No despertar la ciudad de Gonzalo Maggi en Munar

Abriendo y cerrando puertas al igual que el viento: últimamente te olvidás todo sobre la mesa. Creés que no estás tomando suficiente agua, te arrastra la calidez de un planeta menos potable. Armás los restos de un desayuno entre racimos de pelo recortado y brillantes cd rooms.



Quizás cuando nace la obra, muere la anécdota, pero las acciones de los cuerpos siguen. En las obras de Gonzalo Maggi son éstas las que parecen orquestar con bruma todo lo que se ve, como si se tratara de cariátides, esas estatuas griegas que decoran los frentes de algunos edificios y parecen sostenerlos.



Casi siempre pienso en la expresión de las cosas grandes a través de lo más cercano, cotidiano o chico, por ejemplo una alarma o frutas. Pero me resulta difícil hacer lo contrario, quizás por cierta timidez. Eso me parece muy bello de las obras de Maggi, siento que no hacen problema con las escalas de las cosas. Son, al mismo tiempo, artificiales y naturales, porque parten de lo más natural que es un deseo.

Están compuestas por pocos elementos - persona, situación, escenario - que en su reunión, en el sentido de reconciliación, abren para nosotres un espacio tan amplio como el que muestran, sobreponiéndose a su teatralidad para que las podamos ver, escuchar, o incluso mover, ya que se presentan simplemente apoyadas, como proyectadas por la luz de un patio.

¿Qué se puede ver y a dónde se fueron todes? Algo viene desde un comienzo. Algo viene desde un fin. No es todo tan raro y diferente pero el paisaje es otra cosa. Las fuerzas sólidas se desvanecen hacia una intimidad muy secreta, valiosa e irreal. El aire se junta con el aire y, como en montañas al borde de una avalancha, están los mínimos gestos para no despertar a la ciudad, que en el fondo es algo enorme.



Curador: Carlos Herrera

Texto Valeria López Muñoz



No despertar la ciudad de Gonzalo Maggi, cierra el sábado 8 de junio de 2019 en Munar (Av. Don Pedro de Mendoza 1555 - CABA)
Instagram @munar_arte

Imágenes botonrojoestudio

por Valeria López Muñoz, 14 de Mayo de 2019
compartir