Carta abierta a Alberto y Cristina

Querides Alberto y Cristina,

Hoy es 10 de diciembre y algunes artistas armamos una carpa en la Plaza de Mayo: decidimos hacer lo que hacemos siempre, inventar espacios, organizar eventos, decorar, crear un punto de encuentro para apoyarles, para festejar y para seguir pensando juntes. Estan pasando un montón de cosas aca: algunes cocinaron choris veganos y limonada, otres trajeron sus obras de arte e hicimos una muestra hermosa, otres estamos escribiendo esta carta para ustedes.
Tenemos mucha ilusión junta y la emoción es desbordada. Esperamos mucho este momento y por eso nos juntamos a recolectar ideas para regalarles y que puedan usar, si gustan, en lo que viene… son ideas sobre el arte pero también más allá, urgencias y sueños, todas al mismo nivel. También compromisos de todo lo que vamos hacer para que nos pueda ir muy bien en todos los sentidos: no queremos que nos pase de nuevo lo mismo que pasó estos cuatro años y hoy nos reunimos para fortalecernos y ayudar a que ustedes sean mas fuertes.
Pasamos a contarles: algunas ideas son muy locas, otras no tanto; algunas se contradicen entre sí; decidimos dejarlas todas. Pero vamos a empezar con una muy seria y probablemente la más urgente:

Que se cumpla el cupo trans en todas las instituciones del país.
Proponemos empezar por las instituciones culturales: los museos, los archivos, los centros culturales, los teatros, las salas de conciertos, los parques temáticos, todos los espacios culturales del país.

Una solución que se nos ocurrió para pagar la deuda es vender la colección Santamarina del Museo Nacional de Bellas Artes. Son obras menores de artistas europeos, responden a una idea colonialista del arte; son muy caras y no necesitamos tanto impresionismo. Lo vemos en fascículos. Están los impresionistas argentinos que pintan unos nocturnos muy hermosos, podemos quedarnos con esos. Ahí ya habría varios millones de dólares que les pueden ser útiles.
También pensamos vender algunos monumentos que mejor ni verlos, como el de Roca, ahí se puede hacer una hermosa rotonda con un jardín.

El Centro Cultural Kirchner debería ser un lugar para que los artistas experimenten sus nuevas obras, como lo fue el Centro Cultural Recoleta en los años ochenta, una kermesse permanente.
También puede estar vacio, o con programación abierta, necesitamos algunos lugares vacios para que los artistas hagan lo que quieran cuando quieran, es un poco caótico, sabemos, pero si nos organizamos puede ser hermoso.
Acá también se está hablando del Museo del Vacio, pero eso ya sería otra cosa.
En esta línea nos comprometemos a hacer muestras en plazas, como la que estamos haciendo hoy, solo tienen que darnos la habilitación y podemos hacer cosas increíbles juntes convocando artistas de todos los barrios. Lo de sacar las rejas sigue siendo un deseo siempre, aunque entendemos que eso depende de Larreta.

Volviendo al CCK, como es difícil vivir del arte, les artistas necesitamos tener otros trabajos para poder mantenernos e invertir dinero en nuestras obras. Sería bueno que, en principio las instituciones culturales tengan un cupo de puestos de trabajo destinado a artistas. También sería bueno que sean trabajos de medio tiempo, considerando que les artistas luego pasamos otras cantidad de horas trabajando en nuestra obra y que esas obras, tarde o temprano, pasan a ser parte del patrimonio cultural del país.

Acá dicen: que se eliminen los jurados y statements de todo. Uff, qué difícil, pero sería increíble
que dejen de existir los premios. Si no existe la calidad en el arte, ¿para qué elegir al mejor?

Reemplacemos todos los monumentos y hagamos otras cosas, se nos pueden ocurrir miles de
ideas mucho mejores que hombres de marmol!

Queremos crear una institución donde nadie decida nada.
Que las obras de los museos se puedan pedir prestadas por una semana para tener en las casas de todes, como los libros en las bibliotecas. Que los archivos sean de libre consulta, ¡basta de archivos especiales! Que nos ayuden a digitalizar archivos de artistas que son muy importantes para que los estudiemos.

Queremos ayudarles a crear la Subsecretaria de la Fiesta, que se encargaría de organizar la Marcha del Arte (con camiones de cada museo y galería de la ciudad), pero también testear drogas, hacer que los guardias de seguridad sean más amables y cuidadosos con nosotres, habilitar y apoyar más espacios culturales alternativos y sobre todo a organizar fiestas en plazas y a crear plazas para fiestas. Un area de gobierno dedicada a pensar, cuidar y mejorar la alegria, la felicidad y el festejo de las personas que vivimos en Argentina.

