Vulnerar lo íntimo

Miles de millones. Diego Alberti en Alpha Centauri desde el miércoles 20 de julio de 2016 hasta el domingo 25 de septiembre de 2016.

Diego Alberti, quien recientemente ganó el 1° premio en la Cuarta Bienal Kosice, presenta su primera muestra individual Unidad Luz – Informática de piezas, instalación y objetos lumínicos. Un proyecto complementario que dialoga en dos exposiciones simultáneas, una de ellas inaugurada el viernes 8 de julio en Espacio Pla y la otra el miércoles 20 del mismo mes en Alpha Centauri.

No es difícil familiarizarnos con sus obras, ya que proliferan en un sinfín de formatos que se encuentran en contacto directo con lo que viven más de un cúmulo de jóvenes millennials. Estos, el video, la música electrónica, las artes escénicas o la programación de video juegos, son parte de su universo creativo que surge a la hora de producir contenido artístico, como también ocupan un lugar característico en nuestros hábitos que, como diría un amigo, son más adictivos que una mera costumbre.




ARTISTA, DOCENTE Y PROGRAMADOR

Alberti tiene una extensa lista de espacios en cuyas salas se expusieron sus obras, registradas de por vida en la retina del usuario y, claro está, en las redes: Museo Juan B. Castagnino y MACRO de Rosario, Centro Cultural Recoleta, Centro Cultural San Martín y Centro Cultural de España de Buenos Aires, Museo de Arte Contemporáneo de Bahía Blanca, Museo Municipal de Arte Ángel María de Rosa de Junín, Medialab Prado de Madrid y FILE Festival de San Pablo, entre otros.

Estudió diversas carreras en la Universidad de Buenos Aires, pasó por Diseño de Imagen y Sonido, Diseño Gráfico y también Diseño y Urbanismo. Pero su participación en tres talleres en particular (Taller Interactivo del Espacio Fundación Telefónica, Taller de Proyectos del Medialab del Centro Cultural de España en Bs. As. Y el Taller AVLab del Medalab Prado de Madrid) finalmente terminarían relacionándolo con las artes electrónicas iberoamericanas, dándole la oportunidad de explorar materiales, modelos de producción y formatos.



CONÓCETE A TI MISMO / NADA EN EXCESO
Espacio Pla

Curaduría de Silvana Spadaccini



Con Conócete a ti mismo / Nada en exceso, el espectador puede observar cómo a través de seis dispositivos lumínicos controlados por computadora, se generan piezas que evocan paisajes mutables, exponiendo fenómenos de la naturaleza y evidenciando con sus variantes, ciertos principios en común correspondientes a un sistema artificial y otro orgánico: el tiempo, el movimiento y lo cíclico.

Esta estructura de dispositivos muestra una co-dependencia en su existencia, y una instancia de poder y glorificación producto de lo creado. Porque el hombre con las herramientas tecnológicas es capaz de producir hasta lo que “debería” estar fuera de sus manos, por ser creación de algo que en términos románticos lo sobrepasa. Esto me recuerda a la famosa frase que tuvieron en común Nietzsche, Hegel y Dostoievski “dios ha muerto”, y si lo tomamos en el sentido más literal, se podría decir hoy en día, que no falta poco para que el hombre ocupe su lugar.



MILES DE MILLONES
Alpha Centauri
Curaduría de Merlina Rañi

Mientras que Miles de millones da un paso hacia uno de los tantos funcionamientos sociales (rasgos sistemáticos y estructurales de la personalidad humana, causados por el sistema), profundizando en los intereses que emergen en cuanto aparece la información y las relaciones de poder, no solo en posiciones jerárquicas sino también con sus pares.

Ya no estamos únicamente bajo la vigilancia de un otro, sino que hay una auto-exposición que parte de nosotros como una suerte paradigmática de la época. Pero a su vez, ese gesto es una necesidad social de permanencia aunque sea instantánea dentro de un sistema, el famoso “ser parte de…”.

Lo que tiene relación con la falsa sensación de privacidad y el deseo absurdo de obtener un secreto ajeno, una cierta información que por efecto ejerce poder sobre el otro.

Parte de estas reflexiones revivieron cuando presencié la charla abierta sobre arte e informática que contó con Alberti, Emiliano Causa, Marcos Diez, Kragen Javier Sitaker y Guido Corallo, organizada en el marco de la muestra.

Al terminar esta hora y pico de desglose de conocimiento, y ya a punto de arrancar una prueba de sonido en la habitación de al lado (por parte de la banda que iba a tocar esa misma noche), subimos las escaleras que nos llevaban hacia la obra.

Una instalación compuesta por 8 paneles hechos a mano (representantes de 128 bits) haciendo alusión a la memoria de ferrita, y un dispositivo que genera dichos bits al azar, los prueba y los circula.Estos valores que se van produciendo “están sonorizados, se encuentran mapeados a una frecuencia. Lo que produce un sonido constante y aleatorio” comenta Alberti.

Miles de millones viene a ser una carta encriptada con algoritmos que se usan en los sistemas de seguridad. Donde la máquina intenta constantemente probar todas las posibilidades, con la intención de encontrar la clave para desencriptarla, lo cual termina siendo imposible, ya que el tiempo que requiere para descifrarla asciende a “miles de millones de años”, agrega.

La memoria también es un tema transversal en la obra, aparece mediante el registro momentáneo, en el dispositivo, de las últimas 8 claves que se fueron probando.

Aunque como reseñista no debería ser parcial, personalmente ambas muestras me resultaron muy interesantes. Diego recrea sistemas ya sea naturales (Conócete a ti mismo / No excesos) o sociales (Miles de millones) provocando en paralelo la observación de deseos que intentan mantenerse ocultos, vinculados con el dominio y el control, o la carencia de estos y, por deducción, el ideal colectivo: tener acceso a la información sin censura ni restricciones.

Con lo último me refiero a lo que hablaba al comienzo sobre lo exhibido en Alpha Centauri. Un supuesto intento de vulnerar lo íntimo, secreto y encriptado, lo cual a través del cuestionamiento de esta acción se expone su opuesto, tal y como dije con anterioridad, la libertad de información donde si todos tenemos conocimiento sobre ella, no hay quien obtenga un poder para posteriormente controlar/vigilar.

Por eso mismo, pensar sobre el presente y su (quizá) desconcertante destino es inevitable (e inquietante), cuando de repente te das cuenta que “hablar de computadoras – palabras del artista en medio de la charla – es hablar de la vida”, y lo que pasa en un plano virtual, en diferentes niveles, también termina siendo real en uno material.



La muestra "Miles de millones" se podrá visitar hasta el 25 de agosto del 2016.

ALPHA CENTAURI
Aguero 793 1º piso - CABA
JU - SA de 18hs a 21hs
alphacentauri.gal@gmail.com
alphacentauri-art.com

compartir