Casa Tomada por el Arte Empoderado

Casa Tomada. Romina Orazi, Lucas Di Pascuale, entre otros, Sofía Durrieu, SonidoCínico en Casa Nacional del Bicentenario desde el jueves 11 de agosto de 2016 hasta el domingo 18 de diciembre de 2016.

“Arte es el espacio donde se interrelacionan saberes que de otro modo nunca se cruzarían.” Chus Martinez



En algún momento de agosto los artistas hicieron propia a la institución, habitaron sus tres pisos y, en los rincones y pasillas de las salas montaron talleres activos.

Así apareció el título que nos recuerda a uno de los cuentos de nuestro hermoso Cortázar, “Casa Tomada”, la irrupción e intervención en la Casa Nacional del Bicentenario que cuenta con una cantidad infinita de figuras como hacedores artísticos. Para comprender su lógica hay que tener en cuenta tres factores fundamentales: la toma de un espacio como acción discursiva, la circulación que mediatiza el hecho y lo que va sucediendo detrás de esas paredes bicentenarias con el transcurrir de los días.

Cuando leí en las crónicas de los trabajadores cómo a comienzos de dicho mes se fueron instalando estos “Artistas, músicos, arquitectos, performers, [quienes] comenzaron a venir regularmente a hacer aquí sus cosas”, decidí ir hacia esa casa dinámica y despojada de su habitualidad. “Nos decían que para ellos la Casa tomada era una casa abierta al barrio”, comentario publicado en El Diario de la Ocupación.

Al llegar presencié la convivencia entre lenguajes y una vasta exposición de conceptos que atravesaban desde temas políticos, inmigratorios y de medioambiente hasta la réplica como resignificación.

Acá todos eran figuras relevantes, operarios expresivos y sensibles que intervenían el edificio con sus prácticas heterogenias chocando y replanteando para dejar de lado lo obvio. Lo que hace imposible prever qué va a pasar, porque en cualquier momento uno puede ser interpelado por estos agentes y sus producciones.

Este rasgo efímero e imprevisible salta de evento a evento dejando entreabierto una porción de lo que nuestra contemporaneidad es. Mismo la acción de llegar a transformar al espacio y sus trabajadores, a los artistas con sus determinadas creaciones como cualquier usuario concurrente, en órganos que conforman este cuerpo mutante como obra estética y de protesta.

“Casa tomada” como ensayo para utilizar, producir y exponer sesiones enteras de arte, muestra jornada tras jornada la urgencia en toda significación sostenida por la materialidad de objetos, sonidos o palabras, ya que la acción de apropiarse de lo ajeno y poseerlo por un tiempo determinado nos habla sobre la necesidad de un algo.

Esto lo observamos a través de la multiplicidad de prácticas contemporáneas que se plantan en sus respectivos sectores, reivindicando su labor con toda la libertad de elegir cómo y dónde trabajar y, por defecto, denunciar lo alienante del capitalismo.



“Acción autónoma de productores semióticos liberadores de la sumisión al trabajo”, algunas de las tantas palabras sobre paredes que encontramos al recorrer el espacio.

Por eso mismo, llegamos a ver una toma consciente en cuanto a la fragmentación del espacio y la reubicación de los artistas, para que opere como plataforma funcional a un taller y/o sala expositiva.

Dicha capacidad permite tejer relaciones y hacer de un lugar inanimado, algo vivo que respira y estetiza el desarrollo de la producción, las horas de taller, los materiales precarios y la impronta revolucionaria. Así es como la acción, es el objeto primario que reconfigura este fenómeno (como hecho social).

Y no hay que olvidar el posible sentido entorno a qué se está apropiando. Es decir, el exponer, tomar un lugar referencial como lo es la CNB y elegir sobre el destino de la vocación que constituye en algún punto a la persona, ¿no es tener una postura activa ante la historia, apropiarse de ella y reconstruirla?

A veces es necesario cuestionar las relaciones y entidades. Ellos lo muestran con la descontextualización que surge de cada pieza de material rudimentario que podría vincularse con una suerte de artesanado, situada a lo largo de los 3 pisos de sala expositiva.

Justamente esta ambigüedad - tan del postmodernismo - entre espacio legitimador y cuestionado, nos exige ser conscientes para poder elegir el qué leer, esto quiere decir que el mero hecho de generar un proceso de reflexión, hace que debamos salir de la zona de confort y pensar, responsabilizarnos de lo que queremos y plantarnos bien firmes en ese lugar.

La fecha de desalojo será en algún momento de diciembre del 2016.



Entre las figuras que participan en “Casa Tomada” se encuentran:
Alan Courtis, Alejo Moguillansky, Alejo Wilkinson, Archivo Puerto Piojo, AVH, Carolina Andreeti, Bernardo Clausi, Biblioteca Popular Ambulante, Bustos + Galay, Casa de la Paz, Ciro Múseres, Claudia Cortínez, Club del Super 8, David López Mastrangelo, Elena Dahn, El Rancho Urbano, Ernesto Romeo, Fabro Tranchida, Federico Luna, Fernando Brizuela, Gabriel Baggio, Gabriel Chwojnik, Gabriel Saie, Gabriela Pulopulo, Informe Capital: Karina Granieri y Alicia Herrero, Javier Plano, Jésica Josiowicz, Jimena Croceri, Jorge Crowe, Juan Gugger, Julián D’Angiolillo, Julia Cossani, Leila Córdoba, Leonello Zambón, Lisandro Alonso, Lisandro Rodríguez, Lucas Di Pascuale, Luciana Acuña, Luis Terán, Luján Funes, M7Red, Martín Seijo, Matías Ibarra, Manuel Osorio, Matthieu Perpoint, Mil Focos, Nair Noronha, Pablo Méndez, Romina Orazi, Roger Colom, Rodo Túnica, Sebastián Firedman, SonidoCínico, Saya Sathya, Sofía Durrieu, Sofía Mazza, Sonidos Mutantes, TAPP, Telescuela Técnica, TRRUENO, Verónica Gómez, Yaeltex, Yaya Firpo.

CNB Casa Tomada – Diario de la Ocupación

Podes seguir todas las actividades que se realicen en Casa Tomada en Facebook



El martes 8 de noviembre de 2016 desde las 14:30 hs se realizará anunciaran los seleccionados del Premio Bienal Premio Fundación Medifé Arte y Medioambiente. Del 8 al 10 de noviembre serán las jornadas de actividades con entrada libre y gratuita




Casa Nacional del Bicentenario

Riobamba 985, CABA
@CNBicentenario

compartir