Pensamos que la estetica del Estado podría ser elaborada por un Colegio Abierto de Artistas; nosotres nos dedicamos a pensar esos temas. Piensen cuan hermosas serían las letras, colores e imágenes para difundir e informarnos lo que hacen y quieren hacer; lo que es Argentina y lo que será.

También nos ofrecemos a asesorarlos en el diseño de aulas en escuelas, en los espacios de recreación. Cada escuela debería ser diferente según el barrio o la ciudad.

Que no tengamos que tener titulo para dar clases, muches no fuimos a la universidad pero tenemos un montón para dar!

Para hacer nuestras obras queríamos preguntarles si nos pueden prestar los recursos del Estado, como por ejemplo los de la TV pública, podríamos ir ahí a hacer nuestros videos y registrar nuestras performances, obras de teatro, recitales... Ese material también se podría transmitir en sus medios de manera gratuita. Sería una manera de mostrarle al mundo todas las obras de arte que se hacen acá y terminar con esa idea de que el peronismo solo apoya arte de propaganda y figurativo.

Estaría bueno que dejen de crear Centros Culturales, Museos, Casas del Bicentenario, Instituciones nuevas y que trabajemos sobre la infrasestructura que ya existe.

Que se planten selvas en las plazas! Que se pueda andar en tetas y en patas por todos lados!
Que los museos sean gratis y tengan wi-fi! Que exista una subsecretaría de desempleo
artístico!

Se nos ocurrió que podemos mover todos los monumentos que ya no nos gustan a una plaza, que estén todos juntos y que a esa plaza no se pueda entrar.

Saquemos los impuestos a los libros!

Creemos la Asamblea Permanente de Sustitución del Museo! Como el Museo es un formato de
institución muy antiguo, obsoleto, y colonialista, necesitamos pensar otras formas de hacer y
mostrar arte.

Yyyyyyy el Ministerio del Pop-ular, con una subsecretaría del line-up. Alberto y Cristina, lo que
estamos escuchando está tarde en la plaza es bastante horrible, con todas las bandas que hay
hoy tenemos que seguir escucharlo las machiruleadas de Bersuit! Vamos!

También podemos crear la Secretaría de la Disidencia General, que tendrá una Subsecretaría
de la Disidencia a la Disidencia general. Siempre tienen que estar en desacuerdo. Martha de la
Gente sería su directora, deberían conocerla. Y también habría una Subsecretaría de la
Disidencia Específica.

Que todas las carreras artísticas tengan una duración máxima de un año! Las que hay ahora
son muy largas y ningune artista las termina. Si dura un año cada artista podría hacer varias
carreras. Creemos la Subsecretaría del Color! Que los edificios en desuso se usen para talleres
de artistas y muestras!

Se nos ocurrió crear una nueva mitología junto con ustedes, y que a esa mitología le creemos una nueva fiesta popular. Algunas efemérides y fiestas nacionales ya no nos representan, inventemos otras!

Pensamos crear el Ministerio del Juguete.

Alberto, Cristina, también se pueden vender obras de museos para la emergencia alimentaria, cuenten con nostres para pensar ideas, somos especialistas en juntar fondos de la nada (aunque a veces nos sale mal). También se puede alquilar el Museo de Arte Decorativo para esto, o vender el mármol del Monumento a Colón.

¿Y si las obras del siglo XIX salen a desfilar una vez por año por la calle libertador? Eso sería mucho mas hermoso que los desfiles militares…

Entre los Museo que se nos ocurren, que pueden funcionar sobre museos que ya existen, está el Museo Nacional de la Clase Media (ahí las obras no superan el metro) y el Museo de la Pregunta (una colección de preguntas), Museo del Barrio del Once (casi que acá no hay que hacer nada, solo visitas guiadas), dirigido por María Moreno.

Se nos siguen ocurriendo miles de ideas, pero queremos irnos a bailar a la plaza con el calor.
En un ratito van a hablarnos a todes, y vamos a llorar de la emoción. Es hermoso ser artistas y que ustedes sean nuestres presidentes.

Queremos terminar esta carta contandoles a ustedes y a les demás artistas y a quienes tengan
interés en esta carta y estas propuestas, que la carta está abierta y vamos a volver a juntarnos
a seguir pensando, deseando, proponiendo y escribiendo más cartas. Aunque todavía falten
muchas voces, no nos entristecemos porque este es solo un comienzo.

Les queremos mucho y las acompañamos en todo lo que nos necesiten,

Artistas

compartir