Dossier Escena artística contemporánea: Mendoza y más allá

Editorial
1 - De pestes y antídotos
Por Guadalupe Maradei

La Filoxera de la vid aparece una y otra vez como un temido fantasma en el relato de los guías turísticos y enólogos de las bodegas mendocinas. Este pulgón, cuyo único huésped conocido es la vid, es originario de Estados Unidos y a fines del siglo XIX casi arrasó con la viticultura europea. Su peculiaridad es que corroe desde adentro. Ataca la raíz de la planta. Durante un año permanece imperceptible. Y, de repente, invade tallos y hojas con abultamientos blancos que interrumpen el flujo de la savia hasta que la planta se debilita y muere.
Los textos de este Dossier se hacen eco, de diversas formas y con distintos focos, de una sensación ambivalente, de amor y malestar, de evocación y duelo, respecto del campo artístico regional, que recuerda a ese proceso de ser carcomido por dentro. Son fruto de las reflexiones y debates del seminario Hack(e) al arte, a cargo de Guadalupe Maradei, en el marco de una residencia organizada por Marcelo Ramos y Silvana Gutiérrez en febrero 2020, con el apoyo del Fondo Nacional de las Artes.
Museos que se incendian o se inundan, promesas estatales de promoción cultural, auto alienación, fantasías de hiper productividad, artistas a las que se las referencia como “mujer de…” otro artista, intervenciones en defensa de la educación artística amenazada, arte callejero que absorbió las mañas del mercado, recambios generacionales lentísimos, figuras luminosas que se van. Críticas incisivas en diálogo con una selección de obras asombrosas es la fórmula mágica de este Dossier que no se maceró en soledad sino en la potencia del blend, de lo colectivo. Porque, como con la peste de los viñedos que se logró combatir injertando una vid sensible sobre una vid resistente, si nos organizamos, de la extinción nos salvamos todxs.



2. Parasite o la máquina performativa
Por Silvana Gutiérrez




3. Dentro del círculo, fuera del cuadrado
Por Emilia Sánchez

18.000 mil seguidores, salir en una pose facha, poner la mejor cara para un beboteo absurdo, me
gustear, stalkear, compartir, capturar, arrobar, sacar una buena foto con tu IPhone, de la obra que hiciste hace 2 segundos, compartir una foto de lo que comiste, subir mil historias, seguir celebres del mundo solo para ser mas cool, facebookear , comentar, instagramear,twitear ...
-¡AAAAYYYYYYYYYY!!!!!
Mis ojos ya no saben que más ver, como cuando fui esa vez a ARTEBA, parecía que mis ojos habían
corrido como 100km, así se sentía.
Recuerdo ese mayo de 2014, que salí y cerré los ojos ,le dije a mi amiga que no podía ver una obra obra más que me iba a dar un pico de algo, no podía descansarlos.

Así se siente un poco este momentos, este mal generalizado del consumo permanente, es tan centenial que asusta, la inmediatez, el sentirse útil para el mundo del arte, de adelantarse todo el tiempo, de las convocatorias ,que trabajar ,que estudiar, que ser productivo, creativo, que querer vivir del arte, que no dejarse llevar, que dejarse llevar ,que hacer amigos, que ser social, que ya sos grande ,que porque no te haces una bio(totalmente absurdo describirse a une mismo),que el stament, que el registro, que el porfolio, que ya actualizaste la página, que ya tienes pensado que hacer este año, cuantas muestras vas a organizar, que residencias vas hacer.

Chaoss(caos)


Créditos Antulio Arroyo y Frida Rentería


Aca es cuando me vuelvo a preguntar :

-¿Cómo se puede mantener un artiste si tiene que hace el show 24/7?
Puede vivir del show ,comer likes,etc.
-¡!!!!!NOOOOOOOOO!!!!!
Entonces sostenerse en este obra ,donde todo es una puesta en escena no hace que se pierda algo mas sincero en la obra.
¡A donde van a parar maquinas de producir sin sentido, envases de plásticos, bolsas negras ,dejando que la obra se exploique sola, una obra olvidable o no olvidable, vacia, superflua, producir por producir,
producir para una convocatoria donde todo encaja como en un rompecabezas ya practicado!.
Alimentarnos del ego, del drama
¿Es lo único que quiere un artista hoy?
¿Estar de moda/pasar de moda?

Porque hemos romantizado la idea del artiste, de la fama, del ser conocido, nombrado, renombrado,
invitado ,premiado, multipremiado, conocido, ultraconocido que ya no hay lugar para todes en el bondi del arte.

