con el hierro doblado de diversas formas, quizás con un pedazo de cinta de plástico de peligro anudada rápidamente colgando descuidadamente o esa cinta construyendo un cerco y cada uno de los objetos como poste de sostén. También la voluntad de convertirse en objetos llamativos que advierten al otro, hace que sobre esa base de cemento y la varilla de hierro, se cuelgue sobre esa varilla, un trapo como el de Tiempos Modernos, o una mochila de baño, o un paraguas rojo roto como en el caso de uno de los elementos con los que Cerviño construye sus obras. Porque Cerviño construye sus obras, y lo hace sin dudas valiéndose de estas obras de los bricoleurs criollos en las que sin dudas hay una preocupación funcional y a la vez estética. Pero esto es un elemento de la obra, quizás fundamental, pero un elemento. La obra se construye, en referencia a tradiciones, a zonas de esas tradiciones del arte contemporáneo, lo que es absolutamente explícito en la caso de esta muestra curada por Ana Gallardo en que los artistas se referencian en diferentes maestros. En este caso, se trataba de Ennio Iomi, miembro fundador del mítico grupo arte concreto invención. El tipo de material, la austeridad de las formas, arman sin problemas algunas líneas que remiten a una genealogía en la que Iomi es un punto fundamental. Y la arman porque las obras, y la obra en singular- como también puede leerse esta muestra en conjunto- es una construcción de la artista en la que el rescate de la escultura espontánea no es ingenuo: Como dije antes, es un elemento en el que intervienen- para decirlo rápidamente-, además de las esculturas espontáneas, las bases que son parte de la obra y la forma de disposición del conjunto de las obras que arman la obra en singular.

Las bases observando el piso de la sala como un plano constituyen una distribución no arbitraria de diferentes formas mayoritariamente rectangulares de distinta dimensión, con diferentes colores y de diferentes materiales: el verde de la estantería acostada casi cuadrada sobre la que se posa la lata blanca con letras chinas con una franja roja en el borde superior y de la cual sale una línea varilla de hierro casi perfecta de un metro y medio de alto, la marrón del chapadur, el pequeño rectángulo de fórmica blanca, un pequeño rectángulo de corcho con los borde más largos carcomidos que soportan un tacho de dorado industrial y una varilla fina con una leve curva en el extremo, la magnífica lona amarilla de plástico completada con tres tachos formando un suave triángulo, cuyo ángulo más agresivo es el tacho más grande de los tres, amarillo con la incrustación en el cemento interior de una varilla blanca y fina Las otras dos puntos son un balde pequeño de plástico azul del que sale un tubo negro de plástico y el otro un tacho blanco del que sale una varilla recta en diagonal de hierro… Fotografiadas desde el techo de la sala se podría observar una obra en plano en el que esas formas y esos colores son una inscripción militante en una zona determinada del arte contemporáneo. En fin, hay en esta muestra de Cerviño una problematización sobre la construcción de la obra y sobre los elementos de los que se vale el artista en esa construcción, que por supuesto no es nueva, y que remite explícitamente a ciertas zonas de la historia del arte. Por eso Acción directa posee potencialidad política, porque inscribe estos elementos dentro del mundo del arte; no se despolitiza por entrar a la galería de arte, es política precisamente, porque está en la galería de arte y porque desde allí da la pelea con los herramientas que le proporcionan grandes tradiciones críticas que la incitan a relacionarse vitalmente con la vida cotidiana.



compartir