La jungla no es un lugar para el mono

La jungla no es lugar para un mono. Alejandro Taliano en Casa Doblas desde el jueves 19 de octubre de 2017 hasta el miércoles 15 de noviembre de 2017.
Texto curatorial de la muestra. Co-escrito junto a Raquel Masci

¿Qué papel juega el pulgar oponible en humanos?
Mejor respuesta Yahoo: “Conozco a personas que desgraciadamente han perdido su pulgar y han tenido graves
problemas de adaptabilidad al medio que los rodea y realizan sus funciones con su autoestima baja y con pésima
calidad en el desempeño de sus tareas.”

La valoración del solicitante es 4 estrellas de 5

El mono es un hombre y algunos hombres son monos. Todos los monos son monos. Lo mismo pasa con la ciudad, algunas ciudades son junglas, todas las junglas son junglas, algunas junglas son ciudades. Todas las cosas pueden ser una y otra cosa también, sólo es cuestión de modos y tiempos de clasificación.

Si un arqueólogo del futuro se encontrara con una de las piezas de Taliano en un basurero, ¿Qué conclusiones sería capaz de extraer de ella? ¿Acaso los hombres del siglo XXI se habrían dedicado a reunir objetos disidentes y disímiles por el procedimiento del atado con precinto? ¿Habrán estado de moda los anteojos rodeados de precintos que cubren una cara? ¿Qué forma habrá tenido esa cara? ¿Serán objetos que se diseñaron para sobrevivir a una peste? ¿Se tratará acaso de un rito satánico? ¿Qué utilidad habrá tenido un bastón capaz de extenderse un metro en su longitud? ¿Los cuerpos de los hombres se expandían sorpresivamente en medio en una rutina laboral?

Así como del mono venimos, mono somos. Imaginemos un escenario distante, un futuro muy lejano, ¿Cuánto de monos será visto
en nosotros dentro de 200.000 años?
Se dice que hace 195.000 existía vivo, y en uso, el cráneo que hoy conocemos como “Homo 1” y que se encuentra conservado y catalogado como tal. También nuestros cráneos, dentro de lapsos largos de tiempo serán encontrados y catalogados, seguramente más cerca del mono de lo que podemos pensar hoy. Es que el tiempo es una parábola, cuanto más tiempo pasa, más cerca está el tiempo del pasado, del tiempo del mono.
La desarticulación sociedad-naturaleza se da no sólo porque el hombre no es natural sino también (tampoco) porque el mono no es naturaleza en el mundo de hoy. Hace unos cuantos años atrás, no tantos como habrá visto pasar nuestro arqueólogo del futuro, Picasso compró obras de arte a un mono, el cual también fue admirado por Miró y Dalí, en su capacidad de pintar expresionismo abstracto. ¿Cuál será la diferencia entre Pollock y dicho mono en nuestro escenario del futuro? ¿Uno de ellos será olvidado? ¿Todas las obras de expresionismo abstracto serán atribuidas al mono por falta de archivos que comprueben la existencia de otros artistas?

Quizás en 15.000 millones de años encuentren el cráneo de Taliano, evalúen y digan, “aún no era humano”.

Pero atención! estamos frente a un escenario postapocalíptico y no es más que la actualidad misma. La basura del actual dice mucho, reúne infinitos virtuales diría Deleuze. Distopía. Duchamp, la rueda y el bastón ¿Cómo aplasta el tiempo la relación entre las producciones? Objetos que se distancian entre sí por un período de 100 años ¿Cómo son vistos dentro de 200.000? La rueda, ¿de Duchamp o de Taliano?

El tiempo aplasta al tiempo, achata las relaciones entre los objetos, clasificando injusta y violentamente, metiendo todo en una misma bolsa (atando todo con el mismo precinto).
Generar una confusión. El arte, tarde o temprano vuelve a la basura, a la tierra quizás. El arte de Taliano es un confundidor por excelencia. Dicen que hasta de Mozart la humanidad se ha de olvidar, si todo lo olvidamos ¿Qué recuerdos podRemos inventar?

Podemos pensar en un futuro donde todo haya cambiado, pero como dijo alguien, es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo. En todos los relatos del porvenir quedan anclajes, en el nuestro el modo de construir Historia no ha cambiado. Se seguirá investigando a través de los restos (basura) que deja la humanidad. Aunque, tal vez, el dejar falsas pistas logremos de algún modo peinar la historia a contrapelo.

La basura es el futuro. La obra de arte un sobreviviente.

compartir