Un híbrido entre la realidad y la ficción

Mostra Cruda. entre otros, Jana Pardo, Victoria Krause , Iván Murgic en Punto Galeria desde el sábado 18 de julio de 2015 hasta el miércoles 5 de agosto de 2015.

Mostra Cruda inauguró el sábado 18 de julio en la Galería Punto, con todo el énfasis de una muestra que propone descompaginar lo real para que la apariencia ficcional de nuestro interior se vuelva verosímil.

Conformada por más de 50 obras de los artistas visuales Roja (Martina Federica Pésaro), Jana Pardo, Neutralmonk (Irene Loewy), Omykron (Juan Ferreyra) y Mara Kosac, junto a los videominutos de Victoria Krause e Ivan Murgic y con la música de Saga + invitados, Claudia Farías, u.m.a. y Germán Pésaro (Amida Mar); la exposición multidisciplinaria presenta un mundo visual y atractivo que entre frases, agradecimientos y escritos poéticos sostenidos por una reflexión íntima e intensa, se muestra como una obra abierta donde las interpretaciones son variadas.

“El símbolo no solo se partió sino que se dejó sentir por última vez coherente; y por ende herido.” (Roja, 2015)

“Abusé completamente de mi mundo interior, y lo transformé en fabrica.
Al menos no creí ser independiente.
Yo del aire soy hermana (es por eso que).”(Ídem, 2015)

“Me pregunto, si ya sabés el final ¿por qué creas con un fin?” (Ídem, 2015)

Al comienzo del relato se sitúan las obras de Roja, entre ellas Una Sinceridad demasiado individual, Tarde, Esclava de volver a mirar y Huella, la postura estática; donde explora a través de un conjunto de dibujos digitales, pinturas sobre papel A4, collage y fotografías de reptiles –explícitamente, dinosaurios de juguetes y un pájaro post mortem – el registro de las cosas, las texturas y los colores efervescentes a partir de su experimentación con la fotografía en el Museo de Ciencias Naturales.

Mientras que por otro lado, aparecen las obras de Neutralmonk y Omykron, imágenes digitales en las que se incluye a la figura del ser humano dentro del espacio y una casa hecha en fibrofacil pintada con acrílicos de colores fríos y cálidos, esta contiene dos plantas donde se visualizan las habitaciones. De ese modo, construyen estados emocionales lo que nos remite a su nombre Habitaciones empapadas de sensaciones, donde hay dinosaurios de goma en pequeña escala.

En medio de estas, roja documenta de forma escrita la conversación que mantuvo con los artistas sobre la obra: “Hagamos una lista de sensaciones, y pensemos cómo podemos explotarlas en una habitación.”

Junto a dichas piezas se hallan las obras de Pardo – ilustraciones en tinta y acuarela – bajo los títulos Lindo día para hacer un asado y la serie Monstruos de verdad constituida por El monstruo clava-vistos, El monstruo sospecha de embarazo y El monstruo Auto-odio. La primera consiste en objetos comunes y significativos como elementos de un típico asado porteño; mientras que la segunda – la serie –, teniendo como referencia una enciclopedia vieja de medicina en francés, recrea desde una mirada satírica los conflictos ante la exposición socio-cultural del individuo. La artista manifiesta estos monstruos internos retomando tres órganos del cuerpo humano: el cerebro, el corazón y el sistema reproductivo, pensándolo a nivel de chakras y con sus respectivas limitaciones.

En esta instancia, los temores se encuentran materializados en las dolencias psicológicas, físicas y culturales.

Como resultado, por una parte está esa aparente ausencia del ser humano y la exhibición de todo lo reptiliano – teoría sobre reptiles humanoides – y lo antropomórfico que van inscribiendo los miedos y las fantasías, el punto en el que converge la huella – término al que acude roja –, el origen y la caducidad.

Por otro lado en su sentido más amplio, si bien aparecen ciertos vestigios técnicos que remontan aspectos propios del cubismo analítico con relación al arte primitivo y africano, de algunas vanguardias como el dadá o reminiscencias a la neofiguración de la década del ’60, entre tantas otras; estas Intertextualidades como también las más íntimas –figuras representativas a nivel emocional, etc. – logran incluir al espectador abordándolo de múltiples maneras.

Aun así, su gesto está muy lejos de ser un clásico tópico literario, ser parte del famoso fenómeno moderno de individualización o ser meramente contemplativo, ya que hay una función semántica que alude a un lenguaje colectivo y a uno – Levi-Strauss –de los tanto que han hablado sobre dicho tema.

En conclusión, son obras hechas para ser observadas en conjunto a partir de esta dicotomía que surge en un orden visto como un híbrido en la vida cotidiana, que es soslayado por el mundo caótico del inconsciente.

La muestra se podrá visitar hasta el 5 de Agosto de 2015

Galería Punto
Pacífico Rodríguez 5.131,
Villa Ballester - Provincia de Buenos Aires
puntogaleriataller@gmail.com

compartir