Cumbre del arte abstracto: Alejandro Puente y Noemí Gerstein en Henrique Faria

faria-juio18-puente.jpg

Alejandro Puente comenzó a observar en detalle las formas y objetos del arte prehispánico en los tempranos años sesenta. Esta fijación surgió, según su propio testimonio, al observar el amplio repertorio del arte indígena peruano. Puente describe su encuentro con el legado material del pasado como una “experiencia estética profundamente estimulante”, una suerte de sobresalto ante una serie de objetos cuya dimensión simbólica le era hasta entonces desconocida. Este primer acercamiento, marcado por una síntesis entre contemplación e incertidumbre, se convirtió en las décadas subsiguientes en una de sus principales líneas de investigación artística. Puente convirtió ese primer impacto emocional en una reflexión plástica de los materiales y formas constructivas del arte prehispánico localizado en ciudades antiguas del hemisferio americano.

Los inicios de Puente en la exploración plástica del repertorio material del pasado prehispánico coinciden temporalmente con el surgimiento de nuevos métodos y tecnologías para la excavación arqueológica. Tales avances tuvieron como trasfondo acuerdos económicos trasnacionales y un activo intercambio de conocimientos entre especialistas ubicados en distintas latitudes del mundo occidental. En este período histórico, mejor conocido como Guerra Fría, historiadores del arte como George Kubler y arqueólogos como Robert Heizer formaron extensos equipos de trabajo con el fin de localizar monumentos antiguos que comprobaran nuevashipótesis acerca de las auténticas culturas madre de la sociedad contemporánea. Sus hallazgos de masivas cabezas olmecas en zonas arqueológicas del sureste de México, fueron el emblema de sus excavaciones y la base material para elaborar narrativas alternas a las anteriormente asentadas en torno a las raíces indígenas. Enmarcada en este contexto, la obra de Puente puede verse también como un argumento que buscó reformular la noción del origen “primitivo”. Partiendo de distintos soportes artísticos, Puente introdujo la pregunta sobre cómo el potencial del arte nativo podía resurgir en una época marcada significativamente por las fuerzas de sofisticadas tecnologías de construcción, transportación a alta velocidad, expansión urbana y una alta especulación en torno al uso y propiedad del patrimonio. Para elucidar las intervenciones de Puente en dicho marco cultural explicaré tres de las estrategias empleadas por el artista: apropiación, sistemas y estructura.

Continuar leyendo


Los trabajos de Noemí Gerstein (1908 -1996)de la segunda mitad de la década de 1950 (cuando integró el colectivo Arte Nuevo junto a Martha Boto, Aldo Paparella y Martha Peluffo, entre otros) y la primera mitad de la siguiente concurren las preocupaciones de la escultura moderna internacional juntoa un empleo lúdico, por momentos fantasioso, de materiales industriales como las varillas y los tubos de hierro. Obras como La estrella / Mago Merlín(1960) resumen el proceso al que el movimiento artístico del siglo XX sometió al objeto escultórico, en la búsqueda del dinamismo sobre la representación y el enfoque sincero con respecto al material y el instrumental moderno para trabajarlo (la soldadora de mano, principalmente). Pero la literalidad en la presentación del material y el énfasis en el movimiento no opacan una dimensión ficcional, casi anecdótica. Un ejemplo puede encontrarse en El Samurai, su obra de 1961 que forma parte del acervo del Museo Nacional de Bellas Artes. También Los amantes, un bronce del mismo año, repone el empleo vertical y acumulativo de las varillas soldadas.

Los críticos que se refirieron a su obra de ese momento, como Aldo Pellegrini y Bernand Dorival, hicieron hincapié en este empleo de elementos industriales como un punto de quiebre con sus anteriores trabajos, mayormente desarrollados en terracota y provistos de un anclaje explícito en la figuración. A través de las varillas de hierro, sin embargo, Gerstein pudo conciliar la modernidad de sus técnicas con el sentido de la ficción. Así su trabajo toma distancia del programa visual de la abstracción pura y dura y se insinúa en un dominio más lírico y evocativo cuanto más ostensible es la crudeza del material. Los tubos, de corte redondo o cuadrado, se amasijan gracias a la soldadura en formas abiertas que se tuercen como una planta bajo el dictado del viento.

Continuar leyendo


Inauguración Miércoles 11 de julio de 2018 a las 19 hs en Henrique Faria Buenos Aires (Libertad 1628 - CABA) @hffabuenosaires
Instagram @hffabuenosaires


faria-juio18-gerstein2.jpg
compartir
Crudo