Correspondencias trazadas entre la imagen y la palabra

“y ustedes por qué
son Escultores.
Porque gustan de abrazar.
Los pintores y dibujantes
gustan de la propaganda
en la Imagen.
¿Y los escritores? Son Escultores.
Claudia del Río 1



Amadeo Azar




Fernanda Laguna contó alguna vez que descubrió la poesía frente a la afluencia de imágenes
que llegaban muy rápido a su cabeza “como un caballo volador”. Si el reto era llevarlas a la tela,
esas imágenes “quedaban muy duras”2.


Fernanda Laguna


Así fue como la escritura representó un atajo para entrar en contacto con la materia expresiva a
través de las infinitas posibilidades que ofrece la combinatoria de las palabras y la imaginación. Y
esa combinatoria dio por resultado sus primeros poemas promediando la década del 90.

Claudia del Río suele decir que los escritores son “escultores”3 porque modelan con palabras y
construyen arquitecturas que corporizan los usos del lenguaje escrito y sus capacidades
expresivas.


Santiago Poggio


En esta escena contemporánea de correspondencias trazadas entre la imagen y la palabra, las
antiguas instalaciones de la biblioteca de la Facultad de Humanidades –hoy transformadas en las
salas del Centro Universitario de arte– se convirtieron en una nueva locación para desplegar la
producción de un conjunto de artistas de diferentes generaciones y tradiciones intelectuales
cuyas obras poseen una doble inscripción: visual y literaria.

Lxs artistxs-escritorxs ocupan el centro de este proyecto a través de la producción de textos
hechos de imágenes y palabras, plásticos y poéticos a la vez, inéditos y publicados, que se abren como senderos paralelos que en algún punto se tocan nuevamente. Y es la existencia de estos
textos la que nos permite imaginar un mundo de libros y bibliotecas.


Paula Massarutti


Un “vendaval de publicaciones”4 de artistas tradicionalmente vinculados al campo de las artes
visuales buscan saltar la barrera del campo específico en pos de nuevos circuitos donde habitar
otros tiempos y otros usos. El tiempo de los lectores, la larga vida de los libros y los encuentros
que provocan la palabra y el habla compartida.

Un museo como una novela eterna es una puesta en escena de ciertas estrategias productivas
que ocupan las ficciones literarias y que descongestionan la escritura de sus modos más
burocráticos y rutinarios. Lejos de los formularios, de las presentaciones, aplicaciones y esos
otros usos más protocolizados con los cuales los artistas visuales están cada vez más
familiarizados; esta exposición quiere convertirse en la autoafirmación de la fantasía y la
imaginación frente a la burocracia.


Fabio Kacero


Ante los discursos artísticos que procuran volver la obra enteramente inteligible y comunicable,
promovemos la autonomía y la opacidad de la poiesis frente al rigor y la claridad del statement, y la escritura como materialidad expresiva que permita vincular las diferentes órbitas de la obra de estos artistxs por medio de un sistema de correspondencias amplio y poco ortodoxo.

Buscamos movilizar algunas ideas poéticas que nos ayuden a comprender las razones por las
cuales lxs artistxs escriben, cómo lo hacen y por qué. Y para ello invocamos la imagen de la
“biblioteca fantasma” para montar esta nueva ficción que refrasea en su título la novela de
Macedonio Fernández,5 y que convierte a este espacio en un collage de registros visuales,
escritos, en movimiento y orales, en busca de un tiempo que supere la imagen, su aparente
transparencia y objetividad.


Leticia Obeid


Como una novela inconclusa e infinita, esta exposición recorre las páginas del dibujo al texto, del
lápiz a la tinta, de la mano a la máquina, del sonido al silencio, como un sistema de migraciones y
relevos mutuos que permite la vida paralela de estos mundos artísticos. Más que orbitar como
planetas solitarios, la escritura y la construcción de imágenes parecen fusionarse en una gran
argamasa indisoluble y sedimentada hace tiempo por capas y capas de trabajo artístico laborioso,
sensible y silencioso que vivirá eternamente en nuestras bibliotecas.

Jimena Ferreiro
Entre Buenos Aires y La Plata, entre abril y mayo de 2018


Alejandra Urresti




Inuguración Sábado 26 de mayo de 2018 a las 19 hs en el Centro Universitario de Arte de UNLP (Calle 48 N°575 entre 6 y 7)
Twitter @centrodearteunlp
Instagram centrodearteunlp



Participan
Amadeo Azar, Rö Barragán/Ilusión gráfica & Julieta de Marziani, Marcela Cabutti, Paula Castro, Silvia Gurfein, Guillermo Iuso, Roberto Jacoby, Fabio Kacero, Fernanda Laguna, Martín Legón, Nicolás Martella, Paula Massarutti, Leticia Obeid, Micaela Piñero & Las Pibas, Santiago Poggio, Milagros Rojas, Julián Sorter, Alejandra Urresti



Curadora: Jimena Ferreiro

Ver más imágenes de la muestra: Un museo como una novela eterna


IMAGEN: Fabio Kacero, Nemebiax (2000) Work in progress. Edición Ruth Benzacar Galería de Arte-Patricia Rizzo Editora. Buenos Aires, junio de 2004
1 Claudia del Río, En litoral y cocacola, Rosario, Iván Rosado, 2012.
2 Inés Katzenstein; “Fernanda Laguna. Central desde los márgenes”, en Otra Parte, n° 28, otoño-invierno, 2013.
3 Claudia del Río, Ikebana política, Iván Rosado, Rosario, 2016.
4 La metáfora corresponde al artículo que Gonzalo León publicó sobre el tema en el Diario Perfil (“El arte toma la palabra”, 29 de enero de 2017).
5 En 1967 Macedonio Fernández publicó su novela Museo de la novela eterna por el Centro Editor de América Latina.


compartir
Crudo