“Pintura Mexicana” al explorar un catalogo bibliográfico universitario

Como artista visual y productora de imágenes pictóricas resulta interesante que al explorar un catalogo virtual con la simple frase “pintura mexicana “ se descubra la presencia y ausencia de mucha información para conocer y aprender. Por ejemplo que no existe ninguna enciclopedia reciente sobre pintura mexicana desde el año de 1979, en un lugar virtual de conocimiento como es un archivo bibliográfico universitario y en el caso en una línea historiográfica, hay una carencia de imágenes, detalles textuales y literarios sobre la década de los años 80s, 90s y lo que llevamos recorriendo del siglo XXI en la actualidad.



Otro punto interesante es que las mayores recopilaciones del discurso de cultura visual sobre pintura mexicana tiene que ver con pasadas colecciones particulares y del estado. Como fue el Banco de México y la colección Blaisten como ejemplos resaltantes. En el caso de la Colección Blaisten tenía un espacio de galería-museo en el Centro Cultural Tlatelolco de la también Universidad Nacional Autónoma de México, que por motivos del tiempo actual ya no existe para ver su basta obra pictórica y vuelve como en el pasado, solo ha exhibirse en ciertos espacios y en ciertos lugares; como son en países extranjeros ya sea Estados Unidos, Francia o España, que mirando el sistema bibliográfico universitario generalmente así es.

Viene al caso por ejemplo el comentario sobre una exposición de arte que incluye a México, y la carencia de línea historiográfica sobre hablar de pintura en México, el punto a destacar es el poco interés del estado en esta clase de consideraciones culturales, que nos ayuda a entender por que se complica el hablar de una línea continua historiográfica de la Pintura Mexicana.



En 1941, yo traía la primera exposición de la Oficina del Coordinador de Asuntos Interamericanos a Sudamérica, cuya primera estación era la Ciudad de México, y tuve problemas terribles, algunos causados por mi y otros por los mexicanos. El director de Educación Extraescolar y Estética, que era Javier Icaza en ese entonces, no fue de mucha ayuda […] la exposición estaba apoyada en un acuerdo entre las instituciones que la patrocinaban en varios países latinoamericanos y el MoMA. Era el acuerdo típico para estas exposiciones itinerantes: nosotros transportábamos las pinturas hasta el país, donde la otra parte las tomaba y pagaba por los gastos de montaje. Bueno, pues fue bastante difícil obtener dinero de México para el montaje, pues la exposición era muy grande…1

La gran mayoría de los detalles bibliográficos sobre compilaciones tanto de texto y de importancia en imágenes de Pintura Mexicana, tiene que ver más con exposiciones en España y Estados Unidos principalmente, gestionadas por personas de dichos países, y tomando en cuenta el poco interés del estado, entonces se vuelve más evidente el porque de la carencia de información bibliográfica recopiladora de una línea historiográfica.

También es importante mencionar que hay muy poca bibliográfica sobre intercambio cultural del tema “Pintura Mexicana” con otros países latinoamericanos como: Argentina, Chile, Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Cuba entre otros, donde la relación cultural, social y de definición es más similar. Con esto se evidencia el problema, de nuevo de hablar de una línea continua historiográfica de la Pintura Mexicana dentro de la Pintura Latinoamericana Moderna y Contemporánea. Este es un tema que actuales Historiadores del Arte en México y en Latinoamérica podrían explorar y desarrollar para los diferentes cuerpos colegiados y académicos de las distintas partes de America Latina.



Otro punto interesante es que el decir Pintura Mexicana, el tema muralismo mexicano es el que mayormente abarca dicho tema bibliográfico. En el caso de quienes tuvimos y tenemos formación académica de una escuela universitaria de Artes Plásticas y Visuales, así como en el desarrollo privado de las artes visuales, decir Pintura Mexicana y Muralismo son vertientes que se encaminaron por rumbos diferentes, ya que el muralismo esta más identificado con un supuesto aspecto “social” que termina definiéndose como un tipo de arenga política. Y la pintura mexicana o también llamada de caballete esta más identificada al coleccionismo en la venta de galería y en temas más hedonistas. Lo cual hace que los criterios de algunos especialistas en la Pintura terminen escribiendo y teorizando con visiones desiguales de lo que es hacer arte desde la pintura.

