Bosque. Hipótesis sobre el hacer

Bosque. Juan Rey en Quimera desde el viernes 8 de febrero de 2019 hasta el lunes 8 de abril de 2019.

Bosque, segunda muestra individual de Juan Rey en Buenos Aires, continúa y profundiza ciertas aristas que el artista explora en relación al desarrollo de procesos de producción, la indagación en torno a las posibilidades técnicas de los materiales, y la vinculación entre las metodologías adoptadas, que involucran a la alta tecnología, su resultado en las obras y, finalmente, el arte.




En la sala de la galería Quimera, los troncos alterados de árboles que asemejan ruinas de columnas, en un intento logrado por tomar el espacio físico, se articulan con las obras en pared. Estas últimas, un conjunto de bosques, vida vegetal y arquitecturas anónimas, adulterados por la técnica, que partiendo de una fotografía tomada por Rey, devienen puntos o líneas a partir del trazo dejado por el uso del papel carbónico, develando y haciendo discernible la representación de estos paisajes; o bien por la impresión de placas de circuito, un recurso que Rey explota al máximo. La muestra evidencia distintos grados de traducción entre: el original, las fotografías, y el resultado de la obra final, unas copias monocromas, mediada por los procesos de la tecnología; la copia en papel, la huella dejada por la máquina (un router CNC) que utiliza Rey para presionar y así trazar sobre el carbónico, y la misma hoja de carbónico original que se exhibe como un guiño cómplice al negativo de película fotográfica; la impresión en placas de circuito a través de un método equiparable al grabado; los troncos de árboles cercenados y seccionados dispuestos como columnas griegas con sus capiteles; la traducción de los gestos y expectativas del artista y la resolución de la máquina.

En el corpus de obra de Rey hallamos una celebración por el proceso como oportunidad de conocer e investigar nuevas técnicas de producción, y comprender y trastocar las potencialidades de los materiales con los que trabaja, en un compromiso tácito entre la práctica y la teoría. Los ejercicios experimentales de los que, en reiteradas oportunidades sino siempre, parten las obras, reflejan esta codependencia entre los procedimientos y sus resultados. Rey es un artista/artesano, si es que acaso importa realmente la diferenciación entre los términos, alguien que manifiesta uno de los tantos impulsos humanos, el empeño por realizar bien una tarea, sin más. Un compromiso por el tratamiento del material, reducido a su mínima expresión, sin ningún agregado, y dispuesto sólo mediante encastre, madera con madera en el caso del enmarcado que él mismo realiza, sin contar con ningún clavo. Aceptando los desaciertos; siguiendo las veta de los troncos; dejando que las grietas sucedan; rehuyendo al mandato por imitar la perfección, porque es en el pentimento inesperado - a saber, por definición: la alteración en la obra que manifiesta el cambio de idea del artista - donde Rey dispone su firma.

Una exhibición que trata acerca de conjeturas sobre lo primigenio. Un bosque es en sí mismo una obra y una muestra, si se desea, en potencia. Una búsqueda a tientas por restablecer la armonía entre estos lazos y los relatos narrados que fundan leyendas, hace tiempo olvidados, entre el ser humano y la naturaleza.



Inauguró el viernes 8 de Febrero de 2019 en Quimera (Güemes 4474 - CABA) @QuimeradelArte
Instagram quimeragaleria

Ver otra reseña de la muestra

compartir