La invitación incómoda de Gala Berger

Objetos salvajes. Gala Berger en Nora Fisch Arte Contemporáneo desde el sábado 31 de julio de 2021 hasta el sábado 11 de septiembre de 2021.

Suspensión y superposición, contrastes y mezclas, juego de dinámicas y texturas que no dejan al espectador indiferente.



Volver a mirar, pero esta vez desde otro punto de vista es la propuesta de Gala Berger en Objetos salvajes, su primera exposición en la galería de arte Nora Fisch. Su obra funciona como petición y reclamo contra la apropiación cultural y la desinformación.

Son 25 trabajos de mediano formato, piezas textiles que dan cuenta de los intereses de la gestora y artista visual. Tomando como motor creativo la riqueza cultural latinoamericana, se posiciona con un pie en el pasado, para cuestionar y criticar la concepción contemporánea en relación al trato del arte y los objetos culturales saqueados durante el colonialismo.

Entrar a la galería de Villa Crespo es encontrarse con tres series de obras que invitan a dialogar. En ellas conviven distintos elementos. Comparten técnicas y materiales, colores, texturas e iconografías cuyo objetivo es evidenciar la desposesión. La primera que ocupa el rango de visión es Móviles. Tres objetos colgantes que obligan a cambiar la mirada y/o el punto de vista de apreciación, ya que se encuentran en altura. En ellos coexisten las sensaciones. Sogas, hilos, telas se mezclan con impresiones, caracoles, algas, pequeños cubos de madera y pajaritos. Estas aves coloridas aligeran la carga que genera el contraste producido por las materialidades e imágenes elegidas. Dato no menor es que cada obra representa una colección de arte precolombino en posesión de museos europeos.

El collage es la técnica elegida por Berger para estos trabajos, tanto en las obras expuestas como con el libro que acompaña la muestra. Una investigación visual que presenta el escenario de expropiación y alienación cultural sufrido en Latinoamérica.

La artista otorga un marco que evidencia la desposesión. Es en la serie Objetos anónimos, donde el espectador puede ver, de forma literal, distintas guardas que enmarcan a los 18 trabajos. A la vez que parece filtrarse un marco irónico de desinformación, imprecisión o hasta desinterés. “Berger recopila información sobre objetos precolombinos buscados internacionalmente [por la Interpol], los cuales convierte en collages textiles y acuarelas. Señala los vacíos de las fichas técnicas y la completa ausencia de información sobre los autores de las piezas en estos sistemas de búsqueda, situación que también se repite con este tipo de obras ubicadas en museos o en colecciones particulares. Los creadores, artistas y artesanos no figuran con sus nombres, porque como menciona Clémentine Deliss: no era parte de la metodología colonial de recolección de los objetos el registrar su procedencia” explica el texto que acompaña la muestra.

En Ausangate los objetos artísticos precolombinos aparecen reproducidos dentro de grandes cuerpos andróginos o como elementos suspendidos en el entorno. Son tres grandes obras que ocupan toda una pared. En ellas se puede apreciar que estas expresiones artísticas forman parte de las sociedades en donde fueron creadas y deberían, por ende, devolverse a sus propios lugares de procedencia.

Los colores terrosos que predominan en las obras, junto con la tela que reviste las paredes, trasladan al visitante hacia otra realidad y/o temporalidad. Otorgan una sensación cuasi uterina a la vez que, toda la exposición, invita a aprender a mirar diferente.


Objetos salvajes
Gala Berger

Hasta el 11 de septiembre de 2021
en en Nora Fisch (​Av. Córdoba 5222 - CABA)

Texto curatorial Objetos salvajes | Gala Berger












compartir