El arte clasicista, ya me tiene artx, unas uvas pintadas sobre un barril en una bodega cheta, vendida por millones y nadie dice nada.
Porque vero artistas fuera del circulo que sus obras describen la poética,
Están por afuera, pero traspasan, traspasan paredes, pantallas
Revuelven adentro, revuelven bien,
hablan, hablan mucho, me dejan pensando,
cuando vuelvo a casa .

Estar adentro del circulo es estar oprimido, y resultan inútiles los intentos por pertenecer al círculo,

¿O no?

Mejor estar en el cuadrado, donde se puede construir algo
Invisible, pero visible. Donde hay un trabajo más de hormiga, donde por fuera al igual que el hormiguero pareciera que no pasa nada, pero adentro es mucho más que eso.
Me sale humo de la cabeza pensando una nueva forma de producir/difundir, y no hablo de una romanización de lo que creemos que puede ser “lo ideal, sino de otras formas de enamorarnos del arte
Porque no deconstruimos el arte
Y podríamos empezar llamándole:
“LE ARTE”

Por último, creo que es necesario que podamos plantear estas nuevas formad de hacer arte, producir,
circular desde una visión más feminista, porque aunque nos neguemos sigue teniendo rasgos de un
sistema elitista patriarcal, blanco, heterosexual y sectario.



4. Ser o no ser un cuerpo: tanteos experimentales en dos artistas cuyanas, por Mariana Olivares


Persistencia de lo inútil



Crédito Adela Cortinez



Crédito Adela Cortinez





5. Olla a presión, por Andrea Mazzini



6. Mis murales, yo y mi otro yo, por Ela Matilda



7. No son los Simpson, pero…: pequeña alegoría del campo artístico mendocino.
Por Franco Contreras

Lunes doce del mediodía. Estás en el fondo del colectivo. Mucha gente por la salida y entrada de
colegios y comercios. Calle San Martín. Intenso tráfico. 38º de calor. Se escucha el timbre y un
grito, en tu oído, de una señora que le pide al chofer bajarse porque prefiere ir caminando. Todxs se
miran. Se ha desocupado un asiento. Las piernas se contienen a salir de prisa.
El arte contemporáneo en Mendoza es viajar en ese micro, a la misma hora, el mismo día, a los empujones y con la impresión de que algunxs deberían ceder el lugar porque llevan demasiado
tiempo o porque ya se les pasó la parada. El camino es largo.
A este bondi, además, le faltan asientos. Están, dicen, en remodelación.
Hay personas que sacan de la galera unos banquitos e invitan a sentarse, aunque como en todo
viaje, esas personas se tienen que bajar y hacer transbordo, para llegar a otros rumbos. Entonces
volvemos a ser ochenta, sudadxs, que ante un asiento corremos a toda prisa.
En el 2017 otro calor sorprendió a los artistas mendocinxs: el Espacio Contemporáneo de Arte
(ECA) se clausuró por incendio. Otro asiento desaparecía. Luego del MMAMM cerrado desde
2016 y del Fader fuera de circuito desde 2012.
En otra ruta se abren, antes y durante esos años, espacios alternativos: “una red autorregulada,
independiente y bastante orgánica constituida por proyecto autónomos” dicen Silvana Gutiérrez y
Rodrigo Etem (2017). Los pasajeros recientes reconocen estos espacios (las muestras de Casa
Colmena con locro vegano y chocolates “dos corazones” o as fiestas de Imagen Galería, por
ejemplo) como circuito legitimador por fuera de las instituciones, una colectora donde la
informalidad, amistad, debates y festejos se entrelazan. Ahí decidí subirme. Me logro sentar en vez
en cuando.
Veo por la ventana, a lo lejos, una motorhome llena de vino. Nos miramos rápidamente, como
queriendo negar la existencia uno del otro.
Así es el arte acá: dividido, apretado, careta. No es una comedia, pero podría serlo. No son los
Simpson, pero ¿será la gran sátira mendocina?


Imagen Carla Ferrer



8. Homenaje a Luis Casnati (San Rafael de Mendoza, 1926- 2017)
Por Ludovico Zanettini

Esta colección de printscreens exalta la arquitectura, y pone de manifiesto uno de los principios de
la arquitectura: la luz. La entresombra diáfana sobre el rostro de Pancho es por la hoja perenne del
árbol. El llamado paisajismo o arte de componer con plantas, resplandece en la arquitectura de
casnati, en algunas obras en especial, como en esta vivienda que acompaña a las musas en las
fotografías. La ventana es la abertura por la que entra el aire, y la luz, y un remarco que recorta
una imagen. Yo viví en esa casa y miré por las ventanas. Aire, luz, tiempo y espacio es un axioma
bukowskiano, desmitificado por Bukowski.


Francisco Martinez Miranda en FB y Mariel Alberdi



Mariana Paraway



Micaela Piñero


compartir