Fui al río: el simulacro como un nuevo realismo litoral

Sobre Traje paisaje, de Cristina Aimaretti

Inauguró el 15 de noviembre de 2020 en  Museo de Arte Contemporáneo (MAC / UNL - Santa Fe)




Fui al MAC. Desde la vidriera elegí una bolsa de barro y una de camalotes.
Transporté por Boulevard una porción de río deshidratado hasta mi casa. Conseguí una cubeta y volqué el contenido. Agregué agua. Esperé. Mezclé con las manos. Leí las instrucciones para ingresar al río. Recordé los germinadores de porotos para la escuela. Algo pude predecir: en toda simulación siempre hay un doblez, orillas imaginarias que se pliegan, intersticios por donde emerge lo real: brotes vigorosos sin tierra, ¿un río fuera del río?

Me dispuse a ingresar. Confié en la acción prevista y hasta tuve ganas de prender un fueguito, de demorarme con los preparativos y leer a Juanele. Dice el poeta en Fui al río (*): y lo sentía/ cerca de mí, enfrente de mí./ Las ramas tenían voces/ que no llegaban hasta mí (1-4).

Cristina Aimaretti, es la responsable de este simulacro. Para materializarlo, ideó un dispositivo lagunero –cabe aclarar que el agua de la laguna Setúbal es de origen fluvial–. Las bolsas de tela, se exhiben en la vidriera del museo junto a dos performance en formato audiovisual: una registra el ingreso de la artista a la laguna, y la otra, el proceso de hidratación e ingreso al dispositivo.

La artista propone, en medio de la pandemia, experimentar fuera del museo. Pero entonces, ¿dónde está la obra?, ¿cuáles son sus derivas?, ¿cómo vuelven al museo?, ¿vuelven?

El espectador, habituado o no al río, se pregunta por la realidad. El barro fue cosechado de las orillas de la laguna Setúbal, pero también es una cubeta con agua sucia. Entonces, llega la hora de ingresar descalzos, al río preparado con las propias manos. No queda otra. Te animás o no. Ya sabés que el agua marrón, no te deja ver ni tus propios pies. Y ese aroma a río, y esa sensación que en cualquier momento puede aparecer una raya, una palometa, un pozo.

Una vez que sos parte del dispositivo, como lo advierte Aimaretti, conviene no desatender el contacto con el agua, entrar en diálogo con ese barro que tiene su propia memoria y también algo indescifrable, algo que sin embargo da paso a la continuidad del poema: La corriente decía/ cosas que no entendía./ Me angustiaba casi./ Quería comprenderlo,/ sentir qué decía el cielo vago y pálido en él (…)(5-9).

El dispositivo tiende un pasaje, nos arrima al paisaje litoral inscribiendo una adecuación entre la realidad material y sensible, las ideas y el conocimiento: así como el río es el río, ahora también está el cuerpo y su subjetividad para reconstruirlo y contarlo. Pero ¿cuál es el límite de un río?, ¿cuál es el borde de un cuerpo? De las profundidades barrosas emerge un cuerpo mimetizado con el río, el
paisaje reposa en él. El poema como el mismo cauce inmóvil dentro de una cubeta, como un artificio que hace-hacer un cuerpo otro, arrastra desde el fondo sus partes hundidas, sus últimos versos: Era yo un río en el anochecer,/ y suspiraban en mí los árboles,/ y el sendero y las hierbas se apagaban en mí./ Me atravesaba un río, me atravesaba un río! (21-24)

Finalmente, retomo la pregunta sobre el lugar de Traje paisaje, sobre la obra, en el espacio expositivo ampliado o territorializado. Es sabido que la efectividad de un dispositivo artístico, reside en su capacidad para conectar: museo, artista y espectador.

Aimaretti, instala un modelo reproducible con el objetivo de visibilizar el devenir de un experimento. Así, propicia el tempo para cada movimiento, en medio de aguas donde flota la pregunta por la realidad: ¿un ejercicio de la percepción?, ¿una imagen mental y sensorial construida en cada espectador? Es necesario ir más allá. Bajo la mirada del nuevo realismo contemporáneo del filósofo alemán Gabriel Markus, es factible comprender que las cosas existen en su propia realidad, entendida esta como una proliferación de campos de sentido. Parafraseando su afirmación: el mundo no existe, pero sí todo lo demás (**), es válido decir: el río como una totalidad no existe, hay que reinterpretarlo, y todo lo demás sucede en infinitos ríos independientes entre sí. Es el fin de la representación y de cualquier referencia con el imaginario litoral.

La tarea de Aimaretti, consiste en desplazarse hacia adentro y afuera de un corpus ficcional, cruzado por lo que acontece; mientras contempla la naturaleza, mientras es parte del paisaje de un poema, del poema de un río, de un río que siempre será un río, otro río, ningún río.

Curaduría: Raquel Minetti
Videos performáticos: Aldana Mestre











Cristina Aimaretti Nació el 6 de Julio de 1970. Vive y trabaja en Arroyo Leyes, Santa Fe, Argentina. Exposiciones individuales: Traje Paisaje, Espacio A (Santa Fe, 2019); Tramas de costa, Ministerio de innovación y cultura espacio La Mirage (Santa Fe, 2017); Recolección Producción, Fundación Ramseyer Dayer (Esperanza, 2017); Anhelo, Museo Municipal Cesar López Claro (Santa Fe, 2014). Participó de numerosas exposiciones colectivas y acciones como: A la Mora (Acción relacional, 2019), Puntadas de Mbucuruyá (Acción bordado comunitario con Karina Salinas), A veces el agua tiene sed de tierra (Performance convocando
artistas; Noviembre 2018, Mayo 2019, junio 2019), Limbo Litoral (Performance con el grupo Recua, Ricardo Rojas, Enzo Rodríguez Suarez e Ivonne Van Cleef; Mayo y Septiembre 2019), Activando Sargentito (Performance con Vicente de Stefano, La luna, Construcción, Activación; fines 2018 y 2019), Intervención urbana Hojas de Agua (Santa Fe, 2016), Amor (Arroyo Leyes, 2014), Taller de ministras, idea María Acaso con Raquel Minetti, Virginia Dilda, Karina Mendoza, Congreso Territorios en construcción (E.P.A.V. Juan Mantovani, 2013), Goayaba Arte relacional (Arroyo Leyes, 2013), Bañado (Arroyo Leyes, 2013).



Referencias:
(*) Juan L. Ortiz. Fui al río. En: El ángel inclinado. “Juan L Ortiz. Obra completa”.
Ediciones UNL, 2020.
(**) Gabriel Markus. Por qué no existe el mundo. Traducción de Juanmari Madariaga. Pasado y Presente. Barcelona, 2015.


por Gabriela Schuhmacher, 25 de Noviembre de 2020
compartir