Patrones de prueba de Javier Plano en Museo Sivori

sivori-feb2019-.jpg

Videoinstalaciones, video-objetos, un tríptico en video y una transmisión. Las obras de Javier Plano exploran la dimensión estética y poética de las imágenes y los dispositivos electrónicos, con el fin de hacer reflexionar al espectador sobre el universo tecnológico que habitamos.


Las instalaciones de Javier Plano nos invitan a internarnos en las profundidades de las imágenes técnicas mediante una travesía por el reino de los dispositivos analógicos.
Cámaras, televisores, caseteras, proyectores y cables conforman este universo de reliquias que fueron centrales en la constitución de una cultura electrónica hace no muchos años, y que hoy observamos como los vestigios de un tiempo superado, lejano y nostálgico. Estos aparatos siguen siendo centrales a la hora de comprender las transformaciones en las formas de visión y percepción que propiciaron los medios de comunicación masiva, de las cuales somos herederos. Son el paso ineludible entre la mirada configurada por las imágenes contenidas en soportes estáticos –como el dibujo o la fotografía– y las dinámicas que, desde la invención del cine, adquieren modalidades cada vez más lábiles y desmaterializadas.

Las tecnologías electrónicas producen un tipo de imagen vibrante e inestable que se va conformando continuamente ante los ojos del observador, cuya permanencia y precisión depende de delicados sistemas de calibración. Cuando éstos no funcionan como corresponde, aparecen interferencias, distorsiones y malformaciones que ponen de manifiesto la compleja materialidad tecnológica que los dispositivos intentan ocultar.

Las obras de Javier Plano potencian esas anomalías con el fin de evidenciar la singularidad del universo electrónico y explorar sus efectos estéticos y conceptuales.
Apartándose de las nítidas formas digitales a las que estamos acostumbrados en la actualidad, se orientan hacia los ruidos, las disfuncionalidades y los desgastes, las retroalimentaciones absurdas y los registros de pésima calidad. En las imágenes que se configuran con dificultad, en los colores que se desfasan, en las interferencias que nos obligan a abandonar la esperanza de reconocer alguna forma, en los ruidos molestos, los tiempos muertos y los feedbacks sin un sentido aparente, se despliega una memoria tecnológica que afectará de diferentes maneras al espectador.

Para algunos será una expedición por la arqueología de los medios, para otros será un despertar de recuerdos –e, incluso,de emociones–, para otros será incomprensible.
Pero hay una atmósfera que se impone y que es difícil de eludir. Luces, colores, desplazamientos, ritmos, intensidades y ruidos que no sólo producen imágenes, sino también, y sobre todo, evocaciones, experiencias y sensibilidad.

Curaduría de Rodrigo Alonso



Inauguración miércoles 13 de Febrero de 2019 a las 18.30 hs en Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori Av. Infanta Isabel 555 (frente al puente del Rosedal de Palermo - CABA)
@museo_sivori


Javier Plano nace en Buenos Aires, en 1979. Es Licenciado en Artes Electrónicas (Universidad Nacional de Tres de Febrero). Cursó talleres de creación audiovisual con Hernán Khourián y Gustavo Galuppo. Participó del programa-beca Interactivos de la Fundación Telefónica, dirigido por Rodrigo Alonso y Mariano Sardón. En 2007 comienza a producir trabajos en video e instalaciones, con los que participa en diversos festivales y muestras organizadas por instituciones locales e internacionales. Entre 2008 y 2016 forma parte de Continente –centro de desarrollo de proyectos vinculados a las artes audiovisuales de la UNTREF–. Recibió numerosos premios y menciones; entre ellos, MAMBA/Fundación Telefónica y 101° Salón Nacional de Artes Visuales, UNTREF. Actualmente se desempeña como docente en la Licenciatura en Artes Electrónicas de la UNTREF, y en talleres de experimentación visual electrónica de manera independiente. Se especializa en la realización de visuales en vivo con medios alternativos, articulando tecnologías de video analógico y digital. Ha presentado su obra en el Centro Cultural Kirchner, el Centro Cultural de la Ciencia, el Centro Cultural Recoleta; Bienal del Sur, Bahía[in]Sonora, Trimarchi y el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, entre otros espacios públicos y privados.


compartir