El sonido que habitan las cosas

Primero Eco. Fabián Ramos en Lanzallamas desde el jueves 14 de marzo de 2019 hasta el jueves 28 de marzo de 2019.
La exhibición Primero Eco, de Fabián Ramos, inaugura la base operativa de Lanzallamas en el barrio porteño de San Telmo.

El pasado 14 de marzo, la galería de arte contemporáneo Lanzallamas abrió las puertas de su base operativa en el barrio de San Telmo, Buenos Aires. Con un amplio programa de actividades en la agenda, desde exhibiciones y activaciones deslocalizadas hasta programas de becas e intercambios culturales, los directores proponen expandir los límites de trabajo de una galería tradicional. Como un lanzallamas que lanza a presión un chorro de líquido inflamado, a partir de una manguera conectada a un depósito de líquido inflamable. Esta galería se construye su identidad movediza. El proyecto es un fuego que expande sus flamas para habitar en distintos lugares del mundo, que se propone cruzar límites geográficos y sociales. Que teje redes de contención y acción para el trabajo de sus artistas y la comunidad.



En esta primera ocasión, el espacio inaugura con una exhibición del artista argentino Fabián Ramos. Cerámicas en el suelo. zapatos de cuero negros que soportan una fina varilla de metal. Una hoja de palmera seca que recuerda el paso del tiempo, reposa sobre un tubo alto fino y aparentemente hueco. Pequeños objetos y piedras naturales suspendidas con tensores que van de techo a piso incitan a rodearlos y ver a través de ellos. Madera quemada; papel pintado; flautas; varillas metálicas; mármol; colores y conchas de mar. Primero sueño escribió Sor Juana a modo de poema en 1692, Primero Eco invoca Fabián Ramos en forma de exhibición este 2019.

El piso gris destaca las cerámicas dispuestas en el suelo, las paredes blanco sucio contrastan con el piso e iluminan el espacio por completo. No hay presencia de títulos o cédulas de obra, no hay texto de sala. Las paredes se encuentran limpias al servicio de las obras, generando una atmósfera específica. Los colores y la ausencia de lengua escrita y anclajes descriptivos o narrativos, generan el efecto de estar en una situación casi onírica. Parafraseando a Gilles Deleuze “Las posiciones están en el espacio, pero el todo que cambia está en el tiempo. El propio montaje constituye del todo y nos da así la imagen [del] tiempo” (Deleuze,2014.56), podría pensarse que el montaje funciona, al igual que en el cine, como una representación indirecta del tiempo. A su vez, representa un guiño a los lineamientos de trabajo que plantea el proyecto en términos de poder, es decir, se puede pensar la ausencia de marcas institucionales por parte del Lanzallamas como una postura política.



“Es una pieza de cámara. Un campo sonoro” afirma el breve texto impreso detrás de la postal de mano, dispuesta en el Bunker, un espacio aparte de la sala dedicado a la venta de obras y piezas gráficas de bajo costo. Pero no, no hay sonido en sala, más que el de los objetos y el de uno mismo estando allí, o de los que estuvieron allí. Y de eso se trata el eco. Del otro lado de la postal de mano se ve fotografiada una de las obras que está en sala. Dos copas de cerámica se encuentran dispuestas una al lado de la otra sobre el suelo, unidas por una varilla de metal que reposa sobre ellas, manteniéndolas conectadas entre sí. Como si fueran dos columnas conectadas, pues el diálogo que propone el artista entre los objetos y las formas naturales es exponencialmente arquitectónico. Cada copa es hueca, lo cual es un detalle relevante para la poética de Ramos, pues lo sonoro habita en el aire. Fabián Ramos nos invita a reflexionar en este nuevo espacio de acción artística sobre el sonido que habita en las cosas, la cinematografía de los objetos, y la arquitectura de los vínculos.



El espacio expositivo y búnker de Lanzallamas puede visitarse de miércoles a sábados de 15hs a 19hs. A su vez, la muestra contará con una proyección especial en ocasión del cierre este próximo jueves 28 de marzo de 2019 - Lanzallamas Carlos Calvo 637- CABA.
Instagram lanzallamas__


compartir