Pintar una y otra vez el rostro de una mujer se volvió una tarea inevitable

El amor era otra cosa . Majo Arrigoni en The White Lodge (Córdoba) desde el miércoles 31 de octubre de 2018 hasta el jueves 20 de diciembre de 2018.

Para esta obra, tanto la situación social como mi situación personal fueron determinantes. Comencé a trabajar en torno a este proyecto a pocos meses de quedar embarazada. Las complicaciones del mismo embarazo y luego del parto marcaron, muy a pesar mío, mi ritmo de trabajo. Ya por esos días estaba fuertemente instalado en la sociedad el debate en torno a la violencia de género, se realizaban marchas y manifestaciones en todo el país, y en Córdoba los manifestantes se convocaban para comenzar a marchar a metros de mi casa, en Colón esquina Cañada. No se trataba sólo del tema de agenda en todos los medios, eran también las mismísimas voces que se escuchaban desde un piso 15 en donde entonces vivía: #NiUnaMenos (el hashtag contra el femicidio), #YoTambién (confesaban mujeres abusadas) y con el paso del tiempo llegó el reclamo por el #AbortoLegal. El debate en la Cámara de Diputados y Cenadores para #QueSeaLey lo escuché completo mientras pintaba en mi taller, con mi hijo recién nacido durmiendo en su cuna u observando desde su cochecito. Así, pintar una y otra vez el rostro de una mujer se volvió una tarea inevitable y mi manera de pensar quién soy, quiénes somos, cuáles son nuestros derechos, cuáles nos han arrebatado. Retraté mujeres, las fotografié, las pinté, las dibujé, las bordé, profundamente atravesada en el pensamiento y en el cuerpo por todas estas batallas.




El título de esta serie hace alusión a aquellos debates descarnados, despojados de romanticismo, que tuvieron lugar mientras se gestaba la obra.

Majo Arrigoni
Octubre de 2018




Hasta el 20 de diciembre de 2018 en The White Lodge (Avenida Emilio Olmos 15 4 N, 5001 - Córdoba)

compartir