Como una alimaña atraída por la luz | Melina Chaldu en Komuna Galería

Melina_Chaldu.jpeg

1.
Las pinturas no son un mecanismo de captación, ni un registro directo, son primero la superposición de lo anticipado, lo simultáneo y lo posterior, visto o intuido, desde la celeridad del material aún fresco.
Las pinturas son una defensa espejada, blanda, suave al tacto: aquí nada es realmente una
amenaza, sino una forma de organizar los miedos.

2.
En la obra de Melina Chaldu hay momentos en que trabaja concretando con certeza ideas agazapadas que saben cómo y cuándo atacar y otros momentos donde todo se agolpa: ideas jauría que dejan huellas por todos lados. Leo esto como la posibilidad de caminar por la brecha que hay entre un acto violento y la manufactura artesanal de una estrategia para atenuar la violencia. Por ejemplo, forjó cadenas y algo parecido a un mangual con papel maché y dispuso el conjunto en el suelo suavemente como si de un animal dormido se tratase. Otro de los nombres con los que se conoce a las armas con picos en la punta es lucero del alba.

3.
Anoche un zorro y su cría mataron 13 pollos en una granja vecina a mi casa. En principio se trató de atribuir el caso a una pequeña jauría que merodea el barrio pero luego se supo que el tipo de desgarro no podría ser el de un perro. Resulta curioso cómo toda la atención se dirigió inmediatamente sobre lo no-humano como principal amenaza, siendo que estos pollos (los que murieron y los que restan) están siendo criados para consumo humano.
Digamos que tarde o temprano iban a morir. Más allá de esta anécdota, no puedo dejar de pensar en las formas en que el criminal podría minimizar o calumniar el crimen, porque a menudo no está a la altura del acto (parafraseando a Nietzsche). Pensemos en los perros y su mordida torpe y acelerada, distinta a la del zorro que es refinada y certera. Ahora pensemos en el hacha y su corte agudo pero sucio...”Rojo...rojo”, observarán los cuatro idiotas en el cuento de Quiroga.

4.
Imaginemos que vivimos en un espacio tan oscuro que ni siquiera sabemos si estamos ahí.
Y que de vez en cuando pequeños destellos se filtran por algún lado y que todas nuestras células se orientan hacia la luz que cae densa sobre la piel y la reconocemos orque pesa, es cálida y pesa.

Imaginemos que podemos tocar la hendija por donde entra la luz.
Y que notamos que son como dientes
de una bestia desconocida
que nos empapa la mano:
Sorbo cobrizo de saliva
espesa y brillante
que arde ácida
en la piel.

Imaginemos que se puede usar esa saliva para alumbrar.
Y que podemos palpar cosas con los dedos,
y que mientras se cubren de saliva
algunas se derriten,
otras se endurecen.
Todo se mezcla,
es atractivo
y repulsivo

Imaginemos que estamos en el interior de un animal herido.
Y que todo está decorado con caireles de sangre,
esperando las noches sin luna.
Guarida paciente y sin puerta,
lecho de terror y ternura.
Omnipresente saliva,
aliviana las sombras
y revuelve.

carlos gutierrez
2022



"Como una alimaña atraída por la luz" es la primera muestra individual de Melina Chaldu con curaduría a cargo de Carlos Gutierrez. Y se puede visitar hasta el 31 de mayo de 2022 de martes a sábados de 17 a 20hs - Galicia 169 - CABA

Melina_Chaldu_2.jpg Melina_Chaldu_3.jpg Melina_Chaldu_4.jpg Melina_Chaldu_1.jpg
compartir
Con el apoyo de