Las cosas que crecen. El valor discursivo de las artes visuales y su polémica relación con el submundo que las cobija.

Las cosas que crecen. Inti Pujol, Karina Acosta, entre otrxs, Lael Servicentro, Toti D´Stefano en Lanzallamas desde el viernes 5 de abril de 2019 hasta el viernes 17 de mayo de 2019.

El círculo desde donde gira el poder está abierto. Entran y salen nuevos paradigmas de una rueda de incluidos y excluidos. Nuevas formas de dominio encorsetan los pensamientos de una ciudadanía contemporánea anémica y rigurosamente alineada a enclaves neo-coloniales digitada desde el sector triunfante de la sociedad de la información.



América Latina es testigo privilegiado de ese conejillo de indias. Pruebas instrumentadas desde lo más concéntrico de los estados centrales afectan en forma directa sobre las economías periféricas y puntualmente sobre el devastado tejido social y democrático de nuestra tierra.
Ante el sistemático avance de estas nuevas formas de ejercer el poder, y de su violencia simbólica, es válido que nos preguntemos entonces ¿Cómo afecta este proceso a la construcción histórica de nuestra simbología regional? ¿Qué redes tendemos como organización artística para dar un discurso de época? ¿Cuáles son las consecuencias del actual proceso iconoclasta? ¿Cuál es el lugar de los artistas en la elaboración de contracultura? ¿Acaso la posverdad ha asesinado definitivamente a la discursiva?



El recorrido que realizan estas obras en el espacio, puestas en diálogo y pensadas desde latitudes diversas de nuestra geografía regional, quizás abordan todas estas inquietudes y problemas que hoy – y a veces pareciera que desde siempre- azotan a la región. Lo individual está volcado a lo colectivo y viceversa porque son voces particulares que intentan alzarse contra lo establecido, marcar señalamientos concretos y despertar las conciencias de nuestro tiempo; una lucha que a veces pareciera no espabilarse pero que de a poco empieza a tomar matices insurgentes.



No es menor que en sala estén exhibidos trofeos de Lael Servicentro que burlan la lógica de un inestable triunfalismo fálico ni que haya tejidos construidos con material informático en desuso, desnudando la lectura que María Luisa Sanín nos hace sobre la intromisión de las tic’s en nuestros sistemas de valores de mercado. La industria, representada en la obra de Adriana Martinez por una caja que se ha apoderado del valor geopolítico que simboliza el globo terráqueo, nos condiciona el consumo, la producción, las necesidades y la micropolítica. No nos quieren libres pero si sometidos a lógicas internacionales. Es interesante entonces pensar, como desde el movimiento queer - que bien expresa la pieza de Julien Antoine-, podemos encontrarle una respuesta política a la represión del sistema dominante, entendiendo a la risa como un acto revolucionario, que además usa tacos y marcha firme hacia un objetivo igualitario.



Igual hay algo que siempre nos mantuvo unidos como región y está dado por la construcción de un imaginario entre profano y sagrado, entre popular y sectario. La muerte como valor restaurador y el escenario para su devoción nos ha permitido estrechar lazos de solidaridad, gestando nuevos puentes identitarios y sociales, más allá de la violencia paraestatal que se lleva puesta en su derrotero la vida de miles de pibes asesinados por el gatillo fácil. El santito de Toti D’Stefano es un homenaje al dolor de esas madres y al acompañamiento popular de sus luchas. Pero lo sagrado también puede ser un valor intimidante y que en su efecto de moral cristiana-virginal puede ejercer el poder de una manera descarnada, vedando ojos y callando bocas, figuración visual que también es violencia física en la obra que presenta Karina Acosta. El avance en toda América de nuevas formas reaccionarias basadas en metodologías religiosas debe ser un punto de inflexión para alzar la voz contra este modelo decimonónico.



Corren tiempos difíciles también para la palabra escrita. La verdad se disimula en una imagen y en publicidad engañosa que no dice nada. La discursiva está puesta en jaque y aparecen pocas voces disonantes que discutan la posverdad con la precisión y la crudeza con la que lo hace Inti Pujol. Y es necesaria quizás esa rudeza en sus palabras porque el saqueo de sentido con el que nos vienen ultrajando no resiste más. Tenemos que terminar de construir individualidades, tomar una piedra, un palo o una cadena de la obra de Facundo Belén y pararnos frente a ese espejo para terminar de desollar el ego que nos consume, que nos pone a discutir entre pares y que no construye acción colectiva, fiel reflejo quizás de una embrutecida clase media que solo consume lo que la tv quiera proyectarle.

Muchas veces discutimos el valor discursivo de las artes visuales y su polémica relación con el submundo que las cobija. No sabemos si somos cómplices o no del extrañamiento que las piezas producidas tienen con su entorno y con la capacidad redentora de hacer evidente lo que se presenta ante nuestros ojos. Me gusta pensar que al relato lo hacemos nosotros, que es una historia viva que puede sembrar nuevas batallas; que aún creemos en el caballo de troya y que por eso tenemos la obligación de poner sobre la mesa todas estas problemáticas vigentes si es que queremos ayudar a crear nuevas narrativas colectivas no-hegemónicas sobre las cosas que nos suceden.

Porque las cosas, en el sentido latino-románico de lo público y lo social, es lo que nos mantiene en comunión con el otro.

Las cosas que crecen ... Como crece una voz ... Como queremos que crezcan
JOAQUÍN BARRERA
Abril, 2019




Poesía:
Ante el mudo trajinar de lo cotidiano
y la pesada anemia de la clase media
que se quejaba por el vaso de Starbucks
y que hoy desencantada calla
¡Silencio y complicidad!
como el búho de minerva emergen
con el dedo señalador
esas salvajes discursivas
que queremos que crezcan
El barro nos llega al cuello pero
hay algo que no pudieron quebrar.
Un cuerpo es también una resiliencia.
Una voz siempre es hablante

Joaquín Barrera



Inauguró el viernes 5 de Abril de 2019 en Lanzallamas Carlos Calvo 637- CABA.
Instagram lanzallamas__

compartir