La vida dormida. una película de Natalia Labaké

labako-.png

Corre el año 1989 en la Argentina. Haydée registra en video la carrera política de su esposo Juan Gabriel Labaké. Juan es un peronista de centro derecha -defensor legal de Isabel Perón- que hace campaña para presidente del partido justicialista junto a Carlos Menem. Entre actos de campaña y viajes de negocios se cuela la vida familiar en Buenos Aires con tertulias multitudinarias y fuertes discusiones políticas entre los hombres de la familia. Pasados treinta años caemos en el presente. La directora y nieta del matrimonio, retoma la posta de su abuela dándole un nuevo sentido; la cámara se vuelca hacia las mujeres de la familia, especialmente a su hermana Agustina y a su tía Bibiana, quienes solo aparecen en papeles secundarios en las películas caseras de su abuela en la década del ‘90. Bibi pasa sus días en un instituto de rehabilitación, mientras Agustina, que aún vive en la casa de sus padres, intenta liberarse de un “karma familiar”. El patriarca conserva la ilusión de volver a ver a la gran nación unida sobre las bases de un peronismo de verdad, un peronismo de Perón.



Palabras de la directora

Se dice que hacer política es hablar, decir algo. Lo político como el lugar de la palabra, la presencia y la intervención no pueden pensarse por fuera de las lógicas opresivas del patriarcado. Hablar, tener que decir, dar una opinión, es algo que valoramos por encima de muchas otras formas de intervención en nuestra cultura. Nosotras, las mujeres de esta familia, hablamos poco. Un poco por educación, otro poco por miedo o comodidad. Y cuando lo hacemos, dudamos. Logramos enunciar, con ritmo aletargado y vagamente, para nosotras y entre susurros, a la espera de que algo drástico lo sacuda todo, nos saque del hechizo y todo vuelva a empezar para hacernos saber que tenemos una historia, una memoria y un cuerpo.

Me pregunto cómo hablar cuando la realidad está hecha por varones, efusivos y bienpensantes, de derecha y no tanto, ocupando el centro de la escena. Tan seguros de su gestualidad, del fraseo de sus relatos, del sonido de su voz, que se esfuerzan obstinadamente en incansables e inalcanzables discusiones políticas para pensar el devenir del peronismo y la Argentina, debatiendo como evangelistas, o tiranos, sobre qué hacer cuando ya no hay nada que hacer. Hablan y hablan mientras no sabemos muy bien de qué agarrarnos para pensar no ya nuestro futuro, sino nuestro presente. Si ser político es decir algo, estar presentes e intervenir una realidad ¿Cómo hacerlo desde un silencio asignado? ¿Cómo hacer una película sin voz (en off)? ¿Dónde guardo mis deseos si no pueden ser dichos? ¿Estarán escondidos en alguna cinta de video? ¿Y quién tiene la culpa en todo esto? ¿Menem? ¿Jesús? ¿Perón? ¿Mi abuelo?


Se estrenó el viernes 8 de octubre de 2021
Funciones todos los viernes a las 19hs hasta el 29 de octubre de 2021

Venta de entradas online y por anticipado exclusivamente en la web de Malba



unnamed.jpg
compartir
Con el apoyo de