Explorando la colección #8: Alicia Penalba/Laura Ojeda Bär en Colección Fortabat

08_02_oleo_s_tela_24x17cm_2022BAJA.jpg

Esta edición de Explorando la Colección #8 Alicia Penalba/Laura Ojeda Bär es el resultado del Concurso Nuevos Curadores 2021 organizado en conjunto con la Asociación Argentina de Críticos de Arte.

Los jurados Nancy Rojas, Cecilia Rabossi y Leandro Martinez Depietri seleccionaron el proyecto de Irene Gelfman para el primer premio del concurso.

Curadora invitadaIrene Gelfman

Artista invitada
Laura Ojeda Bär



Una colección de bolsillo

Una colección de bolsillo surge del diálogo entre la escultura Ancetre Ailee (1962) de Alicia Penalba y una serie de pinturas pequeño formato de la artista Laura Ojeda Bär hechas especialmente para esta ocasión. Con motivo de la exhibición, la escultura y Ojeda Bär se “conocieron” en su lugar de residencia actual: la oficina de Amalita en este edificio. El color celeste cielo del despacho hacía destacar los tonos verdes de la escultura y daba una sensación de volatilidad y fragilidad que contrastaba con la pesadez propia del material. La calidez del lugar y el reflejo del sol en la pieza creaban un aura hogareña e íntima que Ojeda Bär quiso convocar en sus pinturas. De este primer encuentro surgió la idea del corpus de obra: trabajar con sus impresiones personales en una serie de vistas íntimas de la famosa alada.

El conjunto de obras creadas por Ojeda Bär invita a pensar cómo los tamaños no son absolutos sino relativos entre las representaciones de la escultura como objeto sólido, pesado, cuasi monumental, en contraste con la pequeña dimensión de las pinturas enmarcadas y fácilmente transportables. De esta forma, cada cuadro presenta una cantidad de decisiones no solo del campo pictórico cromático, sino también acerca de qué fragmento de la escultura selecciona, qué sector va en primer plano, qué recorta y qué resalta. En algunas obras, la alada se ve “desde lejos” y en otras los detalles son los protagonistas, casi como si le concediera al espectador ese deseo (aparentemente pecaminoso y prohibido) de sentir, tocar, palpar y respirar sobre ella.

Al considerar la presencia oscura de la escultura en sala, la pintora generó paletas identificables para cada obra con la intención de potenciar lo íntimo a través de lo particular. Cada elección cromática es precisa, buscando resaltar características propias de la escultura: dependiendo de la posición del sol, hay un juego de luces y sombras propio de un objeto tridimensional, lo que da la sensación de que cada cuadro sugiere momentos específicos a lo largo del día.

Con estas decisiones meticulosas y precisas, Ojeda Bär demuestra que cualquier objeto puede cambiar de acuerdo al punto de vista de quién esté mirando. La artista desarrolla desde 2020 la serie Decolonial GIFT SHOP, una colección “de bolsillo” que tensiona las características materiales y perceptuales entre la escultura y la pintura. Busca puntos de encuentro y divergencia propios de cada expresión artística, con su historia y bagaje milenario. Las pinturas realizadas para la exposición se enmarcan en dicho proyecto.

Durante los años 50 y principios de los 60 Alicia Penalba concibió diferentes series de obra: verticales o totémicas y otras con elementos separados dobles o formas voladoras. Ancetre Ailee integra el segundo grupo. Con estas tipologías experimentó en múltiples repeticiones, ritmos, variaciones y cambios de escala; buscó contrastes entre texturas, brillos y opacidades, lo rústico y lo refinado, aspectos que Laura Ojeda Bär trabaja desde la materialidad plástica cuando transforma grandes, voluminosos y pesados hitos de la historia del arte en objetos planos y livianos.

La escultura de Penalba irrumpe en el espacio expositivo de manera contundente, tanto con su materialidad como con sus decisiones formales. La pesadez del material contrasta con la forma y la gracia con la que la escultora trabaja. Nos enfrenta a situaciones espaciales tan complejas que solo se aprecian del todo pudiendo recorrer la pieza en su totalidad. En contraposición, los cuadros de Laura Ojeda Bär se sitúan desde la naturaleza misma de la pintura, centrándose en su ser imagen. Ojeda Bär piensa la pintura como una forma de conocimiento más. Con su modo de trabajar personal y su mirada perspicaz sobre los eventos cotidianos que vivencia y cómo experimenta los roces con el mundo exterior -que a veces puede resultar hostil y distante-, la artista induce al espectador a reflexionar sobre la noción de espacio y tiempo.

Si bien cada cuadro funciona de manera individual, al encontrarse todos juntos en sala, el conjunto aporta una nueva lectura de las diversas vistas y acercamientos que puede tener un objeto cuando le dedicamos el tiempo necesario para su observación. Este gesto se enriquece con el emplazamiento de Ancetre Ailee en el lugar central, como si fuera una clase de pintura de modelo vivo: los cuadros que la rodean son las distintas miradas del mismo cuerpo/objeto. A partir de los elementos mínimos seleccionados, se busca explorar el diálogo entre ambas artistas, donde los silencios y las pausas permiten al espectador reflexionar sobre las narrativas y búsquedas de Penalba, quién dedicó una vida entera a las formas, y potenciar una de las ideas principales con las que trabaja Ojeda Bär: pensar sus pinturas como habitantes de espacios inexplorados entre las personas, las palabras, las ideas y la información. Una colección de bolsillo requiere del espectador el tiempo necesario para la contemplación, en contraposición con la velocidad vertiginosa tan característica del arte contemporáneo (y de la vida).

Una colección de bolsillo es un registro de transformaciones y traducciones: la escultura en bronce se registró fotográficamente y este registro se vuelve cuadro al óleo sobre tela que se fotografía nuevamente, y estas tomas generan diseños de wallpapers digitales que el espectador puede llevarse en su celular. Así, una misma imagen conquista múltiples vías de circulación y para lograrlo se manifiesta de diferentes maneras. Poner en diálogo dos artistas de generaciones distintas que trabajan con técnicas y materialidades opuestas tiene como fin introducirnos en este territorio híbrido donde la traducción no es solo metáfora de un proceso lingüístico y cultural, sino una herramienta capaz de hacernos interrogar acerca de las relaciones entre los grupos sociales, culturales y artísticos en contextos diferentes.

Hasta el 3 de julio de 2022 en Colección Fortabat - Olga Cossettini 141 - CABA

Proyecto ganador del Concurso Nuevos Curadores 2021, organizado por la Asociación Argentina de Críticos de Arte y Colección Amalita, con jurado de Cecilia Rabossi, Nancy Rojas y Leandro Martínez Depietri.

Los créditos de las fotos son, las de registro de cuadros, Fabián Cañás
Sala, Marianela Depetre

5-02_37_oleo_s_tela_24x20cm_2022BAJA.jpg 11-11_11_oleo_s_tela_39x27cm_2022BAJA.jpg 20-primera_reunion_50x37cm_oleo_s_tela_2022BAJA.jpg web_penalba_vista_sala2BAJA.jpg
compartir
Con el apoyo de