Distintas caras de una misma realidad

Tanto tiempo. Paz Bardi en Espacio Ftalo desde el viernes 8 de octubre de 2021 hasta el lunes 15 de noviembre de 2021.
Tanto Tiempo, la muestra que se exhibe en Espacio Ftalo, nos posiciona frente a las posibilidades de la dualidad. Elementos, ideas, procesos que son lo que aparentan y algo más.

Tiempo como tema + tiempo como método. Realidad real + realidad fantástica o ficción ficticia + ficción real. Tanto la narrativa que se filtra de entre las piezas de Paz Bardi, como las formas en que estas han sido creadas, juegan con el visitante que ingresa a la galería.

Series de pinturas figurativas organizadas por color —azul, rojo, fucsia, lila— ocupan las paredes de Espacio Ftalo. Se mezclan los tamaños a la vez que se incorporan elementos externos que terminan de delinear la escena principal.

Entrar en la galería es adentrarnos en un after party. Es decir, las obras vibran de tal forma que casi se siente la fiesta que los personajes retratados han habitado. Casi se percibe el olor, los flashes de las luces, la música fuerte. La emoción está, aunque ya paso. Las escenas enigmáticas que la artista representa bien pueden servir como retrato de un momento. Uno de los tantos en el tiempo. La duda que despierta es ¿cuándo sucedió esta fiesta? La respuesta bien puede ser, hace un tiempo.

Tanto tiempo no solo es el nombre de la exhibición, o el hilo que conecta las obras, sino que también es el método con el que han sido creadas. “Puede utilizarse para cualquier modo de creación y requiere de varios pasos, varios participantes y la misma cuota de seriedad como de diversión, pero más que nada requiere tiempo” explica Bettina Pavetti en el texto de la muestra. Este proceso, comenta, está conformado de cuatro partes. 1. Complicidad, 2.Arquitectura fantástica, 3.Filtración y edición y 4.Meditación. En cada una de ellas se le da vida a un nuevo mundo, con nuevas pautas, nuevos habitantes, nuevas experiencias. “Un escenario con reglas a estrenas”, condensa Pavetti.

Esta receta pone al color en un lugar clave. Es a través de él que se despierta la contradicción y se llega a la fusión de las partes. “¿Qué hay en el color que es tan magnético? —se pregunta el texto, para contestarse—. El balance entre el placer y la frustración, la diversión y el trabajo, la minuciosidad y la soltura.”

Con un ambiente cálido, el recorrer la exposición curada por felisa, transporta al espectador a una casa o escena hogareña. Hay alfombras en el piso, lámparas intervenidas, música que sirve de fondo pero nada más alejada a la repetitiva música ambiente; libros y bibliotecas, con las que te encontrás y te distraés para luego volver a las obras. En estas sobresalen los trazos gruesos y la sensación de movimiento. Priman las curvas y las diagonales en su composición. En algunas de las pinturas, los cuerpos están representados bailando. Parecería ser que en cualquier momento rompen su pose estática para seguir vibrando en el espacio.

El montaje es otro elemento que llama la atención. Cuadros grandes, acompañados de otros más pequeños, en donde brillan los detalles. Separadas de los muros con luces led detrás. Paredes pintadas que simulan las que aparecen dentro de las escenas. Flores secas pegadas a la pared y un globo caído.

Son restos de algo, evidencias de experiencias y rasgos de una alquimia que no termina por desvanecerse.




Hasta el 15 de diciembre de 2021 en Espacio Ftalo ( (Gorriti 3864, CABA)










compartir
Con el apoyo de