El futuro tiene la forma de una bola rehecha