Señaléticas de una multitud marico-sudaka

Por
En Multitud Marica conviven artistas y activistas de ocho países latinoamericanos, conmemorando los 45 años de existencia del Museo de la Solidaridad Salvador Allende y orientándose al ámbito de actuación de la relación arte-política.

Con el solo rumor de que se inaugura una muestra llamada Multitud Marica. Activaciones de archivos sexo-disidentes en América Latina, ya se pueden entretejer multiplicidad infinita de colores, texturas, olores, historias e ideas. Sin que este torbellino se vea detenido, es de vital importancia haber podido conversar con Francisco Godoy Vega y Felipe Rivas San Martín, curadores de la muestra, quienes lejos de impedir el flujo de interpretaciones permiten encausarlo y ensalzar su sabor.

Para comenzar, en vínculo directo con el contenido, Francisco y Felipe dicen: "entendemos esta exposición como una intervención o una ocupación del museo. Nos interesa articular formas de afectación de los espacios, con pequeños gestos como –más allá de la muestra- el de la señalética de los baños del museo. El baño de hombres quedará con señalética "para mujeres" y viceversa. Ambos espacios arquitectónicos (baño de hombres o de mujeres) sólo se diferencian por el dispositivo del urinario. En esta muestra el baño "de mujeres" tendrá urinario, que además de ser un dispositivo heteronormativo que marca la diferencia sexual socializada, es un elemento significativo de la historia del arte. Veremos qué pasa con eso".



Lxs artistas y activistas de los ocho países latinoamericanos que conviven en Multitud Marica son Cuds Chile (Chile), Pêdra Costa y Taís Lobo (Brasil), Pao Lunch (Argentina), Erwing Szokol (Paraguay), Hector Acuña /Frau Diamanda (Perú), Leticia Rojas (Ecuador), Elyla Sinvergüenza y Miranda de las Calles (Nicaragua), y Lia Garcia (México). Como se mencionó, lo hacen conmemorando los 45 años de existencia del Museo. En este sentido, los curadores afirman que "en este caso ya no se trataría entonces, exclusivamente, de una memoria allendista del pueblo, sino de un desplazamiento a las memorias micropolíticas del cuerpo."

En cuanto al criterio curatorial, Felipe y Francisco comentan que su principal criterio fue político-afectivo. "Decidimos trabajar con un grupo de agentes que comparten el hecho de ser a la vez artistas y activistas, algunxs también investigadorxs, y todxs latinoamericanxs. Todas las obras que se presentan son nuevas producciones pensadas para esta muestra. Estos agentes son parte de una generación más implicada con las políticas contemporáneas de disidencia sexual, que se han articulado en estas geografías desde la década de los dosmil. En general son agentes más cercanxs a nuestra generación. Queríamos proponer esta muestra como un ejercicio de toma de posición desde la disidencia sexual, pero haciendo que esta disidencia sexual más reciente reconociera sus propias historias, memorias y genealogías situadas, para romper un poco con cierto fetichismo de "lo nuevo" que marca muchas retóricas queer. Nos parecía importante desmontar esa linealidad temporal que ordena la relación entre pasado, presente y futuro".



Finalmente, pensando en los efectos y funcionalidades de la muestra, los jóvenes curadores expresan: "para hablar de disidencia sexual quisimos distanciarnos del espacio de la "representación" de las "diversidades" que ha estado vinculada a las políticas de visibilidad lgtbi, para situarnos desde un lineamiento político que propone activar unas memorias (historizadas y/o ficcionalizadas). En este sentido pretendemos producir un efecto de distanciamiento a la vez que de promiscuidad con el museo: habitar un espacio, que "imite" al cuarto oscuro maricón, العناية بالبشرة que rompa con esa relación distanciada entre ciudadanx y obra que ha sacralizado el cubo blanco del museo occidental. Lo marica sudaka es también un distanciamiento con la homosexualidad occidental. Claramente, para nosotrxs, esto pretende recuperar otras formas de conocimiento: conocimientos afectivos y afectados, relaciones promiscuas con la religiosidad, el travestismo, el archivo”.

Fuente fotográfica



Museo de la Solidaridad Salvador Allende
Av. República 475 - Santiago Centro, Chile
@mssachile




compartir