Matías Ercole en Miranda Bosch

Mientras tanto, en un universo paralelo …



Seguí pensando título, a ver qué te parece… “Victoria sobre el Sol”, ¡chan! ¿Qué onda, qué te parece?

Mm no sé… Con las obras que vas a presentar, sol y sol, así, no sé… medio raro. Que el sol, que el eclipse, pura ampulosidad, puro merengue, ¿no? ¿No sería demasiado? Es el título de la primera ópera futurista en la que Malevich mostró su cuadrado negro sobre blanco como parte de la escenografía. 1915. Por lo que leí tiene que ver con el triunfo sobre el pasado, el Romanticismo puntualmente, que equivalía la belleza con el Sol. Con algo de eso me identifico, el uso del negro y cierto romanticismo minimal, jaja. Total. Me acuerdo de las clases del IUNA que hablaban del suprematismo, y cómo proponía dejar de lado la imitación de las formas del mundo que nos rodea como camino a los sentimientos ¿o algo así? Y por eso la abstracción. Malevich había propuesto su cuadrado como equivalente a los íconos religiosos tradicionales ¿no?, relacionándolo directamente con lo divino… Sí, hay un par de puntos de contacto entre su famoso cuadrado y tus obras, pero bueno, vos no estás trabajando solo eso. Lo enorme, lo sublime, la naturaleza, la voluta, lo barroco, los objetos. Imaginate lo que debe haber sido esa ópera… Pero si no ubicás en seguida la historia de ese título es… polémico. E incluso sabiendo ahora esto que me contás, te deja muy anclado en ese punto y evento de la historia del arte, justo ahora con la muestra en la Fundación PROA de Malevich, no sé, me hace ruido. No sé si da para usar esa frase como título.



Pero bueh, ¿qué onda el tercer espacio? A mí me copa el cuadrito remix de Friedrich, pero sin la luz, creo. Se la banca solo, es como una imagen que puede sintetizar toda la muestra. Es más, re puede funcionar para el flyer. ¿Lo seguiste? Solo vi una foto por Whatsapp que me pasaste hace mil.

No, no lo seguí. No sé qué haceeeeer. Estoy deprimido. Como que tengo miedo, hace mucho que no hago una individual en la galería. No puedo dejar de pensar qué van a opinar de lo que voy a mostrar. Que es todo una canchereada seguro. Es imposible que tus búsquedas le interesen a todo el mundo, entonces para qué preocuparse de la opinión de los demás. Ya sé que no es lo importante. Siento que el piso de arriba y el espacio de la cortina funcionan, pero ese tercer espacio, lo que tenía pensado para ahí, no me gusta nada ahora, ¿lo de los cuadros con mis imágenes? ¿Las frutas? Creo que no. Que no van. Ya estás como en mil diferentes y eso le quita fuerza a lo demás, puede quedar muy carnaval. Igual, no vi todo terminado. Estoy hablando desde lo que yo imagino que vas a hacer, jaja.



Entonces. Recapitulando. El primer espacio para mí funciona muy bien, con la pintura en la pared, el dibujo negro y la cortina. Me gusta cómo se va a ver desde afuera la galería, aprovechando la vidriera esa gigante que tiene y después la situación cuando entrás: el juego de la habitación como con la luz proyectada que se hace material y el dibujo tomando cuerpo, obturando la imagen de atrás y que a su vez ya es un link con el piso de arriba, ¿no? Sí, igual estuve pensando que tal vez deje ese dibujo sin imagen. Estaba mirando el que estaba haciendo para ahí y lo sentí superfluo, forzado. No quiero que sea irrelevante. Me parece que puede funcionar incluso mejor ese espacio si a la imagen de atrás la tapa el rectángulo negro pleno.

Re. Mejor. El otro día pensaba que esa obra, la del piso de abajo, y se me linkeaba con una de la residencia de Palermo esa de la casa enorme que iban a demoler, hace unos meses, ¿la viste? Que sacó el techo de una habitación de la casa y podías ver el cielo estando adentro. ¿Por? Hay algo de contemplación intensa en ambas, me parece. Un espacio preparado para que quien entre vea una situación falsa, construida y, en su evidente honestidad, ¿te ofrezca un momento de silencio e introspección?

jajajaja… ¿Estás seguro que éste nos deja bien? Sí, sí, ahora dobla y ya agarra por abajo.

