Dejarse encontrar

Esculturas en el jardín 2019. Artistas varixs en Museo de Arte Español Enrique Larreta desde el sábado 23 de marzo de 2019 hasta el lunes 20 de mayo de 2019.

Entrar en el Museo de Arte Español Enrique Larreta es transportarse a otro tiempo, sus muebles, obras de arte y disposición de los cuartos te lleva lejos. Pero cuando se cruza la puerta de vidrio y se llega al jardín, entrar en su laberinto andaluz es transportarse a otro mundo. Un mundo de silencios, suaves risas sofocadas y algún que otro sobresalto.

Esculturas en el jardín 2019, es una invitación a perderse entre rosas, ombúes, glorietas y arbustos y ver qué descubrís. Obras de 17 artistas se encuentran incorporadas al jardín dialogando con el espacio natural que las rodea. Cada una a su manera. Algunas van de la mano con su locación y son compañeras cercanas, otras no. El desafío está en dejarse encontrar por las esculturas y descifrar qué quieren comunicarnos. “La idea no fue ceñirnos ni a un estilo ni a un material, ni siquiera a una generación de artistas, solamente dejar hablar a las obras en relación con la naturaleza” dicen las palabras de Delfina Helguera, la Directora del Museo.

Sin un recorrido propuesto, el propio visitante es el motor de la búsqueda. Como adultos que vuelven a ser niños y se divierten entre las plantas, el espectador avanzará en este nuevo mundo guiado por sus sentidos. La emoción se presenta cuando vemos perfilarse al final de un pasadizo un bicho gigante. Con formas estilizadas, se materializa un escorpión con cola levantada, estamos frente a la obra de Mariana Papadopoulos. Su construcción en espiral, donde reina la curva, nos anuncia su eminente movimiento. Sus vacíos inherentes completan la figura y nos tensiona. Nos dispone a correr. El acero deslumbra con los rayos del sol reflejados y oculta la hoja de árbol caída que se funde con su metal. Siendo parte ya del todo.

Con paso sigiloso, nos alejamos del animal y seguimos el camino de flores rosas por el piso. Perseguimos su rastro hasta el final, donde nos interpela Emociones II de Norma Siguelboim. Una estructura de acrílico y acero inoxidable. Como tótem poderoso se levanta en medio del pasto. La obra está compuesto por más de 1500 cubitos de distintos colores, distintas partes que sumadas completan la escultura. Nos pone a reflexionar y comprendemos, tal vez, que nuestras emociones sumadas, completan lo que sentimos y experimentamos. Alterando nuestra percepción. Tiene una esfera en el centro, ¿será la que guía el proceso?

Un sonido fuerte nos hace levantar la mirada. Algo cayó desde arriba. Avanzamos correteando, mirando las copas aun verdes a pesar de estar en otoño. Se disfruta del camino, y de la incertidumbre de no saber qué está por venir. Hasta que vislumbramos Nidus de Maria Guallar. 55 elementos colgando en 26 tanzas, saboreando el vaivén del viento. Algunos más en el piso. Rotos. Nidos vacíos. Cuencos que sirvieron para dar vida. Dónde están las criaturas que alguna vez alojaron, nos obliga a preguntarnos. Su profundidad oscura asusta. Su movimiento natural nos pone en alerta. Susurran las hojas y nos volteamos. Con decisión cambiamos el recorrido, mejor seguir, perderse y reaparecen en otro mundo. Por momentos nos distendemos y volamos con las moscas gigantes de Andrés Paredes y su Salir de la tierra. Por otros nos incomodamos. Con formas libradas al azar que se doblan y dividen, Felisa Gradowczyk nos presenta Serie Continium-S/T y nos hace plantearnos nuestros consumos y desperdicios. Nuestra contaminación al ambiente.

Esculturas en el jardín es un ciclo que se repite desde 1990. Fue creado y curado por la artista y académica, Nelly Perrazzo. En esta edición el espectador se acercará a la particular forma de ver el mundo de los artistas a través de sus producciones. Cada uno lo vivirá a su manera.

compartir