Estado de la cuestión

Autor de la reseñaRamón H. Oliva, 26 de Junio de 2017
MuestraEstado de la cuestión
EspacioMundos Galería
Artista(s)Vanina Prajs | entre otros | Ramiro Sacco | Santiago Fredes | Javier Barrio
Técnica(s)Otras
Inauguración23-06-2017 19:00
Cierre23-07-2017 19:00
"Estado de la cuestión" es una muestra que reúne obras realizadas en una residencia artística en Epecuén organizada por la galería Ambos Mundos (San Isidro).

«Tal tempestad es lo que llamamos progreso.» Walter Benjamin

La historia de Epecuén es una historia salada. El pueblo quedó bajo el agua cantidad de años y hoy se conoce por sus ruinas blancas. Pero lo que compete y vuelve a reflexionar en el ámbito del arte es la problemática de lo bello y lo siniestro. Aunque hay más dicotomías, para no caer en la jerga “dialéctica”; confrontaciones de lo político y lo poético, de lo social y lo histórico, lo geopolítico y lo antropológico; confrontaciones que pueden remitir al palo kantiano y que habría que refrescar para poner en la bandeja el estado de la cuestión. La cuestión de cómo una situación -un acontecimiento- puede generar procesos creativos en una casa habitada por los Residentes. A eso llamaríamos una residencia artística.



Los artistas que trabajaron en la residencia de Ambos Mundos/Epecuén tienen una relación intrínseca con el presentimiento. De modo que residir implicaba un presentir.
Lo que hay que encontrar entre ambos actores -artistas y acontecimientos- es qué se dicen entre las dos partes y por medio del paisaje; que a la vez es “un paisaje que ha quedado” en medio de un paisaje histórico, un paisaje político. El arte contemporáneo tiene varias deudas con el paisaje. Pero el paisaje de Epecuén no es gratuito, ni bello. Esto da lugar al diálogo inevitable. La escucha de los artistas con la arquitectura de la desolación es la comunicación simbólica con la tempestad, con lo que tuvo lugar en Epecuén, aún como vestigio, aún como lo que resta y lo que todavía queda por ver. «No le basta al desastre; lo cual quiere decir que, así como no le conviene la destrucción en su pureza de ruina, tampoco puede marcar sus límites la idea de totalidad: todas las cosas afectadas o destruidas, los dioses y los hombres devueltos a la ausencia, la nada en lugar de todo, es demasiado y demasiado poco.» (Maurice Blanchot, La escritura del desastre). Es una mirada que no basta, no basta con la ruina.



Algo de esto, y también como vestigio, como umbral, es lo que se ve en la muestra “Estado de la cuestión” en la galería Ambos Mundos. Ellos afirman la presencia de lo fragmentado como un paradigma creativo y de un tipo de poética que comparte un modo de construcción y deconstrucción con el estado de cosas. En tanto los elementos empiezan a ser restos, en el orden de lo fragmentario, todo puede residir; lo que viene después puede ser presentido.



El umbral que caracteriza el espacio estético comienza a ser poseído por la tempestad melancólica de la ruina, la espuma que lo abarca, los fragmentos que lo expanden. El hombre ante el infinito celebrado por Pascal es el hombre ante la poesía. Ojo, para Aristóteles la poesía es más profunda y filosófica que la historia. Hay que pensar o preguntarles a los que residen allí, cómo se ponen en juego estos dos abismos, lo que ocurre, lo que tuvo lugar en Epecuén y lo que tiene lugar en la obra. Recuerdo una cita de Eduardo Chillida que decía sólo si somos capaces de habitar podremos construir.

Ramón Hache Oliva
2017



Artistas Participantes: Antonella Andreoletti, Alberto Brescia, Eduardo Saubidet, Javier Barrio, Lucila Guerrero, Marcos Facio, María Villanueva, Ramiro Sacco, Santiago Fredes, Vanina Prajs, Vicente Maccelari



La muestra permanecerá hasta el 23 de Julio de 2017

compartir