Genesis - Colectiva en Fantazia

fantazia-oct18.jpeg

“Cuando el hombre quiso imitar la acción de andar, creó la rueda, que no se parece a una pierna.“ Guillau-me Apollinaire, Prefacio de “Las tetas de Tiresias”, 1917.



Este, Oeste, Norte, Sur, términos que nos definen poco como personas. Tomemos por esta vez
distancia de estas coordenadas geográficas y del lenguaje de los conquistadores, y
centrémonos en la relación Interior–Exterior que sí logra definir mejor al individuo. El ser, el
cuerpo, su habitat, sus vínculos.

De dónde viene, qué tan profundo se encuentra y cuán aislado está el espacio desde el cual
generamos lo que insertamos en este escenario?

El génesis que evocamos no es el del punto inicial del universo sino el que entendemos como
un pensamiento primario desde lo más profundo, en bruto, sin intervención y sin filtros. Un
proceso que ocurre en cada uno de nosotros y en cada uno de los artistas de esta exposición.

Las obras que son parte de Genesis retratan al universo personal de forma directa, usando
técnicas simples y concretas y priorizando el uso de materiales que no son demandantes de
presupuestos, ni de altos niveles de producción. Estos trabajos no precisan de traducción, son
canales directos que le dan forma a esos impulsos internos que piden paso sin preguntar.

Génesis es tanto la primera exhibición de Fantazia como también la posibilidad del encuentro
en un mismo espacio de estas múltiples ventanas al interior, distintas realidades entrelazadas
por relaciones secretas evidenciadas por un breve momento.

Aparece el autoretrato como el formato que media entre la locura y la realidad en simultáneo en
“Florencia Bohtlingk en pastel tiza” y “Florencia Bohtlingk en técnica mixta”.

Tobías Dirty pinta un dibujo para que nosotros también podamos ver cómo se habita ese
espacio heterotópico, verde y reptiliano.

Jonas Lipps nos muestra su billetera y hace un esfuerzo por camuflarse y ser un humano
común de cartón y papel.

Juan Matías Killian observa dentro de un auto a la señorita Terrabusi caminar por la calle en un
día lluvioso.

Victoria Colmegna se autodiagnostica al emerger retratada dentro de un perfil homeopático.

Tamen Perez con una pintura bio-molecular que retrata conecciones neuronales, pinta de
verde a una “Lamia”, una criatura-demonio-mitólogico que se considerada como el demonio
abortero por comerse a sus hijos.

Mirak Jamal insiste que en la mutación está la constante al presentarse como un personaje que
cambia de cuerpo y escenario una y otra vez.

María Guerrieri tiene muchas manos que se desdoblan de sus cuerpos para convertirse en
individuos, acompañantes, amantes.


Participan:
Florencia Bohtlingk, Jonas Lipps, Juan Matías Killian, María Guerrieri, Mirak Jamal, Tamen Perez, Toto Dirty, Victoria Colmegna

Inauguración Sábado 3 de noviembre de 2018 en Fantazia (Jorge Newbery 3636 - CABA)

compartir