Detrás de los párpados | Daniela Arnaudo en Subsuelo (Rosario)

Invitacion_Sala_DanielaArnaudo.png

1.
Los días de lluvia, Bartolo, el bisabuelo de Daniela, va hasta la biblioteca arrastrando los pies y saca
uno de esos viejos libros de contabilidad que todavía le quedan de cuando trabajaba. Al lado, en el
mismo estante, descansan las enciclopedias de animales. Últimamente, su preferida es la Salvat
porque tiene las mejores ilustraciones.

Deja prendida la radio en una emisora que, de vez en cuando, pasa noticias desde Piamonte; es lo
único que lo podría distraer de dibujar por horas, mirando las enciclopedias, copiando las
ilustraciones de animalitos, garabateando el libro de contabilidad.

2.
Muchos años después, Daniela recupera estos dibujos de Bartolo y los pone a actuar. Al principio,
los lleva a bacanales, a fiestas salvajes entre pastizales en donde los animales, sin embargo,
conviven en armonía. Pero la paz dura poco en cualquier buena fábula y en sus últimas obras las
escenas van siendo cada vez más agitadas y también más breves. Pequeños relatos ocupados
únicamente en retratar la violencia, el desgarro, la sumisión y mucha, mucha sangre. El legado del
bisabuelo es actualizado: es recurso iconográfico que, junto con el lenguaje del bordado, le
permiten a nuestra artista ensayar distintos tipos de defensas inútiles contra el dolor.

3.
Cierro los ojos y me doy cuenta que quiero preguntarle muchas cosas a Daniela; me gustaría saber
de dónde salieron estos bichos. Quiero saber desde qué guaridas o separándose de qué manadas
o, tal vez, volando desde qué ramas vienen estos seres. Por qué se ensañan en arrancarse
miembros y picotearse hasta sangrar. Quisiera decirle que me conmueven sus animales en lucha;
porque sólo a ellos les permitimos tal grado de ferocidad mientras que muchxs de nosotrxs también
querríamos dejarnos llevar por nuestros instintos agresivos; quisiera hablar del anhelo de volver a
ser una con la naturaleza, pero de repente me parece un montón.

Me pregunto en silencio cómo habrá sido para ella dejar atrás los relatos estrechamente
autobiográficos para volcarse a componer estas micro-escenas narrativas. Algunas semanas antes,
estábamos recorriendo una exposición suya en la que los bordados parecían textos redactados
para el rescate del olvido –“estudios sobre la posibilidad de ritualizar la existencia” sugería un texto
en sala. Hoy, el proceso de duelo quedó atrás y Daniela puede darse distancia respecto a estas
experiencias dolorosas sin dejar por eso de persistir en la representación de la violencia y la
muerte.

Abro apenas un poco los ojos, recorro esta exposición en Subsuelo e imagino nuevos títulos para
cada obra. Hay de todo: un jardín de las delicias gore, dos serpientes emplumadas tatuadas sobre
ferrite y una mortaja blanca como la luz mala; son tantas las historias que se pueden contar pero
ninguna logrará reemplazar la existencia de un revés de la trama: eso que se mantendrá invisible
aunque presente y que tanto, tanto, se parece a lo que hay detrás de los párpados.

Mariana Rodríguez Iglesias
Rosario, primavera de 2021

Hasta el 26 de febrero de 2022 en SUBSUELO. Galería de Arte (Balcarce 238, Rosario)

cuaderno_accion_copiar_dibujos_del_Nono_Bartolo_.jpg 4._iii_rinoceronte_leopardo_y_tigre_volando_-_de_la_serie_posturas_Daniela_Arnaudo.jpg 5._v_ave_lira_y_serpientes_-_de_la_serie_posturas.jpg 5._v_ave_lira_y_serpientes_-_de_la_serie_posturas.jpg danielaarnaudo.jpg danielaarnaudo_2.jpg
compartir
Con el apoyo de