Balangandã | Bernardo Zabalaga en Anexo M

anexoM-mzo21.jpg

Esta muestra nace del cruce de dos imágenes que recogí hace tiempo. De una no recuerdo bien el origen, pero sé que es usual en ritos y prácticas de santería. Son unos jarros que se hacen para acoger a las deidades, diminutos contenedores de seres de otras dimensiones, que de esa manera entran en una relación más directa con la materialidad del plano que habitamos nosotrxs.

La otra imagen es más conocida, y está ligada a los años que viví en Brasil. Son los balangandãs, colgantes que las esclavas negras de Bahía se ponían en la cadera como amuletos de la fertilidad y el amor, y que sonaban al ritmo del cuerpo en los bailes, al caminar, al llevar la ropa al río. Eran parte del culto de lxs orixás, famosxs por amar las cosas brillantes. En este caso, el brillo del sonido de las cuentas metálicas al entrechocarse. Es por eso que musicalidad y reverberación reunidas protegen a quien porta un balangandã.

Pensé esta muestra como un encuentro de balangandãs y vasijas donde recibir a los guías espirituales y otros seres que nos acompañan en el aprendizaje de vivir. La pensé también como un espacio que pudiera agarrar el sonido ambiente y elevarlo, para aumentar las energías vitales y reorientar las energías bajas, para afinar la conexión entre todos los elementos que componen ese espacio y quienes pasen un rato ahí. La pensé como un altar hecho de pequeños altares.

Inaugura el sábado 27 de marzo de 2021 en Anexo M (Maturín 2256 - CABA)

Hasta el al 25 de abril

Bernardo Zabalaga. Licenciado en Actuación por la Escuela Superior de Teatro e Cinema de Lisboa. Master en Práctica de Teatro Avanzada, Central School of Speech and Drama, University of London. Terapeuta holístico y artista visual, confecciona amuletos y altares, diseña rituales e intervenciones urbanas, y realiza videos y performances, artes visuales y acciones rituales. En 2013 participó de las exposiciones colectivas “Deus Não Surfa” (Espaço Russel, Rio de Janeiro) y “Altares” (galería Otero, en Buenos Aires). En 2014, como forma de relanzar colectivamente las actividades de la Casa do Povo, en São Paulo, hizo una relectura del ritual andino de la Ch’alla; ese mismo año hizo la residencia URRA, Buenos Aires. En 2105 participó en la exposición colectiva “Coquetel” (Rio de
Janeiro) y en la Bienal de Arte “Contextos” (Cochabamba). En 2016 trabajó en España, Suiza y Brasil dando talleres a artistas, participó de las exposiciones colectivas “Jogos do Sul” (Tocantins) y “Bosquejar Esbozar Proyectar” (Buenos Aires), realizó la residencia Kiosko (Santa Cruz de la Sierra) y su primera
exposición individual en la galería Manzana Uno, en la misma ciudad. En 2017 cursó el programa de artistas de la Universidad Torcuato Di Tella. Los últimos tres años se dedicó intensivamente a la práctica terapéutica. “Balangandã” es su segunda exposición individual. Vive en Buenos Aires.
compartir