La historia del muralismo como tal tuvo un desarrollo aparte, El Muralismo Mexicano floreció gracias a los planes del Estado en el Poder de un momento en México que copiaron modelos de alineación exitosos de un muralismo colonialista, como fueron los sistemas de la Nueva España para “instruir a los indígenas en la nueva fe religiosa” y que dicho modelo funciono bien, el cual fue copiado al mirar por parte de los españoles misioneros, las pinturas que decoraban los espacios sagrados de los templos de la época prehispánica.

El muralismo tuvo su desarrollo más como una vertiente a parte del lenguaje de la pintura, se puede decir que se desarrollo junto a las vanguardias modernas y se transformo en otra cosa con la presencia de las neovanguardias posmodernas.

El muralismo en sus condiciones de desarrollo dependía prácticamente del sistema de apoyo y financiamiento por parte del estado, que vino a sustituir los antiguos mecenazgos por parte de la iglesia en la época colonial, y que posteriormente fueron desapareciendo estos apoyos estatales por el cambio al sistema neoliberal del estado y por la carente falta de necesidad por parte del desarrollo cultural para la sociedad, que convirtieron al muralismo en un legado si importante para el arte mexicano como una joya apreciable de una nación, pero que históricamente su desenlace es solo un recuerdo y no un aporte considerable al constante desarrollo que permita seguir explicando, definiendo y alegando a lo que es la Pintura en México.



Otro punto interesante a profundizar es ver que mucha de la bibliografía universitaria que esta almacenada en sus fichas tiene un gran porcentaje de autores extranjeros, algunos mexicanos y los propios artistas sobre muralismo, que es un tema- recuerdo, ya que las actuales formaciones de estudiantes universitarios de arte como constructores de cultura visual les llama más la atención medios de producción visual más inmediatos y con más repercusiones a nivel de masa como es: la ilustración, el comic, el videojuego, la animación y otros sistemas multimedia que producen más instantáneamente cultura visual, educación visual e información visual. Porque como decía a principios de los años del 2001 una teórica:

…Cuestionar los discursos basados en el progreso, la modernidad, la Revolución y la identidad nacional es posible cuando el futuro que prometían ya llegó, cuando el último límite, se instala en el presente cargado de las promesas incumplidas de todo aquello que no aconteció, es por eso que hoy, este discurso se puede someter a una evaluación y una valoración.
El invento de un paradigma de la historia republicana, revolucionaria y nacional, se agotó ante los cambios que la sociedad ha experimentado desde finales de la década de los sesenta, cuando se anunció el fin de la historia, se cuestionó la forma de escribir la historia del arte en la modernidad al tiempo que se puso en duda la ilusión de cientificidad… 2

Es importante el tema del muralismo dentro de la búsqueda en un sistema Bibliográfico Universitario porque nos ayuda a entender porque esta tan separado el encontrar materiales bibliográficos donde exista libros de obras relevantes de pintura por década por ejemplo. El muralismo mexicano nacionalista se volvió un monopolio visual en la pintura que opaco a otras manifestaciones pictóricas independientes a tal grado que podemos decir con seguridad que se convirtió en un fascismo cultural y de información sobre Pintura Mexicana. Ya que entre el hedonismo de ciertos grupos sociales de la cultura, de bienales hechas por fundaciones privadas, exposiciones de ciertos estados o gobiernos estatales por región y algunas investigaciones realizadas por ciertos grupos de investigadores de elite que por décadas fueron y son los mismos en curadurías o comisarías, que cuando desaparecen no hay teórico o especialista que sustituya su labor de escribir sobre La Pintura Mexicana hacen que no exista una línea continua historiográfica relevante en bibliografía.

La Pintura Mexicana externamente del muralismo, tiene artistas de la pintura que no han sido puestos en libros compiladores, por que en su momento y en la actualidad han rechazado primeramente los sistemas de pasados culturales relacionados con el tema “muralismo” primero con el desacuerdo en el discurso apoliyado de la pintura relacionada con el significado de lo dogmático de la religión judeocristiana católica en este “muralismo de iglesias” y posteriormente con el “muralismo nacionalista” de este estado- nación- gobiernos “modernos positivistas progresistas”. Como sencillamente explica Canclini:

La Teorización sobre el arte en la modernidad se fue haciendo como elaboración conceptual de lo enunciado por los sujetos creadores en las obras, siguiendo la lógica de clasificación y exhibición de los museos, o situando las exploraciones artísticas en los discursos nacionales. En las últimas décadas, la deconstrucción de la noción de sujeto, el cuestionamiento de las políticas museográficas y la erosión de las naciones por la globalización vuelven dudosos esos soportes empíricos e imaginarios de la reflexión estética.



