Muestra Fotográfica: Formas de Desmesura

Formas de desmesura. Gabriel Valansi, Bruno Dubner, Erica Bohm, Estefanía Landesmann, entre otrxs en MNBA - Museo Nacional de Bellas Artes desde el martes 3 de septiembre de 2019 hasta el domingo 3 de noviembre de 2019.

El instante captado al escuchar el clic del pulsador de la cámara fotografía era incierto. Este fenómeno, compuesto por el fotógrafo: quien podía determinar y proyectar a través de la lente la toma deseada y el destino: un pequeño movimiento, un titubear de la mano o el simple hecho de la transición del tiempo entre disparo y captura, eran causas habituales para hallar modificación entre lo pretendido y el resultado final al momento de obtener una fotografía.

Con el desarrollo tecnológico, este hecho compuesto por: técnica, ojo y algo de suerte quedó relegado a los dos primeros factores. La suerte se escabulle y queda olvidada, ya que los nuevos dispositivos contribuyen con la posibilidad de lograr una gran cantidad de tomas en escasas fracciones de tiempo, lo que asegura al creador obtener una imagen bastante semejante a la representación mental por él construida.

La exposición: Formas de desmesura, emplazada en el segundo piso del Museo Nacional de Bellas Artes vigente hasta el 03 de noviembre de 2019, proyecta en su guión curatorial la transformación acaecida en el ámbito de las expresiones fotográficas.

El planteo curatorial no solo abarca las características evolutivas, también la propuesta está arraigada a la conexión pura con la imagen. Durante el recorrido, el espectador es sometido a practicar una destrucción del concepto más básico de fotografía como objeto. La mutación en la forma de presentación hace que las imágenes se desprendan del soporte y de este modo se logra un espacio expositivo mancomunado.

El tema de cada una de las obras poco tiene en común a primera vista; la conexión se hace compleja de hallar, el impacto visual producido por la disonancia de tamaños colabora con la confusión y la heterogeneidad de soportes logra favorecer la búsqueda del desapego de los conceptos arraigados en los visitantes, quienes al pasar por este proceso deconstructivo podrán lograr sumergirse en la muestra y llegar al estadio de disfrute.

Los fotógrafos seleccionados coinciden en la postergación de la inmediatez en el ámbito fotográfico y desestiman la ansiedad producida por la necesidad del momento preciso: este lo construyen con espera, análisis y paciencia.

Comprenden que la oleada automática de disparos, ofrecida por las técnicas modernas, son una ventaja y facilitación de su tarea, a pesar de ello en esta presentación la búsqueda está basada en el encuentro del punto más desmesurado de la imagen trabajada, ese momento en que el concepto rompe el espacio compositivo y parte de él queda fuera para ser convocado cuasi como un ritual, una y otra vez por el espectador. Solo en ese momento, cuando sea demandado se hará presente.

El fotógrafo, en esta oportunidad se convierte en cazador profesional. Sigiloso, silencioso, espera a la presa, no tiene apuro, no disparara a mansalva para concluir rápidamente la caza. Los ángulos de visión son variados, cada artista nos mostrara el suyo, pero todos coinciden en encontrar aquel momento preciso de exacerbación conceptual que se hace presente y trasciende los límites preestablecidos.

La “desmesura” planteada por cada obra, es la clave para entender el acervo expositivo, pero la adjetivación no solo se basa en la magnitud de las imágenes, integra también lo conceptual de cada fotografía y la inmensidad del mensaje tácito ausente en el soporte físico.

Curaduría: Verónica Tell
Obras de Erica Bohm, Néstor Crovetto, Bruno Dubner, Paulo Fast, Julio Grinblatt, Estefanía Landesmann, Francisca López, Francisco Medail, Andrea Ostera, Colectivo Provisorio Permanente, Gerardo Repetto, Gabriel Valansi y Pablo Ziccarello.

compartir