si Tom de Finlandia hubiera nacido en Mataderos (pensó la rata)

Narciso plebeyo . Pablo Suárez en Malba desde el viernes 23 de noviembre de 2018 hasta el lunes 25 de febrero de 2019.
“Por temor a mí accediste a un lujo vano, (pensó la rata)”; y el tipito trepa aterrorizado a una cortina de terciopelo…

Prólogo:

Una rata, una gallina y un perro prologan esta exposición:

La instalación del gallinero es: El límite estúpido (1991) - masilla epoxi, telgopor, resina poliéster, alambre, esmalte sintético, pigmentos, ojos de vidrio y un comedero de gallinas-.
Sentimental (1992), se titula la del perrito acurrucado en una caja de cartón.
Los títulos aquí son fundamentales.




Salas 1
En las primeras salas,
básicamente hay “muchachongos” y esculturas “de bulto”.
Abre una eyaculación negra, (de informalismos con Alberto Greco en los sesenta), luego Di Tellas, chicas grotescas se contorsionan… humor y erotismo de barrio.
Rabioso rosa y celeste de “Gino coiffeur “de Barracas (1993)… un sillón azul apastelado con el joven Horacio Campillo, cual “Ana la javanesa” de Gauguin.
Fotos de otros muslos alegres, y pintados en la mar (dos óleos son de colección F. Klemm).
En el centro yace el cuerpo del placer:
el Narciso plebeyo mismo, Muso de Mataderos*, descansa.




Salas 2
Amor por la pintura… Suárez es pintor (pensó la rata).
Hace de la pintura un rancho. Con la pintura se abriga,
y en austera soledad imita a Lacámera y a Molina Campos.
Exilio de ciudad, Suárez se va al interior. En la ventana pinta el paisaje, y sobre la mesa se turnan de modelo: el malvón, la carta, el diario con la guerra de Malvinas, la radio, la pared, el cigarrillo y el mate. El horizonte. El plano, el vacío.
“El manto final” (1994) es un vanitas, donde el cuerpo yacente se ve recubierto de moscas.





Salas 3
Cronista Suárez: crítico y cítrico. Los que comen del arte (1993), esos burros…
Es una gauchesca, la de las últimas salas,
es una lucha a ganar o morir:
a lo Moreira, a lo Chacho Peñaloza, a lo Juan Bautista…
por Salomé, por Rosas o Sarmiento… por un "capricho de mujer”, se puede perder la cabeza.
Miedo a la exclusión, a la degradación, a las moscas.

Los chicos perlas, taxi-boys-un sincretismo de Juanito y Ramona, a lo Berni-;
los sangwichongos, los sobrevivientes, los náufragos.
Las milanesas en fuga, las fábulas con animales… el triunfo de la muerte.
Y los culos soñados, los pintados, los fotografiados, los deseados… Amén.

El lobizón”, igualito a Leonardo (Da Vinci y Fabio), es el mismo hombre pero con luna llena.**

Xil Buffone, Buenos Aires, verano 2019. ***





*Dormí tranquilo … 1983-84/ y Narciso de mataderos o El espejo , 1984-1985.
** El bestiario Suárez contiene su parte más tierna y humanista: el caballo, el perro, la bicha, la gallina y la rata son un primor.
*** San Gracias a: curaduría de Jimena Ferreiro y Rafael Cippolini coiffeurs/ y a Laura Batkis por cuidar y compartir el Archivo Suárez (donado recientemente al IIAC).


compartir