Visible indivisible

Visible indivisible. Javier Torres, Ramiro Sacco en Ambos Mundos desde el viernes 24 de agosto de 2018 hasta el martes 25 de septiembre de 2018.
Celebrar la mirada es un dilema que hay que sostener. Torres y Sacco abordan lo inmediato, la inmediatez de la mirada hacia la opacidad de los objetos. Pero también se acercan a la opacidad de lo imaginable y de lo visible.

«La pintura despierta, lleva hasta su potencia última un delirio que es la visión misma.»
Merleau-Ponty, El ojo y el espíritu.

«Ojos abiertos no son todo vigilia ni toda la vigilia.»
Macedonio Fernández, No toda es vigilia la de los ojos abiertos.




Ineluctable modalidad de lo visible. Irrefutable, conjeturamos que a esta altura es irrefutable. Y que lo visible se vuelve a la vez difuso, confuso, soñable, ideológico. Se trata de volver a cada instante, ya que en cada parpadeo de la subjetividad se instala una significación. Celebrar la mirada es un dilema que hay que sostener. Torres y Sacco abordan lo inmediato, la inmediatez de la mirada hacia la opacidad de los objetos. Pero también se acercan a la opacidad de lo imaginable y de lo visible.
Si la modalidad ineluctable es visible es porque traigo la referencia de James Joyce, “pensado a través de mis ojos”. (Ulises, Cap. 3). Entonces comenzamos a entender que se trata de un estado de cosas que habitan entre pensar y ver.

Me interesa rescatar ese punto de intensidad en la obra de Torres y de Sacco. El agenciamiento que cada uno hace de lo visible, el puente que tiende cada uno entre mirar y decir. Pero no se trata de una mera posición pasiva con respecto a las imágenes. La acción es un devenir. La pintura en su puro devenir no hace otra cosa que tender el puente y su griterío con respecto a las poéticas contemporáneas.

Javier Torres entabla un diálogo con la caída, con la deriva de objetos renunciados, despreciados. Y lo entabla desde una poética de la simple aguada, en nombre de su enunciado quisiera salvarlas.
Sacco quizás a contrapelo de la caída, somete una levedad contradictoria. El interrogante por lo material y lo inmaterial. Discontinuidad y transparencia. Desfiguración (sic).
De todas formas, asimismo Torres y Sacco no celebran otro enigma que el de la mirada, no existe un mandato de lo que hay que ver, sino de lo que ya se ve en ello como presencia.

Ramón H. Oliva, Agosto 2018.



Hasta el 25 de septiembre de 2018 en Ambos Mundos (Chubut 855 - San Isidro)

compartir