El espíritu del texto sobrevive y reencarna en una nueva forma

Honduras. Julián Terán en Nora Fisch Arte Contemporáneo desde el viernes 2 de marzo de 2018 hasta el viernes 22 de junio de 2018.

Honduras es una reescritura del Himno Nacional Argentino a la cual Julián Terán arriba mediante un procedimiento de traducción online que viene desarrollando desde hace años: el texto original es introducido en Google Translate y traducido a diversos idiomas una infinidad de veces. Entre cada una de estas, vuelve a su idioma original transformado y desordenado. En este caos, sólo algunas frases cobran sentido y serán las que el artista rescata para construir la reescritura, dejando el resto intacto para someterlo a una nueva traducción una y otra vez.




En este procedimiento, el Himno va transformandose, mutando, pero manteniendo su sentido. El espíritu del texto sobrevive a las idas y vueltas y reencarna en una nueva forma.
Este gesto del artista implica extirpar estas combinaciones efímeras que tienen lugar en la “panza de la nube” y sacarlas del plano virtual materializándolas de manera contundente, en este caso grabadas en el piso de madera. Una forma posible de congelar-apropiarse-detener el tiempo de- un texto en constante metamorfosis colectiva digital.

El poema que Julián presenta en la galería Nora Fisch es uno entre miles de posibilidades. No es un texto cerrado ni definitivo, sino parte de un proceso en continuo desarrollo que dará múltiples y disímiles resultados.





De lo bajo a lo alto un pozo es hondo. Se distingue, no se mide. Nuestra mirada es profunda, lo hondo tiene mirada propia. Un canto se escucha profundo sólo por nacer en las honduras.


HONDURAS. Una reescritura del Himno Nacional Argentino

Sobre el trono de la tierra sube la nueva gloria nacional. El sonoro clarín subió a un trono de gran majestad y de un polo al otro, sonaba su fama. Es triste ver la paz con sangre y lágrimas. Marte mismo parece animar su nido de grandeza y revive el ardor y el esplendor de la guerra. La ira de los fieros tiranos y la envidia escupiendo bilis se ha extendido. Se los ve arrojarse con saña y devorarlo todo. Ellos entregan su orgullo al vil invasor, jurando su feliz libertad para sostener a los tigres sedientos de sangre. El eco de un trueno del sur, llega a la parte frontal de la unión y los brazos fuertes hacen polvo las dos paredes de piedra colonial. El soberbio dictador da signos eternos, diciendo que aquí, el
largo brazo del opresor, va a ganar con feroz orgullo. La infamia de sus banderas son la entrega de su pueblo como trofeo. Estados Unidos esta dispuesto a seguir compartiendo su conocimiento sangriento mediante la distribución de los campos de minas y de armas de gran alcance. Sus recomendaciones sirven para encontrar armas ofensivas. La zona de guerra llegó al sur, frente al muro de piedra. Las paredes pintadas con colores brillantes, son el grito de batalla, la propagación de la cólera. Se escuchó la rotura de las cadenas del estado y el grito de la igualdad de género. Los niños van a revivir la pasión de restaurar la gloria del pasado. Los campeones de la muerte han logrado ganar el juego de la vida. Son cambiantes las paredes de las tumbas y los huesos de colores brillantes están cubiertos con la manta térmica de la sangre. El consumo generalizado de malas noticias es una enfermedad tenaz y triste. El tirano va a ser visto como el asesino mas despiadado con el sombrero de la paz. Los niños pobres están en busca de signos de rabia en respuesta a las malas noticias. Estoy seguro de que hay muchos que están dispuestos a seguir compartiendo el humo sucio del extranjero. Los estadounidenses están definitivamente orgullosos con la determinación de mantener las colonias y gracias al dictador del brazo largo, el polvo opresivo, cubre la cara blanqueada de la vergüenza. He oído que amenazan al grito sagrado de la libertad en los templos gloriosos. Recién han coronado a
un nuevo campeón, que parece tener una enorme propaganda. La voz de su maldita bandera levanta la etapa mas brutal. Orgulloso ganador del reino y la gloria, prometió la felicidad y la libertad para mantener a los tigres sedientos. Eclosionaron todas las tumbas con sus huesos y el entusiasmo se ha transferido a la sombra. La sangre de la tristeza es la invasión del mal y el orgullo del rey. La tierra es tan sagrada como la libertad. Una nueva aristocracia con pié de león parece estar brillando junto con un nuevo sentido de la división creada en la superficie. El ruido de la resonancia de las cuerdas sigue llorando y tirando banderas como golondrinas, que cuelgan a lo largo de sus paredes. Los tiranos
enterrados por el movimiento angular han abjurado de la nueva alianza, ahora aman a su propio país, exacerbando la tensión mortal y sufriendo dolorosamente la opresión severa de la enfermedad. Los huesos tiemblan de pensar mas allá de las paredes, no se molestan en participar del dolor. El nuevo campeón solo parece tener voz para promover su maldito logotipo, su gran padre le enseñaba a repetir su nombre y a abrirse a la dignidad del mundo libre. En un nuevo y brillante acto de arrogancia, la antigua aristocracia tiene un nuevo trono y un nuevo contrato.




Hasta el 22 de junio de 2018 en Galería Nora Fisch (Avenida Córdoba 5222 - CABA)
Twitter: @Nora_Fisch
Instagram: @galeria_nora_fisch

compartir