Visible Invisible

Visible invisible. Carla Benedetti, Mariana Gabor, Cecilia Antón en Paseo del Buen Pastor desde el jueves 5 de septiembre de 2019 hasta el domingo 6 de octubre de 2019.
Muestra de artistas visuales que reflexionan sobre la trata y la explotación sexual

Un año atrás, al profesorado Rogelio Yrurtia donde doy clases, fue a dar una charla Margarita Meira de Madres de Constitución, madres víctimas de trata. Nos detalló una realidad terrible, desgarradora, en la que el poder es cómplice y parte. Apenas salí llamé a Mariana Gabor y le pedí participar en Visible Invisible, muestras sobre la trata con fines de explotación sexual en Argentina que viene desarrollando junto a Cecilia Antón desde el 2016.
La próxima muestra sería en un año más tarde, en la ciudad de Córdoba, y participaríamos Mariana Gabor, Cecilia Antón, Edith D´Imperio, Eugenia Guevara y yo.
Preparar la muestra fue pensar el sexo, la prostitución, los géneros y sus roles dentro de éste sistema en el que vivimos de opresores y oprimides. Fue reflexionar entre nosotras acerca de las posturas alrededor de la prostitución que tienen las trabajadoras sexuales, y les diferentes grupes de familiares y víctimas de trata. Entender que el trabajo esclavo, la explotación son problemas en la mayoría de los casos de la pobreza y la exclusión del sistema y es delicado el límite entre elección y explotación. Y cómo la sociedad entera aceptamos ser cómplices con el silencio y la aceptación.
Decidimos que nuestros trabajos aborden el tema de la trata desde un lugar poético, sin golpes bajos, sin violencia, porque nos interesa atraer e involucrar más gente a la reflexión. Vencer el desinterés instaurado.
La muestra es en el Paseo del Buen Pastor, en pleno centro de la Ciudad de Córdoba, un centro cultural con tres salas que inauguraban el mismo día. Entre los rituales siempre tan snobs del mundo del arte, se nos acercó Soledad, la hermana de Yamila Cuello, desaparecida hace ya diez años y la primera con caratula de “Trata de personas” en la provincia de Córdoba. Nos contó de su búsqueda y su lucha por una respuesta de la justicia. Y como habíamos convocado para la inauguración a Juli Rivarola a cantar su rap “Se trata”, aprovechamos el micrófono para que Soledad haga visible el caso de su hermana Yamila y pida justicia una vez más.
Hubo unas señoras que estaban brindando en otra de las inauguraciones del centro cultural que se enojaron porque se había opacado su clima de festejo. Paradójico, lo que generó Soledad Cuello con su relato es un espejo de lo que pasa en nuestra sociedad con el tema de la trata: preferimos no escuchar, ignorar.
Y fue más fuerte nuestra convicción que lo que estamos haciendo. Un intento para cambiar ésta realidad, cada una desde su lugar, generando un espacio de visibilización y reflexión para decir: Basta de trata!

compartir