Juego de posibilidades de la mano de Mariano Molina

Líneas de Flotación. Mariano Molina en Quimera desde el viernes 11 de octubre de 2019 hasta el sábado 23 de noviembre de 2019.

Una de las mayores preguntas que han surgido a lo largo de la historia en torno a la comunicación, es la del rol de receptor pasivo. Uno que simplemente se encuentra del otro lado del mensaje y espera recibirlo ya masticado y deglutido. Reflexionar alrededor de nuestro rol actual, como público receptor de mensajes en el campo del arte, se me hace interesante. Más cuando uno se encuentra con Líneas de flotación de Mariano Molina en Quimera Galería.



Una muestra que propone la participación activa del espectador, estimula la imaginación e invita al juego. Con la línea como principal protagonista, Molina delinea escenas que el que se encuentra del otro lado, como visitante, debe intentar representar ante sus ojos. Seis cuadros sobre lienzo, cuatro directamente sobre la pared. Imágenes que simulan estar en 3D, flotar en el espacio. Líneas ondulantes, líneas movedizas, líneas quisquillosas que se retuercen en el aire mas no de forma aleatoria, sino formando una imagen que el artista incita a completar. Un juego de posibilidades.

Buscar la forma, como mensaje, que quiere despegarse de su estado, nos guía. Encontrar el enfoque adecuado desde dónde observar y crear, es parte de la experiencia. El público se desliga del rol de receptáculo y se lanza a la reflexión de lo que ve y lo que siente. “Intentamos encastrar las partes o reponer las piezas faltantes hasta advertir dos grupos de obras: aquellas con una línea sintética que delimita configuraciones más abstractas y otras cuyos trazos perfilan planos de color al servicio de una imagen reconocible” dice Laura Casanovas, la curadora.

Las sombras son el otro elemento inherente a esta serie de trabajos de Molina. Son ellas las que permiten el movimiento. Combinadas con el trazo irregular, en negro o en color, despiertan dualidades. En palabras de Casanova “el fragmento y la totalidad, la abstracción y la figuración, la realidad y la ilusión.”

Las obras que presentan color, ayudan a que el visitante recree la escena. Se vislumbran, más fácilmente, las figuras humanas y la arquitectura que sirve de sostén.

Un rompecabezas de formas, sentidos y mensajes que el espectador debe animarse a descubrir.



Hasta el sábado 23 de noviembre de 2019 en Quimera (Güemes 4474 - CABA)

Mariano Molina Nació en Buenos Aires en 1970. Egresado de la Escuela de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón (1998). Asistió a los grupos de análisis de obra dirigidos por Luis Felipe Noé en 1999. Recibió becas del AHRC (UK 2011), The Leverhulme Trust (UK 2009), FNA (2009), The Pollock-Krasner Foundation Grant (USA 2007), Secretaria de Cultura de la Nación (2004), Fundación Antorchas (2001 y 2004) Asistió a residencias en Inglaterra, Dinamarca, USA, Canadá y Bolivia. Formó parte de los envíos argentinos de la IX Bienal de Cuenca (2007), IX Bienal de La Habana (2006) y la V Bienal del Mercosur (2005). Realizó exposiciones individuales en Fundación OSDE (2019) Galería Quimera, Buenos Aires (2013, 2015) Praxis, Buenos Aires (2009, 2006 y 2004) - Miami (2007 y 2005) - New York (200 5) Alianza Francesa, Buenos Aires (2001) y The Other Gallery, Banff Centre for the Arts, Canadá (2001). Entre las más recientes exposiciones grupales se destacan: Bienalsur - Museo Nacional de Artes Visuales - Montevideo 2017, “Horizontes de deseo”, Museo de Arte Contemporáneo MAR - Mar del Plata 2015, “Imágenes e Historias”- Centro Cultural Recoleta - Buenos Aires 2011, V Bienal SIART - La Paz, 2010, XVII Bienal de Santa Cruz de la Sierra - Bolivia 2009, “Argentina Hoy” - Centro Cultural Banco do Brasil - San Pablo y Rio de Janeiro 2009, “El Futuro ya no es lo que era” - Fundación OSDE - Buenos Aires, 2009
compartir