Marrone, Magnin, Salvo, Ercole en el Centro Cultural Recoleta hasta el 31 de julio


Matías Ercole. Te creo, te destruyo
La muestra está conformada por una serie de dibujos que se rebelan contra su lugar tradicional para conquistar el espacio de la sala. El artista plantea un interés en pensar aquello que no es natural ver. Se detiene en ese momento en el que algo impensado se presenta como posible.
Las obras de Matías Ercole surgen de las tensiones entre "lo imposible-posible", y abordan esos límites donde la representación linda con la abstracción. Una imagen bloqueada, vacía, negra, que rompe el hechizo verosímil de la mimesis, buscando involucrar la experiencia del espectador, inquietarlo.
El dibujo aparece como un terreno donde nuevas concepciones de lo natural toman cuerpo y entidad real, pensando esta “mentira visual” como otro punto de vista, o como una nueva posibilidad. Una unidad aparente, rota, que se desintegra en fragmentos y se reconjuga para repensar lo ambiguo.

Apoyatura curatorial: Sol Ganim




Gabriela Golder. La tierra tiembla
La propuesta de esta artista se construye entre el relato y la acción. Un circuito dialéctico por obras en video y videoinstalaciones que recorren imágenes dantescas y serenas, repletas e ilusoriamente vacías y calmas. Una disección de gestos y textos.

La muestra está atravesada por un estado de tensión. El movimiento es feroz pero apenas perceptible. El sosiego absoluto antes del desastre. Los cuerpos son apenas figuras, son muchos y no hay espacio físico de referencia. Un paisaje en tensión que reconfigura un posible territorio en el que todo pareciera estar a punto de eclipsar.

Entre las obras de Golder está la videoinstalación Ensayo para Ulrike, en la que dos niñas de once años leen una adaptación del texto “Yo, Ulrike, grito”, de Darío Fo y Franca Rame, que narra la situación que vivió Ulrike Meinhof, presa en una cárcel alemana entre 1972 y 1976.​





Hernán Salvo presenta una serie de objetos realizados en madera; cajas con formas de prisma, que en su interior, resguardan pequeñas construcciones escénicas. El
hermetismo de estas cajas no es total, ya que en los laterales de cada prisma existe
una abertura tipo cerradura que nos permite acceder al interior y transitar con la mirada
por estos espacios internos.

El artista nos propone una observación de la realidad cargada de simbolismo. Los
elementos que conforman estas escenas, que pueden ser pasillos, puertas, corredores,
universos, son situaciones que nos transportan y nos confrontan con diferentes
La cerradura nos invita y obliga a espiar y la curiosidad que conlleva este acto nos
permite indagar y hasta de alguna forma también encontrar la llave al misterio que se
esconde por dentro y detrás de cada escena.

Las cajas son de un tratamiento muy refinado. Por fuera son de madera lustrada de
una terminación impecable y por dentro el cuidado en los detalles en la escena, hacen
de estas obras objetos sensuales e inquietantes.



Magnin (Prometeus): "Bonheur 4" y "bonheur 1"
La instalación toma como base visual y conceptual el primer minuto de la película Sans Soleil (1983), del director Chris Marker. Es un trabajo in situ que consiste en una impresión fotográfica de 20 metros que ocupa el largo de la sala haciendo referencia al timeline original del film, a la disposición y características del espacio.

Esta primera parte de la película plantea la idea de una situación que para el narrador representa la felicidad y la sitúa al comienzo del film entre imágenes negras. Los momentos de extrañeza y oscuridad que se filtran en los momentos de felicidad y cotidianidad es la idea que se instala en Bonheur.

Para esta obra, la autora toma el concepto de unheimlich, del filósofo decimonónico Friedrich W. J. von Schelling que describió lo extraño-inquietante como aquello que debía haber quedado oculto, pero que no obstante se manifiesta.



Gustavo Marrone


La inauguración se realizó el 23 de junio y se pueden visitar hasta el 31 de julio


CC Recoleta
Junín 1930 CABA
@CentroCRecoleta

compartir