Blinde Klippe de Rosana Simonassi en RO

Blinde Klippe. Rosana Simonassi en RO - Galería de arte desde el jueves 22 de octubre de 2015 hasta el viernes 11 de diciembre de 2015.

Sobre Blinde Klippe de Rosana Simonassi por Valeria Gonzalez

Las primeras fotografías tenían aura, sentenció Walter Benjamin, el creador de ese concepto en el momento mismo de su desaparición. De algún modo, Benjamin supo marcar el abismo entre dos tiempos. Un tiempo que se desvanecía ante sus ojos, aquel perteneciente aún al siglo XIX, donde los hombres no solo “por así decirlo, vivían en la imagen” (el tiempo prolongado de la pose, de la respiración sostenida, debida a los exigidos periodos de exposición) sino que también podían ser dueños, a través de ese objeto único del daguerrotipo, anterior a la reproductibilidad fotográfica, del resplandor pequeño y singular de una joya doméstica. Y otro tiempo, al que el propio Benjamin decidió no sobrevivir, donde la ubicua reproductibilidad de la información nos daría la vana ilusión de que podemos ser a través de la permanente multiplicación de nuestros espejos.
En ese exacto abismo es donde quiere trabajar Rosana Simonassi. Retratos que trasponen la materialidad falible del daguerrotipo, donde la borrosidad de la imagen deja lugar al reflejo nítido y fragmentado de nosotros mismos, superficies pulidamente negras donde nos encontramos y perdemos en el mismo instante, imágenes de humo.
En ese exacto abismo, porque si los hombres del siglo XIX (era la breve “época de oro” de la burguesía) creyeron que la fotografía era un “espejo con memoria”, Benjamin, nutriéndose del inconsciente freudiano, afirmó que la imagen que ese espejo nos devolvería nos resultaría profundamente extraña.


La muestra inauguró el jueves 22 de octubre de 2015 a las 19 hs


Blinde Klippe es la expresión alemana que refiere al punto ciego.

Vivimos en un momento donde estamos tomados por la imagen: es una de nuestras grandes
creencias.

Tratando de entender que implicó la posibilidad primera de reproducirnos parcialmente en una imagen plana, tratando de revivir esa pulsión originaria que fundó la creencia en la imagen, intentando sentir a las personas que posaron para aquellas antiguas fotografías, acudí a los archivos de daguerrotipos del siglo diecinueve. Y es ahí donde me pregunté si es alrededor de una costumbre que se produce una imagen o si fue la creación de imágenes el primer regulador de nuestros hábitos. Fui más atrás, al surgimiento del espejo y su aporte en la construcción de la identidad humana: los comienzos de una identificación que tuvo la fuerza para instalarse como representación de nosotros mismos.

El proyecto evoca la latencia de aquel ritual fotográfico en el comportamiento actual frente a nuestro reflejo, y cómo la relación, incluso casual, frente a las imágenes en las que nos reconocemos involucra esta larga memoria. La clave no está en lo fotografiado, en quién es el retratado, sino en cómo funciona una imagen arrojada frente a nosotros, las directivas que desde ella se activan para componernos.

A partir del trabajo con ácidos provoco un decapado en el espejo que evoca el deterioro de los antiguos daguerrotipos. El retrato impreso en el dorso sólo se percibe fragmentariamente, desapareciendo en las zonas donde la superficie espejada incorpora el reflejo -también incompleto- del propio espectador. Doble juego entre una imagen que desaparece y un reflejo que actualiza su ritual, incorporando el aquí y ahora de quien la mira.
En los espejos negros el reflejo incorpora su propia condición de oscuridad. El díptico se titula Mácula, término que designa la parte constitutiva del ojo humano responsable, en parte, de la percepción de los rostros y sus detalles. El trabajo con humo evoca la imposibilidad de ver de manera total y completa a un otro o a nosotros mismos en una imagen.

Comprender un retrato es un gesto voluntarioso y conectivo, aunque la necesidad de identificación es una lucha que puede resultar frustrante, tanto como ierigir una efigie con humo.

Rosana Simonassi


RO - Galería de arte

Paraná 1158 - CABA

compartir