El taller. Un libro dedicado a Andrés Sobrino

Sobrino tiene un orden estético en su taller, todo parece pensado para estar en el lugar exacto, aunque ese lugar no sea siempre el mismo. Es un espacio en movimiento permanente. Los trabajos se vinculan entre sí, se superponen y dejan entrever lo que queda detrás: tramas, planos, colores, obras de distintas épocas que se asocian o se disocian. Cada obra es una sola y parte de un todo que las contiene y resignifica.



Sobrino lleva un registro fotográfico de esos movimientos antes de que pasen a formar parte de un nuevo orden. Es su forma de preservar la historia, como los sueños que al despertar se olvidan y dejan un fragmento, una sensación. En ese gesto está marcado el conceptualismo de su hacer, la conciencia del espacio como posible obra.



Hay, además, un factor tiempo en la performática acción de acumular durante años artículos de ferretería (herramientas que compra pero no sabe para que se usan, cintas de vinilo y más) o en alguno de sus procedimientos como pintar una obra encima de otra, coleccionar cintas durante cuatro años y usarlas todas en una tarde o juntar dos pinturas, una del año 2005 con otra del 2016 para que aparezcan nuevas relaciones.



El taller es lugar de experimentación, realización y reflexión, es un organismo vivo que por momentos parece prescindir de la presencia humana para hablar por sí mismo de las vivencias del arte, de cómo
atraviesan tiempo y espacio. Cuenta su historia a través de guiños, de un libro, un cassette, un afiche o de la obra anterior. Es un disparador conceptual, un acumulador compulsivo de ideas en donde todo
descansa y todo explota.



El jueves 9 de Mayo se realiza la presentación con preventa (dirección por mail / Instagram)



Ronda Editorial
Edición limitada de 200 ejemplares
rondaeditora@gmail.com
Instagram rondaeditorial



compartir