Jorge Pomar y Dana Ferrari en Quimera

quimera-nov2018-1.jpg

Smile or Die or Smile de Jorge Pomar

El parangolé rodó por los jardines, arrastrando a la masa oscilante
que antes se acodaba contemplativa frente a los cuadros…
Fue la primera vez que el pueblo entró en el museo.

Waly Salomão, “Hélio Oiticica, Qual é o parangolé? E outros escritos”



Qué pasó, qué pasó… que frente a nuestros ojos y bajo nuestros pies se desfigura el tablero y en la nueva partida, en el nuevo mundo, sólo existe la determinación de ser los peones que irán al muere. Somos superados por la imposibilidad y sólo nos resta estar a merced de todo.

Reagruparse parece ser el único atenuante fuera de toda estructura arrasada.
A llorar y reír. Reírse puede ser el más vital de los actos, el más indómito y por lo tanto revolucionario. Quien se ríe de un poder lo hiere de muerte.

¿Habrá algo más desestabilizador que tomarse lo existente como relativo?
La declaración de guerra contra lo establecido, por el sólo principio de serlo.
Erosionar las formas de lo dado abre el abismo de indeterminación y posibilidad.

Jugar a lo que sea con pasión, jugársela, desperdiciar el tiempo en eso, desperdiciar y jugar, es
lo único serio que podemos hacer.
Declare la guerra al jugador rojo, declare la guerra al jugador de la derecha o conquiste África y
Oceanía, para mantener el juego jugándose…

Acaso sólo la contingencia provoque autoconciencia y pensamientos nuevos.

Los símbolos del poder que se derritan en pura alegoría, estereotipo, cliché, que vuelvan más
cosa la “cosa” señalada, la remitan a su forma banal como cosa del mundo, por lo tanto
absurda, patética, profanable, intercambiable y prescindible.

Todo puede cambiar, todos somos intercambiables, las obras de arte pueden fugarse y reírse
de vos.
Cualquier peón puede lograr su jaque mate.

Jorge Pomar presenta su práctica desbordada en series simultáneas que viene desarrollando
desde 2015: banderas travestidas, dibujos profusamente vitalistas y cerámicas absurdamente
utilitarias. Cada expansión que hace es pura oportunidad abierta para toquetear códigos
dormidos con barullo y picardía del afuera, para desbordar configuraciones, para enturbiar y
recomponer poéticamente la hecatombe del mundo.

Curandero Diego Bianchi
Octubre 2018



La época de los perros flacos
por Dana Ferrari

Es una puesta en escena sostenida por la ilusión. Como la búsqueda del tesoro, pero sin mapa, sin pistas, sin tesoro, solo queda buscar y mirarnos a los ojos.



Inauguración viernes 9 de Noviembre de 2018 a las 19hs en Quimera (Güemes 4474 - CABA) @QuimeradelArte
Instagram quimeragaleria

quimeranov2018-2.jpg
compartir