Para concluir hay que resaltar las necesidades al ver un catalogo bibliográfico universitario cuando se busca “Pintura Mexicana”, la primera necesidad es que falta investigación por parte de la historia del arte mexicano sobre realizar una Enciclopedia completa, ilustrada sobre Pintura Mexicana desde los años de 1920 por ejemplo que es cuando se dan los grandes cambios a nivel universal en pintura de caballete que no es pintura mural. De ahí que sea fuera del muralismo, ya que este tiene mucha bibliografía y lo mejor para aquellas personas que somos estudiosas de la cultura visual es bibliografía complementaria donde las imágenes muestren la evolución del lenguaje pictórico como exploración y desarrollo de conocimiento para la pintura. La Segunda necesidad es que también falta una enciclopedia pictórica sobre las colecciones privadas y publicas sobre Pintura Mexicana, como un recuento amplio de lo que es la pintura de mitad del siglo XX y lo que lleva el siglo XXI con necesarios intercambios visuales con acontecimientos culturales como son las bienales a nivel Latinoamérica en países como es: Argentina, Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Cuba entre otros, ya que serán grandes aportes al conocimiento de la pintura por regiones de lo que es America para dialogar con otros entendidos del Arte en el mundo y donde la sensibilidad humana sea el aporte más valioso.

Lo que se pretende con esto, es despertar el interés tanto de la vertiente de quienes indagan la historia del arte, como quienes generamos artes visuales, que sigue existiendo campos del arte por explorar, por manifestar y por exigir conocimiento, independientemente de si ha muero la pintura o no, que ahora es otra cosa, si existe o esta presente o ausente.

Es por que la misma cultura visual se desarrolla de acuerdo las necesidades de quienes le dan vida o la dan por muerta. Y a pesa de que hoy vivimos una sociedad altamente saturada de imágenes, la pintura sigue siendo un lenguaje complejo por manifestar lo humano y como tal sigue, transfigurándose ya que entre un mar de olas de imágenes de representaciones y presentaciones donde se use las herramientas de pintura, la pintura se complejiza como un mutante que resalta entre esas olas de imágenes por tener un discurso propio que se alimento de los pasados discursos intelectuales de la Historia del Arte y como tal, necesita seguirse alimentando y en el caso de México, hablar de la Pintura Mexicana es un tema rico y fértil para alimentar el espíritu de la pintura como parte de las Artes Visuales.




González Mello Renato (1997) Entrevista a Stanton Loomis Catlin, “ Una Manifestación maravillosa de variedad ordenada humanamente en la naturaleza” Revisiones de la Historia del Arte en México, CURARE, Espacio crítico para las artes, 12 enero-junio, México, D.F. Sinaloa 251, Col. Roma, pp.97
Acevedo Esther (2001) “Hacia otra historia del arte” ¿Otra Historia del Arte, CURARE, , Espacio crítico para las artes, 18/19 enero-junio, México, D.F. Sinaloa 251, Col. Roma, pp.9
García Canclini Néstor (2006) “ Sin nación, sin sujeto, sin museos. ¿de qué hablar la teoría del arte?”, arte contemporáneo latinoamericano 2006, Universidad Autónoma del Estado de México, pp.71



Bibliografía
Dir. Debroise Oliver ( (1997) CURARE, Espacio crítico para las artes, 12 enero-junio, México, D.F. Sinaloa 251, Col. Roma, pp. 124
Dir. Debroise Oliver ( 2001) CURARE, Espacio crítico para las artes, 12 enero-junio, México, D.F. Sinaloa 251, Col. Roma, pp. 208
Coor. Villalobos Álvaro (2006) Arte Contemporáneo Latinoamericano, Universidad Autónoma del Estado de México, pp.265


por Mónica Itzel, 1 de Agosto de 2017
compartir