Kawitu. Ecocamas para pacientes con COVID-19. Solidaridad, arte y creatividad

Denominadas Kawitu, las ecocamas que se instalarán en los hospitales modulares presentarán una interfaz que les permitirá a los pacientes contagiados sentirse acompañados y, al mismo tiempo, distraerse con piezas artísticas de primer nivel.





La única propuesta argentina seleccionada en la convocatoria Proyectos Covid-19 de la Agence Universitaire de la Francophonie (AUF) entró en su etapa de producción. Kawitu, gestionada por la directora de la Maestría en Tecnología y Estética de las Artes Electrónicas e integrante del Instituto de Investigación en Arte y Cultura Dr. Norberto Griffa (IIAC), Mariela Yeregui, consiste en la construcción de 200 ecocamas con características propias que utilizarán los pacientes contagiados de la covid-19 destinados a hospitales modulares del AMBA.



La construcción de ecocamas hospitalarias fue positiva en países como India, China y Japón, y se destaca por su rápida fabricación, fácil montaje y por el hecho de construirse a partir de materiales reciclables. A pesar de seguir ciertos lineamientos básicos, la propuesta de la UNTREF tiene características propias que se relacionan con la instalación lumínica, embebida en la misma cama, a partir de energías renovables. Además, cada insumo dispondrá de un código QR para que el paciente acceda a una plataforma online en la que encontrará mensajes y piezas culturales que servirán, de alguna forma, para superar el aislamiento.

"Más allá de la iluminación con dínamo y de disponer de dispositivos para enganchar objetos, las camas presentarán una interfaz que pretende ser una superficie de contacto y de posibilidad de encuentro en la que artistas y pacientes –ambos sujetos en total aislamiento dado el contexto– podrán relacionarse", indicó la directora de la Maestría. Escaneando con el celular propio el código QR impreso en la cama, su ocupante ingresará en la plataforma online en donde observará mensajes grabados de parte de artistas, así como también piezas sonoras, visuales y de lectura, estableciendo una comunicación poética.



Denominada inicialmente Máster_Vortex –nombre con el que ganó el llamado de la AUF– esta propuesta apunta a contribuir en la solución a las necesidades institucionales y sociales generadas por la pandemia. "Decidimos llamarlas Kawitu porque con ese término se nombra a las camas tanto en lengua quechua como mapuche. Es una forma de plantear un arraigo a nuestra tierra, a nuestro contexto", explicó Yeregui.

La iniciativa, una de las ocho propuestas aprobadas de instituciones latinoamericanas en la convocatoria de la AUF, se lleva a cabo en asociación con Espacio Nixso, laboratorio de producción artística y que ejecuta e impulsa el desarrollo de proyectos de arte y tecnología. Leo Núñez, uno de sus fundadores y parte del equipo que colabora en la producción de ecocamas, dijo que "estar asociado a la Universidad en la producción de herramientas para afrontar la pandemia a través de proyectos colaborativos es algo maravilloso, y el eje central de todo nuestro trabajo consiste en darle una mano a la sociedad mediante propuestas artísticas que la beneficien y sean solidarias en este momento tan particular".

"El arte permite que proyectos de base tecnológica, como lo es Kawitu, estén más vinculados a lo solidario y dejen de lado el aspecto comercial", dijo la presidenta de Espacio Nixso, Laura Nieves, quien destacó el vínculo que se generó entre la asociación civil que preside y la UNTREF, remarcando que uno de los elementos fundantes de esta relación reside en perseguir el ideal que establece que la tecnología debe ser accesible a todas las personas, así como defender la visión del arte como un elemento de transformación social.



El primer caso del nuevo coronavirus en nuestro país se detectó el 3 de marzo. Al día de hoy son varias las tareas emprendidas por miembros de la UNTREF para colaborar con su comunidad. Kawitu se suma a la participación de estudiantes de la Licenciatura en Enfermería en hospitales de campaña del distrito; el desarrollo de dispositivos hospitalarios faltantes como una válvula Venturi y un videolaringoscopio; la producción y donación de más de 600 máscaras de protección facial para profesionales de la salud; la creación de la aplicación Tescucho para ayudar a personas con pérdida o disminución de la audición, y la construcción de una cabina para testeos de covid-19 sin riesgo de contagio, entre otras iniciativas.

Ver más sobre el proyecto KAWITU


Algunos capturas de video que integran el contenido de Kawitu









compartir