Poner el cuerpo. Complicidades fuera de campo en la obra de Errázuriz, Maresca, Schvartz y Kuropatwa

Poner el cuerpo. Alejandro Kuropakwa, Marcia Schwartz, Liliana Maresca, Paz Errázuriz en Vasari desde el miércoles 27 de marzo de 2019 hasta el viernes 3 de mayo de 2019.

Con soportes y formatos diversos, pero con un eje temático unificador, la galería Vasari inauguró Poner el cuerpo. Complicidades fuera de campo en la obra de Paz Errázuriz, Liliana Maresca, Marcia Schvartz y Alejandro Kuropatwa.
El centro de la atención se pone en el cuerpo aunque resulte difícil correr el foco de la selección privilegiada de artistas que conforman la muestra.


Marcia Schvartz


Florencia Battiti, curadora de la exhibición dice: “En todas estas obras el cuerpo es puesto en primera línea no solo para problematizar su representación sino como un modo de convertir la práctica artística en plataforma de crítica política.”


Alejandro Kuropatwa y Liliana Maresca


Siguiendo la línea curatorial, podemos pensar no solo en arte político, sino en el cuerpo como medio para hacer política.

¿De qué modo se presenta y representa un cuerpo? ¿Cómo es? ¿Qué puedo hacer con él?
Las posibles respuestas a esas preguntas nos dirigen hacia la pluralidad de propuestas de los artistas elegidos.


Paz Errázuriz


Los personajes elegidos por Marcia Schvartz para retratar eran aquellos del under porteño de los años 80. Quizás excéntricos, pero sin duda marginados, pudieron encontrar su lugar en las pinturas de la artista. Con destreza expresiva, se puede sentir que se esta conversando con el barba o transportarse a un día de descanso mientras se escucha música con Mónica.


Alejandro Kuropatwa y Liliana Maresca


En los mismos años, Paz Errázuriz capta, a través de la lente fotográfica, la cotidianeidad de los travestis en los prostíbulos de Chile, su país natal. Mientras que en época de dictadura chilena eran figuras excluidas por la sociedad, Errázuriz muestra un lado cálido y humano que difería de la realidad que se vivía fuera de esas paredes.


Paz Errázuriz


Continuando con el registro fotográfico, Alejandro Kuropatwa inmortaliza a Maresca como una bailarina flamenca. Ella se mueve ante la cámara que capta, a través de foto-performances, la sensualidad de su danza y sus pechos desnudos.
Casi como oposición a ese personaje, se encuentra la serie de Mascaritas. Son obras de pequeño formato dibujadas en tinta y pastel tiza, de formas geométricas y lineales.
Las caras de Maresca con ojos almendrados, facciones largas y de colores vívidos, cuando son montadas en conjunto, como en este caso, permiten ver claramente que ninguna es igual a la otra.


Liliana Maresca


En la muestra de Vasari, el primer plano lo ocupan estas subjetividades que cuestionan los parámetros hegemónicos de belleza y que se alejan de los cánones impuestos por la sociedad. De esta forma, lo personal se vuelve político.



Hasta el viernes 3 de Mayo de 2109 en Vasari (Esmeralda 1357 - CABA) - Instagram galeriavasari

Ir al texto curatorial de Florencia Battiti

compartir