La reinterpretación feminista del verbo pintar

Autor de la reseñaSilvina Ghiselli, 14 de Julio de 2017
MuestraPintorAs
EspacioRuby
Artista(s)Verónica Di Toro | Valeria Maculan | Ines Raiteri | Paola Vega | Adriana Minoliti | entre otros
Técnica(s)Otras
Inauguración14-06-2017 19:00
Cierre22-07-2017 19:00
La muestra colectiva de PintorAs, “Cómo empezar un grupo”, inauguró el 14 de junio en Galería Ruby, y aún después de un mes no deja de convocar-nos.

No es sólo desde las obras en sí mismas que PintorAs sigue convocando, sino también desde las actividades que semana a semana se llevan a cabo junto a su exhibición; pero es sobre todo desde la propuesta conceptual que lo logra, explorando nada más ni nada menos que un tema tan controversial como lo es el del papel de la mujer en el mundo del arte. Si bien en los últimos tiempos la conciencia de género en las prácticas artísticas -especialmente en Argentina y Latinoamérica- se ha fortalecido muchísimo, queda bastante por hacer, y acciones como estas son las que permiten seguir avanzando.

El texto que acompaña la muestra hace hincapié en el perfil político-activista del colectivo PintorAs, en el feminismo que confían y por el cual producen, se autogestionan y, en definitiva, luchan. En vínculo con ello, “Cómo empezar un grupo” evoca a reflexionar sobre la pintura y la historia del arte desde el presente, mientras que en simultáneo lo hace en miras al futuro, hacia las generaciones venideras, que podrán tener un registro de estas perspectivas.

Curada por Carmen Ferreyra, "Cómo empezar un grupo" reúne 17 obras pertenecientes a 17 artistas mujeres: Verónica Di Toro, Florencia Bohtlingk, Silvia Gurfein, Diana Aisenberg, Déborah Pruden, Catalina León, Leila Tschopp, Carla Bertone, Claudia Del Río, Valeria Maculan, Paola Vega, Mariana López, Inés Raiteri, María Guerrieri, Graciela Hasper, María Ibáñez Lago y Ariana Minoliti. Entre otras, esta es la razón por la cual el recorrido es ambicioso, requiere de la atención y el detenimiento de el/la espectador/a en cada obra particular. Por otro lado, no hay sólo pinturas (es decir, también hay esculturas, instalaciones, obras objetuales y proyecciones), y esto también es provocador, interpela la concepción de lo que en la contemporaneidad se podría pensar al leer el término pintura y del verbo pintar.

Es importante, además, actualizarse sobre las actividades. Hubo actividades educativas, para colegios, actividades recreativas para público en general, y este sábado, por ejemplo, habrá una tarde dedicada a la proyección de cortos de artistas mujeres suecas y españolas, material inédito y quizás nunca vuelto a proyectar en Argentina.

Así PintorAs, desde la crítica y el feminismo, deja su huella sobre la historia del arte y la reinterpretación del pintar en la actualidad.

[PH: Guadalupe Alpuin]

Ruby (Av Forest 379, CABA)

compartir