La muestra borda el desafío de producir con extrema exigencia

La noche es suficiente. Daniel Besoytaorube en MAR - Museo de arte contemporáneo - (Mar del Plata) desde el sábado 22 de septiembre de 2018 hasta el jueves 22 de noviembre de 2018.

El artista y curador marplatense Daniel Besoytaorube presenta desde el 22 de septiembre en sala II "La noche es suficiente", una muestra pictórica de sitio específico. Se trata de la primera exhibición que el artista realiza en un museo, tras más de 30 años de trayectoria en el mundo de las artes visuales,.

Daniel Besoytaorube formó parte durante 1991 y 1992 de una experiencia inédita como fue el programa que coordinó Guillermo Kuitca con el patrocinio de la Fundación Antorchas. “Disponíamos de un espacio propio, bastante acotado en verdad, en un gran galpón en el barrio de la Boca. Y todos disponíamos de una beca mensual para gastos de materiales y demás”. (D. Besoytaorube)




Daniel viajaba semanalmente desde su Mar del Plata natal para trabajar y asistir allí a las reuniones de los días viernes. Una imagen del esfuerzo personal y la fortaleza de su vínculo con la pintura.

Ésta ha sido siempre trágica, nada melodramática afortunadamente. Son trágicos sus climas, sus escenarios, sus colores y sus figuras. Y es elocuentemente trágica su pelea con el hacer, pintar no le es fácil pero bien podría serlo. Tiene la habilidad, el conocimiento y la experiencia para hacer muy llevadera su tarea. Pero no lo quiere así.

Quiere arrasar la superficie, rasgarla, hacer brotar la gota del dolor acumulado. El dolor de la soledad, el dolor de contemplar con los ojos abiertos, el dolor de saber lo que ha ocurrido, de saber lo que está ocurriendo, de lo que ocurrirá.

Quizás es muy fantasioso, pero da para imaginar que si el romanticismo no hubiera existido, el Vasco Besoytaorube podría poner alguna de sus primeras piedras.




Con esta muestra en el MAR, la primera en un museo, se ha propuesto una tarea enorme: un trabajo de sitio específico que da cuenta de su energía y apasionamiento; que da cuenta para sí que pintar es asumir riesgos, que es una afición riesgosa, que siempre trabaja bajo la sombra amenazante del todo o nada.

Daniel ha desarrollado una excepcional carrera como gestor y curador de cientos de muestras, de muchos espacios y proyectos. Ha sido muy influyente en el desarrollo de numerosos artistas relevantes y es una figura insoslayable del arte contemporáneo de su amada Mar del Plata; de su historia y consolidación.




Hoy, con La noche es suficiente, aborda el desafío de producir con extrema exigencia, de dar todo de sí, de arribar al clímax de la confrontación con ese real que es el mundo secreto que la pintura indaga. Aquí el pintor nuevamente en primer plano, confesando el dolor de cargar un mundo a sus espaldas. Tulio de Sagastizábal, julio de 2018.

Por Ariel Barrios

compartir