Puede ser. Me interesa eso de la puesta en escena. Por eso me parece que esa parte está ok. Creo que la tela va a quedar divina además. Como objeto. De ahí, escalera y entrás en la segunda situación que es más oscura, negra. El otro día cuando pasé por tu taller y vi la obra techo, había algo de la no direccionalidad dentro del dibujo, una organización más caótica que la de las imágenes que venías trabajando, que no hubiera abajo y arriba, que me pareció spot on, muy preciso. Va a potenciar el montaje que tenés pensado, además de los pequeños detalles fragmentarios extrañados que ingresaron acá y allá dentro de la imagen. ¡Como los frescos del renacimiento! Que tienen esas imágenes súper intensas en los techos de las habitaciones que decoran. Capilla Sixtina y esas cosas. Es que son obras que se vuelven arquitectura, pensándolo incluso desde un tema de escala y posición, simplemente: es como la diferencia entre lo bello y lo sublime. Un tema de escala. Si un cuadro entra bajo el brazo, es un objeto. Si obstaculiza tu visión completa es pared, o techo. Creo que todo el arte contemporáneo está atravesado de una u otra manera por cierta inquietud de pensar el espacio. De hecho se dice que cuando Malevich colgó su cuadrado por primera vez estaba alto en la esquina de la habitación, a cuarenta y cinco grados, ¿no? Y que ésa fue la primera instalación. Pero me da la sensación de que por el tamaño que van a tener estas obras, eso se va a sentir mucho más claramente en el cuerpo. El cuerpo de los dibujos está tomando protagonismo en esta muestra. Se van a ver los objetos crudos, los bastidores, los anchos, los pesos… Van a dejar de ser imagen etérea y se van a plantar con fuerza en el espacio, confrontando al espectador, afirmando su existencia, no dejando que nadie los ignore en busca de una copa de vino o por saludar a un amigo.



Claro. Presionaste el centro de tus dibujos hasta que los diste vuelta y todo se expandió. O romper un huevo. Potenciando lo sensible y abriendo el campo de juego a ver qué pasa. ¿Ves? Esa es otra razón por la que no me copa el título ese de la victoria: creo que tendrías que abrir, más que cerrar y poner un significante tan contundente de la historia del arte. No me parece que haya mucha relación real con las búsquedas del suprematismo. Es más, los puntos en común que tenés son áreas de interés que atraviesan toda la historia del arte e incluso del ser humano. Así como podemos hablar de la búsqueda de Malevich, también está así al toque Rothko, 2001, Sugimoto, Marie, Macchi, ese Violette que te copa, mil más. Bueno bueno… todos robamos. Creo que de alguna manera estoy haciéndome cargo de esa energía que me interesa. Obvio. Hay que hacer un refresh al navegador. Ya sabemos que la innovación en el arte no tiene lugar. Parecería ser que pidió asilo a la técnica y tecnología desde hace un tiempo ya.

Volviendo… el espacio de arriba, el gran negro, tiene tres actos, ¿no? El techo, la segunda obra que cuelga más baja, en ángulo, liberada totalmente de la arquitectura, sea pared, sea techo, sea piso. Y cerrando el recorrido, la última obra encajada debajo del balcón del entrepiso: hasta ahora las obras y la arquitectura estaban en sintonía, trabajando juntas. Pero en ésta, la relación se tuerce: presionar y crear abismo a partir del objeto mismo. Sentir una caída al vacío en la boca del estómago. Es muy raro trabajar así, como a ciegas, muy distinto al dibujo o pintura en el taller, que podés recalcular mil veces en la intimidad. Siempre está el momento de pasar del taller al espacio de muestra y ver qué tal quedan nuestras ideas en la “realidad”. ¡Pero claro que esto es definitivamente más extremo y excitante! En todo caso, ya no hay tiempo para dar marcha atrás, así que mejor confiar en que vas a aterrizar del otro lado sano y salvo.

Igual estoy entusiasmado. De ver concretadas ideas que están dentro de mi cabeza desde hace mucho tiempo ya. Muchos solo ven paisajes en blanco y negro en las obras que vengo haciendo. Pero para mí hubo cambios radicales a lo largo de estos años. Supongo que es más simple englobar lo que hago bajo ese rótulo en vez de tomarse el tiempo para mirar de nuevo. Esta vez va a ser como Testino. In. Your. Face.

¿Ya estamos llegando, no? ¿Es ésta?
Sí, PROA es la próxima.
Toco timbre entonces. ¿Hoy es el día gratis, no?
Dale… Creo que fue ayer
¿Posta? [Suspiro]

Laura Ojeda Bär – octubre 2016 – Buenos Aires


La muestra inauguró el 18 de octubre de 2016

Miranda Bosch
Montevideo 1723
CABA

compartir