Mi Vereda: el arte encuentra un atajo y sale a la calle

Mientras las galerías de arte de la Ciudad de Buenos Aires paulatinamente abren sus puertas bajo estrictos protocolos, el arte se asomó por un instante a la calle y le dio un respiro a tanta virtualidad.
Valeria Vilar, artista, arquitecta e ilustradora, presentó el pasado domingo 12 de julio de 2020 “Mi Vereda” , una galería a la calle en donde el arte se manifiesta una vez más, eludiendo los obstáculos que la pandemia deja a su paso.
Uno de ellos fue la ola virtual, la que tanto instituciones como artistas comenzaron a surfear una vez iniciado el confinamiento, y a través de la cual se intentaron asemejar experiencias, a la vez que conectar con un público cuyos estímulos son tan variados como actividades culturales existentes.
“Mi Vereda”, dio un paso al costado de estas prácticas, convocando los domingos durante una hora a aquellos que estén a 500 metros de la calle Soler al 5600, en el barrio porteño de Palermo. Allí, a lo largo de los 100 metros de cuadra, es donde hace ya dos domingos se viene realizando una colgada que respeta el distanciamiento social de 1 metro entre obra y obra, para exhibir las pinturas, dibujos y collages de artistas como Diana Aisemberg, Sofia Bothlingk, Celina Eceiza, Fernanda Laguna, Silvina Scicoli, Alfredo Doufour, Elisa Strada, Cristina Schiavi y Nina Kovensky, entre otros.
Las persianas bajas de comercios en pausa, una valla de una obra en construcción y la entrada de un domicilio, pasaron a ser soportes de diversas manifestaciones artísticas que no tienen otro objetivo más que recobrar la capacidad de asombro de aquel transeúnte que pasa por al lado.
Sin dudas esta experiencia es sólo un atisbo de la tan anhelada vuelta a la normalidad y, si bien es un hecho que la virtualidad acorta distancias y amplía el espectro de participación, la necesidad de volver a experimentar físicamente el arte resulta inminente. Por el momento, solo queda conformarnos con las citas previas y las visitas recreativas que así lo requieran. ¿Qué pasará con las experiencias virtuales en una próxima fase? ¿Convivirán en armonía virtualidad y materialidad?

Victoria Storni*





Mi Vereda.
Por Valeria Vilar

Mi vereda nace espontáneamente, fue un impulso de salir con mis pinturas a la calle y armar una muestra con todos mis trabajos realizados en esta situación de aislamiento que estamos atravesando.
Así fue como un domingo salí en mi hora de esparcimiento y colgué en la fachada de mi vereda las obras a 1m de distancia entre si. La experiencia de la gente que pasaba fue muy gratificante y la mía una mezcla de libertad, aire e improvisación, algo nuevo, una forma nueva en la que se me dispararon miles de proyectos colectivos.

Para la siguiente muestra convoque a amigas artistas que admiro y que su trabajo tiene puntos en común. Diana Aisenberg, Celina Eceiza, Sofía Bohtlingk y Fernanda Laguna. La felicidad que despertó en ellas fue la misma que yo sentí.
A partir de ahí mi decisión de sostener este proyecto nuevo, donde mis compañerxs artistas también proponen y se involucran , algunxs me dicen: “¿Este domingo el árbol esta libre o ya lo tiene alguien? “

En otra siguiente muestra lxs artistas pensaron el espacio y algunxs hicieron obra específicamente para esto, Alfredo Dufour, Cristina Schiavi, Elisa Strada y Nina Kovensiky.
Este domingo extendí la invitación a amigxs artistas Argentinos que viven en otros países (Beto de Volder, Julio Grinblat, Ale Seever, Anabella Papa, Ana Gallardo).
Ellxs saldrán a sus veredas a la misma hora q salgo yo y pondrán sus obras que simultáneamente estarán expuestas aquí algunas producidas por mi con sus indicaciones. También participaran 3 artistas locales Marcela Sinclair, Adriana Bustos y Magali Milkis.
Agradezco el apoyo de Zoe Di rienzo y Gustavo Bruzone, quienes me ayudan a pensar y me incentivan enormemente.












compartir